Puerto Rico no puede pagar por completo su deuda y proveer servicios esenciales al mismo tiempo, dijo el director de la Oficina de Gerencia y Presupuesto (OGP), Luis Cruz Batista.

El funcionario advirtió durante la primera vista sobre el presupuesto propuesto de $9,100 millones que se tendría que despedir a casi 3,500 empleados públicos si se exigiera a Puerto Rico cumplir el pago de todo su endeudamiento.

Cruz señaló que otros escenarios incluyen reducir la semana laboral y realizar recortes más profundos a los sectores de salud, seguridad y educación.

El presupuesto propuesto aparta sólo $209 millones para ayudar a pagar intereses vinculados a un pago de deuda de $2,000 millones que vence el 1 de julio.

Puerto Rico está atascado en una crisis económica que se ha prolongado una década y su gobierno enfrenta dificultades para hacer frente a una deuda pública de $70,000 millones.

Primera Hora