20 de julio, ¿la fecha de la paz?

Pese a que hace algunos meses había dicho que no volvería a hablar de fechas para la firma de la paz con las Farc, pues cada vez que lo hacía se le devolvía como un bumerán -tal y como sucedió cuando dijo que el 23 de marzo sería el límite-, el presidente Juan Manuel Santos se atrevió nuevamente a fijar un plazo para la concreción de un acuerdo definitivo: el próximo 20 de julio.

“Creo que ya para el 20 de julio habremos podido cerrar las negociaciones en La Habana y ahí entrar a una etapa nueva para el país. Ojalá que la Corte Constitucional apruebe pronto el plebiscito, de manera que ahí tendremos un reto muy importante”, dijo el jefe de Estado anoche, en una reunión con congresistas de la Unidad Nacional.

La declaración se da a las puertas de la reanudación mañana del ciclo 50 de diálogos en Cuba, con un objetivo claro: concretar el acuerdo sobre el cese bilateral y definitivo del fuego y de hostilidades. Un ciclo que debió haberse iniciado ayer, pero las sesiones de consultas entre el equipo negociador del Gobierno y los asesores obligó a correrlo dos días.

Precisamente ayer, el jefe de Estado convocó al Consejo Nacional de Paz para conocer las opiniones de sus integrantes respecto a dos temas fundamentales: las zonas de concentración y la dejación de las armas por parte de las Farc. Los rumores crecen y hay quienes dicen que en el transcurso de esta semana (entre jueves y viernes) se puede dar “humo blanco”.

Según conoció El Espectador, uno de los aspectos que tiene frenado el anuncio es el de las zonas de concentración, pues las diferencias entre las propuestas de una y otra parte es de más de 10 zonas. Por otra parte, la mesa de diálogos espera en este ciclo recibir a la delegación étnica de representantes de indígenas y afros, donde han surgido problemas por parte de algunos sectores. El Espacio Nacional de Consulta Previa -que representa a las comunidades negras, afrocolombianas, raizales y palenqueras- rechazó la invitación, y la reunión aún está por definirse.

El Espectador


Si continúa la guerra, tenemos que subir los impuestos: Santos

El presidente de la República, Juan Manuel Santos, afirmó que de no llegar a un acuerdo de paz con las Farc el Gobierno tendrá que incrementar los impuestos para seguir costeando la guerra que se mantiene con este grupo subversivo.

“Se ha dicho que vamos a subir los impuestos para pagar la paz. Todo lo contrario, si llega a continuar la guerra ahí sí tenemos que subir los impuestos para financiar la guerra. Las guerras son muy costosas”, aseguró el Jefe de Estado en el programa de Señal Institucional, Conversemos de Economía.

El primer mandatario explicó que para mantener una confrontación de ese estilo se necesita una inversión muy grande en armas, pero también en la atención y reparación de las víctimas. En cambio aseguró que con la paz se quitará “el freno de mano” que ha mantenido la confrontación y la economía tendrá un crecimiento adicional del 2%.

“Con la paz podemos tener recursos para invertir más en educación, en salud, en los programas sociales, y eso es lo que realmente va a suceder con la paz”, indicó.

Estas afirmaciones llegan luego de su advertencia en Medellín que de no firmarse la paz, las Farc podrían iniciar una guerra urbana más terrible que la mantenida en las zonas rurales del país.

“Tenemos información amplísima de que ellos están preparados para volver a la guerra y la guerra urbana, que es más demoledora que la guerra rural, eso es una realidad, lo sé y por eso es tan importante que lleguemos a un acuerdo”, advirtió en su momento el mandatario.

Uribe rechazó alza de impuestos

Por su parte, el expresidente y el senador Álvaro Uribe rechazó las afirmaciones de Santos,en el sentido que si no se llega a un acuerdo para finalizar la guerra, habría que subir los impuestos.

“Esta reincidencia intimidatoria del presidente de la República, implica o que la situación es muy grave o que él a todo trance, intimidando a los colombianos quiere que se apruebe todo lo de las Farc en La Habana. Negar lo de las Farc en La Habana es hacerle un favor al país, los que con su abstención o con su no, derrotaran el plebiscito del Gobierno no es porque quieran la guerra, sino porque quieren la reorientación del proceso”, señaló Uribe.

De acuerdo con el senador del Centro Democrático, “se gastaron la plata con el derroche, de todas maneras van a subir los impuestos y ahora quieren intimidar a los colombianos con el cuento de las Farc vinculándolos a más impuestos”.

La afirmación ha generado críticas por parte del Centro Democrático, dado que lo han tomado como una amenaza, especialmente después de que el jefe de Estado afirmara que según información “amplísima”, él sabía que si no se aprueban los acuerdos con las Farc, el grupo guerrillero emprendería una guerra urbana.

El presidente Santos y el ministro de Defensa Luis Carlos Villegas, incluso, tuvieron que salir a aclarar que al decir “información amplísima”, no se hacía referencia a información de Inteligencia, sino a lo que había pasado anteriormente con otros procesos de paz.

“Ahora Santos amenaza con más impuestos si los colombianos no le apoyan su negociado de La Habana. La angustia lo llevó al desespero total”, afirmó por medio de Twitter el senador uribista Ernesto Macías.

El Colombiano