Con una nueva demostración de fuerzas en la calle por parte del Gobierno y la oposición, este sábado quedó claro que la posible celebración de un referéndum revocatorio contra Nicolás Maduro marcará con más intensidad la polarización en Venezuela.

La concentración opositora se convocó para exigir al Consejo Nacional Electoral (CNE) que cumpla con los lapsos establecidos en el reglamento y pueda llevarse a cabo el revocatorio este año, mientras que la oficialista fue “en apoyo” al presidente Maduro en el lanzamiento del “quinto motor” para reactivar la economía, el “motor comunal”.

Pero, en la víspera de las marchas celebradas este sábado, el mandatario nacional atizó las brasas políticas del país al anunciar un nuevo decreto de emergencia económica y “estado de excepción”, cuyos alcances se conocerán este lunes con su publicación en la Gaceta Oficial.
No obstante, ya el sábado ordenó, en medio de una manifestación oficialista en el centro de Caracas, tomar las fábricas que estén paralizadas y poner presos a los empresarios que cesen la producción para “sabotear el país”.

Aunque un decreto de esta envergadura debe ser aprobado por la Asamblea Nacional –pues entre otras cosas implicaría la suspensión de garantías constitucionales– se espera que el mandatario se apalanque en el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) para hacerlo vigente.

El presidente Maduro aseguró que su país, además de estar bajo el asedio de una “guerra económica”, está amenazado por fuerzas externas de nuevo lideradas por el expresidente colombiano Álvaro Uribe, quien pidió apoyo militar foráneo para “proteger a la oposición en Venezuela”.

Esta declaración fue interpretada por Maduro como parte de un intento de “golpe de Estado”.

En concordancia con esto, el mandatario ordenó iniciar la próxima semana ejercicios militares de la Fuerza Armada venezolana (Fanb) para prepararse para “cualquier escenario”.

Pero para la oposición el nuevo estado de excepción sería el telón de fondo que permitiría al presidente venezolano decretar medidas para restringir derechos como la libertad de reunión y manifestación y, en suma, torpedear la organización del referéndum.

Con ese desafío planteado, la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) anunció que se mantendrá en la calle bregando por la celebración del revocatorio. Por eso convocó de nuevo a marchar hacia las sedes regionales del CNE el miércoles 18 de mayo.

Las autoridades electorales anunciaron que la validación de las primeras firmas para el revocatorio estará lista el próximo 2 de junio.

Por su parte, el líder opositor venezolano Henrique Capriles advirtió este sábado sobre un estallido si el Gobierno impide que se celebre el revocatorio. “Si ustedes trancan la vía democrática, nosotros no sabemos qué puede pasar en este país”.

El Tiempo


Venezuela: Marchas finalizan con caldeadas declaraciones

Mientras el gobierno amenazó con intervenir las plantas paralizadas y encarcelar empresarios, la oposición advirtió de un estallido social en Venezuela si se intenta bloquear el proceso revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro. Con estas declaraciones concluían el sábado las marchas convocadas por oficialistas y opositores.

“Si ustedes trancan la vía democrática, nosotros no sabemos qué puede pasar en este país. Venezuela es una bomba que en cualquier momento puede explotar”, advirtió ante la multitud el líder opositor Henrique Capriles, quien convocó para el próximo miércoles otra movilización hasta las instalaciones del CNE.

Cientos de afectos a la Mesa de Unidad Democrática, la fuerza política que agrupa los movimientos de oposición, se concentraron en la avenida Casanova de la capital venezolana para “protestar pacíficamente” y exigirle al Consejo Nacional Electoral (CNE) que se pronuncie sobre la validez o no de 1,8 millón de firmas recolectadas en abril que permitirá abrir formalmente el proceso de revocatoria contra Maduro, cuyo mandato debería extenderse hasta 2018.

“Queremos quitarnos este yugo de encima para poder vivir bien”, expresó el opositor Simón Moreno a The Associated Press en las calles de Caracas. “Estoy pasando por los peores momentos, pero no me preocupo por mí, me preocupo por mis hijos. Qué van a conseguir en un país destrozado”, lamentó este jubilado de 67 años.

El clamor de Moreno pareció apagado desde otra zona de Caracas, la plaza Diego Ibarra, cuando el líder oficialista Jorge Rodríguez dijo ante los seguidores del chavismo que “no habrá referendo” revocatorio y desconoció la validez de las rúbricas recogidas por la oposición al asegurar que “pusieron a firmar a los muertos, a los menores de edad y a los extranjeros indocumentados”.

Cualquier acto de fraude ha sido negado por la oposición.

Al mitin en la plaza Diego Ibarra llegó en horas de la tarde el presidente Maduro quien ordenó, en medio del estado de excepción decretado el viernes, adoptar “todas las acciones para recuperar el aparato productivo que está siendo paralizado por la burguesía” y advirtió que los empresarios que quieran detener la producción de sus plantas para “sabotear el país” habrá que “ponerles los ganchos” o esposarlos y mandarlos para la Penitenciaria General de Venezuela.

La declaración de Maduro fue una advertencia para Empresas Polar, la mayor industria de alimentos y bebidas de Venezuela, que detuvo la producción de cuatro de sus principales plantas desde el 30 de abril por falta de materias primas, que no han podido ser compradas por la imposibilidad de acceder a divisas.

Con la declaración del estado de emergencia económica Maduro tendrá una extensión por 60 días de poderes especiales para contrarrestar el adverso panorama del país, golpeado por una inflación que supera el 180% y una terrible escasez de alimentos básicos y medicinas.

El gobierno atribuye la crisis económica, nada más, a las caídas internacionales del precio del petróleo, principal sector económico de Venezuela, a y una “guerra económica” protagonizada por la derecha política.

Las movilizaciones de este sábado fueron precedidas por días convulsionados debido a la militarización de Caracas por orden del gobierno y por algunos roces entre oficialistas y opositores el pasado miércoles cuando se encontraron en otra marcha. Ese día, el opositor Capriles fue rociado en su rostro con gas pimienta por agentes de la policía.

CDN


Presidente solicitó al MP activar acciones para enjuiciar a Uribe

Este sábado, el presidente de la República, Nicolás Maduro, solicitó al Ministerio Público (MP), activar acciones nacionales e internacionales para enjuiciar a Álvaro Uribe, expresidente de Colombia por sus recientes declaraciones donde pide la intervención extranjera en Venezuela. “No vamos a permitir que se amenace la paz del país”.

Asimismo, el Mandatario Nacional convocó a la Fuerza Armada Nacional (Fanb), para que el próximo domingo 21 de mayo planteen un ejercicio armado “en defensa de la Patria”.

“Hoy la Fuerza Armada Nacional Bolivariana emitió un comunicado muy claro y contundente y el próximo sábado he convocado a ejercicios militares nacionales de la Fuerza Armada, del pueblo y de la milicia para prepararnos para cualquier escenario porque esta tierra es sagrada y debemos hacerla respetar”, indicó.

El expresidente de Colombia, Álvaro Uribe Vélez, pidió el pasado jueves desde Miami, Estados Unidos, que “fuerzas armadas democráticas sean puestas al servicio de la oposición en Venezuela”. Asimismo, consideró que en Venezuela debe replicarse el golpe parlamentario de Brasil.

FANB rechaza pretensiones intervencionistas contra Venezuela

La Fuerza Armada Nacional Bolivariana de Venezuela (FANB) rechazó este sábado la campaña de descrédito que desde el exterior promueven en su contra; así como las pretensiones de impulsar una intervención extranjera en el país, impulsada por el expresidente colombiano Álvaro Uribe Vélez

El dirigente político pidió en Estados Unidos, el pasado 13 de mayo, que un ejército internacional arremeta contra la soberanía e independencia de Venezuela, en una reunión con el expresidente español José María Aznar y Lilian Tintori, esposa de Leopoldo López, quien fue sentenciado en 2015 tras haber sido declarado culpable por los delitos de instigación pública, daños a la propiedad, incendio y asociación para delinquir por el plan golpista La Salida que dejó 43 muertos.

En un comunicado del ministro de la Defensa, Vladimir Padrino López, se sostiene que la actuación de Uribe es “parte del libreto preconcebido desarrollado por potencias del poder capitalista mundial con el lamentable apoyo de grupos internos, que pretenden socavar la institucionalidad del Estado para promover la desestabilización, el caos y la anarquía”.

“Esta figura tristemente célebre (Uribe), en su infeliz tarea de involucrarse en los asuntos internos del país, el día 13 de mayo opinó sobre el rol de nuestra institución o la posibilidad de actuación de un cuerpo armado extranjero en el país, en apoyo a la oposición política nacional”, agregó.

Asimismo, las FANB aseguran que “quienes bajo cualquier pretexto pretendan intervenir en el suelo sagrado de la patria, deben tener presente que aquí están los hijos e hijas de Bolívar en su irreductible disposición de defender con la vida cada centímetro, cada espacio, cada conquista social; todo un pueblo que combatirá hasta derramar su última gota de sangre, decididamente y en perfecta unión cívico – militar”.

TeleSUR


Volver