Danilo Medina espera coronar carrera política con victoria “contundente”

El economista Danilo Medina, que acumula experiencias como ministro, congresista y presidente, está a las puertas de repetir como gobernante, si no fallan las encuestas para los comicios del próximo 15 de mayo y obtener una victoria “contundente”.

Tras cuatro años en el poder, a cumplirse el 16 de agosto venidero, Medina, según sus propias palabras, está convencido de que se encuentra a las puertas de obtener “la victoria electoral más contundente en la historia de la República Dominicana”.

Se refiere el gobernante, a que sus propias encuestas y la mayoría de las hechas públicas, auguran que su propuesta resultará favorecida con más del 60 por ciento de los votos de los casi 7 millones de ciudadanos hábiles para sufragar.

En su campaña proselitista, Medina ha hecho énfasis en que los resultados de su obra de Gobierno son los mejores argumentos para convencer al electorado de que le favorezca de nuevo y así completar la construcción de más infraestructuras, de una mayor inversión en salud pública, de mantener el crecimiento de la economía y fortalecer las micro, medianas y pequeñas industrias.

También reclama el voto para incrementar su respaldo al turismo y las zonas francas, impulsar la calidad de la educación, robustecer las relaciones internacionales y fortalecer el ‘buque insignia’ de su mandato: las visitas sorpresa que cada domingo realiza a comunidades deprimidas del país para ofrecer financiación a proyectos de desarrollo.

El jefe de Estado, de 64 años, espera repetir en el cargo, para continuar invirtiendo en la agropecuaria y crear otros 400.000 empleos, tal y como asegura, logró durante su gestión iniciada en agosto de 2012.

Medina nació y comenzó su carrera política en la localidad de Arroyo Cano, provincia San Juan de la Maguana (suroeste),y de ahí saltó a las aulas de la estatal Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), donde estudió ingeniería química.

El primer presidente dominicano de profesión economista, llegó al Palacio Nacional con fama de político pragmático y disciplinado, cualidades que puso a prueba cuando hace un año logró que el comité político de su organización, el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), aprobara que Medina tuviera la oportunidad de reelegirse, a pesar de que en ese momento la Constitución lo prohibía.

Ese órgano de dirección del PLD tomó la decisión ante los altos niveles de popularidad que las encuestas daban a Medina, ubicándolo como el presidente mejor valorado del continente americano.

Esto, sin embargo, estuvo a punto de causar la división del partido oficialista, pues el expresidente Leonel Fernández y sus seguidores, rechazaron de manera resuelta la medida.

Decenas de congresistas del PLD leales al exgobernante proclamaban rabiosamente, que “jamás” aprobarían la reinstalación de la reelección, atacaron a Medina y cerraron filas junto a su líder, quien había dado claras intenciones de querer volver a ser el candidato presidencial de su partido.

Cuando todo indicaba que la división del oficialismo era inevitable, y tras un discurso televisado de Fernández en el que reiteraba su oposición a las intenciones de Medina, surgió un acuerdo de 15 puntos entre ambos líderes en el que el expresidente daba su aprobación a la reelección, a cambio de incluir artículos en la Constitución que la “blindaran” de cara al futuro.

Hasta el momento esto no ha sucedido, pero sí se cumplió otro de los puntos, y fue el referente a que todos los congresistas del PLD tuvieran la oportunidad de reelegirse. Se determinó, además, que los alcaldes de ese partido favoritos en sus demarcaciones, volvieran a postularse sin la necesidad de competir en unas primarias.

Tras superar ese percance, Medina se agenció el respaldo de casi todos los legisladores del entonces rival Partido Revolucionario Dominicano (PRD), y la reelección fue aprobada por el Congreso Nacional (bicameral) convertido en Asamblea Nacional Revisora.

Como era de esperarse, las relaciones entre Medina y Fernández sufrieron un distanciamiento que fue disipándose en los últimos meses, con la integración del exjefe de Estado a la campaña del gobernante, quien repite como su compañera de fórmula a la esposa de este último, Margarita Cedeño.

El presidente dominicano tiene ahora por delante un último escollo para coronar su carrera política: derrotar en las urnas al candidato del opositor Partido Revolucionario Moderno (PRM), Luis Abinader, quien afirma que “solo Dios” impediría su triunfo.

El aspirante oficialista está casado con la psicóloga Cándida Montilla, con la que tiene tres hijas.


Luis Abinader, un empresario que busca suceder al presidente Danilo Medina

luis abinaderLuis Abinader, nacido el 12 de julio de 1967 en Santo Domingo, es un empresario que aspira el próximo domingo, 15 de mayo, a arrebatar al actual presidente dominicano, Danilo Medina, el cargo y, según la mayoría de las encuestas, se quedaría en una segunda posición.

Abinader pertenece a una familia dedicada fundamentalmente al negocio turístico y cementero, y dueña de una de las universidades privadas del país.

El empresario y economista arrebató la candidatura presidencial del Partido Revolucionario Moderno (PRM), que acude por primera vez a las urnas, al expresidente Hipólito Mejía (2000-2004), de quien fue compañero de fórmula en las elecciones de 2012.

Es el único de los candidatos a presidente en 2016 que no nació durante la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo (1930-1961).

En el 2005 fue precandidato a senador por la provincia de Santo Domingo.

Asimismo fue candidato a la vicepresidencia de la República Dominicana en las pasadas elecciones de mayo de 2012 por el Partido Revolucionario Dominicano (PRD), que se dividió tras la crisis derivada de esos comicios, y una de sus fracciones se convirtió en lo que es hoy el PRM.

Abinader fue elegido candidato presidencial en la convención del PRM celebrada el 26 de abril de 2015 con más del 70 por ciento de los votos.

Es igualmente candidato por los minoritarios Partido Reformista Social Cristiano (PRSC), Partido Dominicano por el Cambio y el Partido Humanista Dominicano.

Casado con Raquel Arbaje y padre de tres hijas, Esther Patricia, Graciela Lucía y Adriana Margarita, es hijo del también empresario y dirigente político José Rafael Abinader (fundador del partido Alianza Social Dominicana (ASD) que fue absorbido por el PRM), y Rosa Sula Corona.

Estudió el bachillerato en el Colegio Loyola de la capital dominicana y obtuvo la licenciatura en Economía por el Instituto Tecnológico de Santo Domingo (Intec).

Realizó estudios de postgrado en Gerencia de Proyectos en el Instituto Arthur D. Little de Cambridge (Massachusetts, EEUU) y estudió finanzas corporativas e ingeniería financiera en la Universidad de Harvard (Massachusetts, EEUU) y de Gerencia Avanzada en Dartmouth College en New Hampshire (EEUU).

Actualmente es presidente ejecutivo del Grupo ABICOR, que ha desarrollado y operado en el país importantes proyectos turísticos.

Este grupo familiar dirigió el proyecto empresarial de lo que es hoy la empresa Cementos Santo Domingo, de la cual es vicepresidente.

Entre las propuestas de Abinader destaca una subida generalizada salarial a sectores como el de los policías, militares y médicos; la reducción de la inseguridad ciudadana en un 50 por ciento; el refuerzo del control al narcotráfico; la profundización de la lucha contra la violencia machista; la mejora de la calidad en la enseñanza y la fusión de algunos ministerios como medida de ahorro.

7DIAS


Danilo Medina, camino a su segundo mandato

Domina casi todos los segmentos de edad y de género Abinader controla a los votantes más viejos

cuadro1

Con pocos días para terminar la campaña, el presidente Danilo Medina está a punto de ser reelecto con una abrumadora ventaja de 23 puntos sobre Luis Abinader. El liderato de Medina en el electorado total es relativamente estable, con 57 por ciento contra 34 por ciento. Entre los dominicanos que afirman votarán en los comicios, el liderato de Medina crece a 58 por ciento (dos puntos menos desde abril), con Abinader en 34 por ciento (2 puntos de ganancia). Guillermo Moreno cae un punto al 1 por ciento, y los demás candidatos reciben por debajo del 1 por ciento de los votos. Un 2 por ciento de los votantes probables permanece indeciso.

Para predecir mejor el resultado del domingo, la encuesta Greenberg-Diario Libre asignó estos votos indecisos, basado en sus preferencias extraídas de otras preguntas de la encuesta. Después de asignar estos votos, Medina llega al 60 por ciento, con Abinader al 37 por ciento, lo que constituye el resultado más probable el día de las elecciones.

La encuesta nacional fue realizada del 28 de abril al 2 de mayo, y fue diseñada y analizada por Greenberg Quinlan Rosner, una firma internacional de encuestas y consultoría con sede en Washington, DC, Estados Unidos. Mil treinta y cuatro dominicanos adultos fueron entrevistados, de los cuales 739 fueron identificados como votantes probables, lo que representa el 71 por ciento de la población en edad de votar. El margen de error de la muestra al azar de 1,034 y 739 es de más o menos 3.1 y 3.6 por ciento, respectivamente, con un intervalo de confianza del 95 por ciento.

Como en todas las elecciones, la cantidad de votantes importa, especialmente el perfil demográfico de aquellos que acuden a las urnas. Medina retiene su ventaja histórica entre las votantes femeninas: él gana entre las mujeres por 31 puntos, derrotando a Abinader 61 a 30 por ciento. Entre los hombres, la ventaja de Medina es muy fuerte, pero por la mitad, o sea 15 puntos (54 a 39 por ciento). Abinader tiene su mayor apoyo entre los hombres de más de 35 años de edad. En esta cohorte su voto ha crecido 6 por ciento desde abril, y sólo está detrás de Medina por 3 puntos, 48 a 45 por ciento.

cuadro2

Los votantes más jóvenes están entusiasmados con la reelección de Medina. El Presidente obtiene el 66 por ciento de los votantes por debajo de 25 años, 4 puntos más desde abril. La fuerza de Abinader descansa, de nuevo, en los votantes más viejos. De hecho, el único grupo de edad en el que gana es en los votantes de más de 65 años, en los cuales su voto ha crecido sostenidamente desde el inicio de la campaña. En este grupo, Abinader tiene 4 puntos de ventaja sobre Medina.

“Es verdaderamente admirable cómo el presidente Medina ha sido capaz de convencer a grandes grupos de votantes para que aprueben su segundo mandato”, comentó Jessica Reis, vicepresidenta de Greenberg Quinlan Rosner, quien dirigió la encuesta. “Muchos líderes en la región fueron fácilmente reelegidos durante el boom de las materias primas, pero ahora presidentes y partidos de gobierno en toda la región están enfrentando una crisis de confianza. Danilo es uno de los pocos que ha sido capaz de sortear y aún florecer en estos tiempos difíciles”.

cuadro3


¿Quiénes son los candidatos presidenciales de las elecciones dominicanas?

Hay ocho dirigentes políticos tras la banda de Jefe de Estado

Este proceso electoral tiene la peculiaridad de que cuenta con dos mujeres como candidatas presidenciales.

También con un candidato presidencial nacido después de la era del dictador Rafael Leónidas Trujillo, que lo es el opositor Luis Abinader.

El presidente Danilo Medina es por tercera ocasión el candidato presidencial del Partido de la Liberación Dominicana (PLD). El veterano dirigente Hatuey De Camps será por primera vez candidato presidencial, luego de una amplia trayectoria política que incluye el haber sido presidente de dos partidos. La Fuerza Nacional Progresista va por primera vez en contra del PLD, luego de una alianza de 24 años firmada por sus líderes fundadores, Marino Vinicio Castillo y Juan Bosch.

Guillermo Moreno buscó por segunda ocasión el reconocimiento de su partido y ahora será candidato presidencial por tercera ocasión. Elías Wessin espera retomar el legado de su padre y colocar al PQDC en el mapa. Sus perfiles aparece en el orden de la boleta electoral

candidatos1

 

candidatos2

 

candidatos3


Las elecciones del 15 de mayo serán las más vigiladas del país

Estarán como observadores misiones de la OEA, Unasur, A-WEB, Uniore, CELA, Centro Carter y miembros de la sociedad civil nacional

En los que han sido definidos como los comicios más vigilados de la historia electoral dominicana, más de tres mil observadores nacionales e internacionales participarán en las elecciones generales del próximo día 15, donde se escogerán 4,106 cargos electivos.

Unos 176 representantes de organismos internacionales como la Organización de Estados Americanos (OEA), Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), Asociación Mundial de Órganos Electorales (A-WEB por sus siglas en inglés), Unión Interamericana de Órganos Electorales (Uniore), Consejo de Expertos Electorales de Latinoamérica (CELA) y el Centro Carter, ya han confirmado su participación. En el caso de Unasur es la primera vez que vine al país en calidad de observadores, con una delegación de 22 personas.

La presencia internacional de esas misiones, algunas de las cuales ya se encuentran en el país, traen consigo a varios ex mandatarios, entre ellos los colombianos Andrés Pastrana, Ernesto Samper Pizano y Álvaro Uribe Vélez, así como Martín Torrijo Espino, de Panamá y José Luis Rodríguez Zapatero, España.

A ellos se suman, aunque con la condición de visitantes extranjeros, 33 de las embajadas acreditadas en el país, así como las delegaciones que traerán los partidos políticos. La Internacional Socialista solicitó su acreditación en visita girada a las autoridades de la Junta Central Electoral (JCE).

En la categoría de visitantes extranjeros se incluyen, además de las personalidades invitadas por la JCE, las de los partidos políticos, del Estado dominicano, entidades y personalidades académicas del nivel superior.

En el plano local, la observación electoral recaerá en los hombros de la Fundación Institucionalidad y Justicia (Finjus), Participación Ciudadana, el Consejo Nacional de la Empresa Privada (CONEP) y la Alianza Dominicana contra la Corrupción (Adocco).

Participación Ciudadana solicitó la acreditación de 2 mil personas.

La observación electoral dio pie a que el Pleno de la JCE emitiera una resolución para regular su presencia.

Conforme a ese reglamento, los observadores electorales nacionales internacionales deberán garantizar un comportamiento neutral, no se le permitirá ningún tipo de injerencia, y tendrán que mantener la imparcialidad en la emisión de sus juicios.

Ello implica, que ninguna persona o institución que actúe en calidad de observador podrá pretender suplantar o igualar y mucho menos abrogarse atribuciones que constitucional y legalmente son de la competencia exclusiva de la JCE.

Los espectadores electorales tendrán libertad de circulación y de movilización en todo el territorio nacional, en los locales ubicados en las ciudades del exterior donde la Junta tiene instalada una Oficina Coordinadora de la Logística Electoral en el Exterior (OCLEE), así como de comunicación con todos los partidos políticos.

De igual modo, sin perjuicio de las disposiciones referentes a lugares restringidos de seguridad, se les dará facilidades para observar el desarrollo de las votaciones y el escrutinio en los colegios electorales. También tendrán acceso a los boletines de resultados electorales producidos por la JCE y las OCLEE, y podrán informarse de las denuncias o quejas que haya sometido cualquier ciudadano, entidad o partido político.

Además, podrán penetrar al centro de información habilitado por la JCE, desde donde podrán observar todos los datos procesados por el organismo electoral.

Sin perjuicio de sus derechos y facultades, todo observador o visitante extranjero deberá respetar la Constitución de la República y las leyes, así como los reglamentos, instrucciones, normas y disposiciones emanadas de la JCE.

No podrán hacer proselitismo de ningún tipo o manifestaciones a favor o en contra de agrupación política o candidato/a de partido político alguno, así como deberán abstenerse de actuar en forma alguna que sea incompatible con su condición.

Tampoco podrán ofender, difamar o calumniar a las instituciones, autoridades electorales, agrupaciones políticas y/o candidatos, ni podrán sustituir u obstaculizar a las autoridades electorales en el ejercicio de sus funciones.

Los observadores nunca podrán declarar el triunfo de candidato o partido político alguno ni ofrecer resultados preliminares o definitivos, parciales o totales, ni proyecciones sobre las votaciones, y mucho menos, difundirlos públicamente antes de que el organismo electoral haya decidido al respeto.

La valoración

De acuerdo con el miembro titular de la JCE, José Ángel Aquino, los procesos electorales tienen en el mundo de hoy un carácter global, por ello la importancia de que diferentes entidades especializadas, nacionales e internacionales, participen en la observación.

“Unas elecciones observadas son más transparentes, confiables y seguras para los partidos políticos contendientes. Nuestra intención es que estas sean las elecciones más observadas de todos los tiempos”, aseguró.

Manifestó que la JCE deberá considerar las recomendaciones técnicas que resulten de la observación, ya que servirán para mejorar la administración de los procesos electorales.

Detalló que para las elecciones vendrán como invitados especiales expresidentes, ministros y legisladores de diversas partes del mundo, serían “más de tres mil”. En ese renglón se han cursado 55 invitaciones especiales.

En la República Dominicana, a partir de la muerte del tirano Rafael Leónidas Trujillo, ha sido constante la presencia de la observación internacional durante los procesos de elecciones, en particular por parte de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Diario Libre


VOLVER