Unos 1.500 manifestantes pertenecientes a organizaciones sociales cortaron durante más de una hora la Avenida 9 de Julio, frente al Ministerio de Desarrollo Social, en reclamo de provisión de alimentos para los comedores sociales afectados por los aumentos de tarifas y la mayor demanda de la población, y levantaron la protesta ante la promesa de que serán recibidos en breve por un funcionario con rango de subsecretario.

Las organizaciones, a las que acompaña la CTA Autónoma bonerense, reclaman que los atienda un funcionario de la cartera que conduce Carolina Stanley, para plantearle la crítica situación “culpa de los tarifazos” y la necesidad de la gente que asiste en mayor número a los comedores.

La protesta generó momentos de tensión con la presencia de un fuerte cordón policial, pero la situación finalmente se distendió, primero con la liberación de dos carriles de la avenida, mano a Constitución, y luego con la promesa de que serán atendidos.

De todos modos, si bien levantaron la protesta las organizaciones sociales se quedaron en la inmediaciones a la espera de que se concrete la entrevista prometida con el funcionario. Por ende también se mantiene la presencia policial.

Daniel Aguirre, de la CTA Autónoma bonarense, que acompaña el reclamo de las organizaciones sociales, dijo a Télam que su organización también reclama “la renuncia del ministro (de Energía Juan José) Aranguren, porque es el responsable del tarifazo” que generó la actual situación social.

Télam