El paro nacional de la Central Obrera Boliviana (COB) en demanda de la reversión del decreto de cierre de la estatal Enatex fue acompañado este lunes con una numerosa marcha que llegó hasta el centro de la ciudad de La Paz y bloqueos en diferentes capitales. La jornada de protesta cerró con un mitin y una posterior reunión en la que la máxima instancia laboral convocó a un nuevo paro, esta vez, de 48 horas para el jueves y viernes.

“Ratifica y declara paro nacional de 48 horas entre el jueves y viernes. Atentos los trabajadores a cualquier convocatoria”, afirmó el secretario ejecutivo de la COB, Guido Mitma, a la conclusión de la reunión realizada tras la marcha de este lunes, caracterizada por la explosión de cachorros de dinamita en el centro paceño.

Desde muy temprano, afiliados al ente matriz de los trabajadores paralizaron actividades en diferentes ciudades capitales en cumplimiento al instructivo cobista en demanda de la anulación del decreto 2765 que determinó el cierre de la textilera Enatex y el despido de cerca de 1.000 trabajadores, de los que la mayoría cobró su liquidación, según el Gobierno.

En Cochabamba y Santa Cruz hubo bloqueos, mientras que en Sucre se realizaron marchas. En La Paz, fabriles y extrabajadores de Enatex que caminaron desde Caracollo arribaron a la Ceja, en el límite ente La Paz y El Alto, donde se sumaron otros sectores, e iniciaron una marcha hacia el centro de la sede de Gobierno.

La explosión de cachorros de dinamita fue una constante durante la protesta que recorrió varias arterias del centro, generando caos vehicular.

Pasadas las 15:00, los movilizados tomaron la explanada de la plaza San Francisco, en el centro paceño, para realizar un mitin como corolario del paro. “Dentro del propio Gobierno está la derecha y está causando este tipo de movilizaciones, está queriendo desestabilizar políticamente, socialmente, económicamente. El pueblo pide a este Gobierno que abrogue las leyes neoliberales”, sostuvo Mitma en su discurso frente a sus bases.

Para las autoridades del Poder Ejecutivo, el paro fue parcial. “Se ve que no pasan de 800 personas ( en la marcha en La Paz). Las actividades son normales, mire el último reporte que me han dado: 15 fábricas de fabriles están trabajando, 5 han paralizado efectivamente, entonces, eso quiere decir que hay normalidad”, sostuvo el viceministro de Régimen Interior y Policía, Rodolfo Illanes.

Posteriormente, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, denunció que al menos mil trabajadores de la Alcaldía de La Paz, bajo administración del opositor Sol.bo, reforzaron las protestas del sector obrero.

Tras el mitin, la dirigencia de cobista empezó una reunión para analizar la propuesta que entregó la administración del presidente Evo Morales el fin de semana y que se refiere, principalmente, a un “ajuste” al decreto 2765 con la finalidad de que su alcance sea estrictamente para Enatex.

Mitma calificó de “contundente” la medida de presión y convocó a la unidad. “Si verdaderamente el gobierno es del pueblo, en este momento ya debe estar alistando la abrogación de este decreto y la modificación de la ley”, desafió.

Más tarde, ratifició para este jueves y viernes un nuevo paro, esta vez, de 48 horas. “El pueblo no está ciego, el pueblo no es sordo y nadie puede burlar la inteligencia de este país, de los trabajadores”, insistió y aclaró que la protesta también exigie la anulación de la ley del Estatuto del Funcionario Público, que excluye a los funcionarios públicos de los beneficios de la Ley General del Trabajo.

A pesar de este exhorto, el ministro de Trabajo, Gonzalo Trigoso, ratificó que “no hay manera de reincorporar trabajadores a una empresa que no existe”.

La protesta y la huelga de hambre iniciada por fabriles continuará, como parte de las determinaciones asumidas este lunes.

La Razón