A través del Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores en conjunto con la Dirección de Cultura y Solidaridad con los pueblos, los Movimientos Sociales y Organizaciones no Gubernamentales de Venezuela, llevaron a cabo una actividad en la que acordaron un manifiesto que será entregado ante la Organización de Estados Americanos (OEA), el cual condena las acciones injerencistas que pretenden los altos intereses imperiales contra los pueblos de Brasil y específicamente Venezuela.

“Con la intención de activar la Carta Democrática en contra de algunos países hermanos y específicamente contra Venezuela, nosotros -pueblo y Movimientos Sociales- pedimos, de manera contundente en este manifiesto, la inhibición del Secretario General de la OEA para activar algún mecanismo dentro del sistema interamericano. En caso que no se inhiba, que sea recusado por parte de los movimientos”.

Así lo manifestó, Fernando Bello, presidente de la Organización Embajada de los Derechos Humanos, quien participó como vocero principal en el encuentro, que se desarrolló en las instalaciones de la Cancillería venezolana y al cual asistieron representantes de 26 Movimientos Sociales.

Bello informó que dicha solicitud será presentada ante la Ministra del Poder Popular para Relaciones Exteriores, Delcy Rodríguez, “para que el Estado venezolano ejerza, en el marco de su política exterior, una acción contundente de recusación contra este ciudadano ya que tiene un interés legítimo y directo en contra de la República Bolivariana de Venezuela, contra su institucionalidad y los intereses de su pueblo”.

Hizo especial énfasis en que en este primer instrumento, consensuado por parte de la mayoría de los presentes, se refleja la defensa y lucha por los derechos de los pueblos frente a las constantes e incesantes arremetidas por parte de centros imperiales.

“Alzamos nuestra voz en defensa de los derechos de nuestros hermanos países, y con ocasión a ello y por aquel propósito e intención que se tiene desde los intereses imperiales en contra de nuestros pueblos, en la aplicación de la Carta Democrática, para aislarnos, segregarnos y para perjudicar específicamente al pueblo de Venezuela”, sentenció el presidente de la Embajada de los Derechos Humanos.

Virginia King, activista por los derechos humanos y representante de Fundalatin, resaltó el papel fundamental que juega la mujer en la actualidad como constructora de modelos sociales, resaltando acciones concretas en mujeres que representan dignos ejemplos como la expresidenta de Argentina, Cristina de Kirchner, la presidente Dilma Rousef, Berta Cáceres; al tiempo que lamentó como también la mujer ha sido víctima del fenómeno del “patriarcado y el machismo”.

Solidaridad

Yanacoley Chirino, representante de los Movimientos Ambientalistas de la parroquia Caricuao, se sumó al pronunciamiento reivindicando la solidaridad con todos los países que han sido víctima del imperialismo así como de los distintos organismos internacionales que responden a intereses de la derecha.

“Nos sumamos a todas las acciones de los Movimientos Sociales en Latinoamérica a contrarrestar todos aquellos mecanismos que intentan desmoralizar los movimientos. La democracia de nuestros pueblos es una democracia auténtica, es una democracia guerrera de lucha, como lo ha demostrado Brasil y Argentina”.

Chirino resaltó la situación por la que atraviesa la República Bolivariana Venezuela que ha sido amenazada por el secretario general de la OEA en activar la Carta democrática, lo que manifestó: “estamos llamados a unirnos, articularnos y defender la democracia porque Venezuela con mucha moral, ha demostrado que es constituyentista”.

Ingrid Baron, representante de los Movimientos Sexo Diversos y Feministas de la República Bolivariana de Venezuela, también expresó, su total respaldo a la iniciativas como esta que van en la defensa de la soberanía de los pueblos, así como a las mujeres que han sido agredidas por iniciativas imperialistas.

“Decimos presente en esta declaración y que el mundo entero lo sepa, que sólo en Venezuela se han defendido los derechos humanos de todos los Movimientos Sociales”.

Aporrea