Delegados del Consejo de Defensa Suramericano de UNASUR preparan protocolo que permita cooperación de las Fuerzas Armadas ante desastres

El Subsecretario de Defensa, Marcos Robledo Hoecker, inauguró ayer las sesiones del Grupo de Trabajo para la Implementación de un Protocolo de Empleo de Fuerzas Militares en Apoyo Humanitario, correspondiente al Plan de Acción 2016 del Consejo de Defensa Suramericano (CDS) de UNASUR.

El objetivo que se espera alcanzar, a la brevedad posible, es la adopción de un procedimiento común de cooperación ante situaciones de catástrofe, entre los ministerios de Defensa y las Fuerzas Armadas de los 12 estados que integran el Consejo de Defensa Suramericano.

En la reunión participan delegaciones provenientes de Argentina, Brasil, Colombia, Ecuador, Paraguay, Perú y Venezuela, así como el General de Brigada Taylor Rodriguez, en representación de la de la Presidencia Pro Tempore del Consejo de Defensa Suramericano, que este año ejerce Venezuela. En representación de Chile participaron la Subsecretaría de Defensa, el Estado Mayor Conjunto del Ministerio de Defensa Nacional, el Ministerio de Relaciones Exteriores y la Oficina Nacional de Emergencia (ONEMI).

El Subsecretario Robledo relevó la importancia del Grupo de Trabajo, señalando que “estamos construyendo una propuesta destinada a sumar las potencialidades disponibles en cada país y resolver en común los efectos de un desastre, cuando su magnitud sobrepase las capacidades de cada nación”.

El Grupo de Trabajo para la Elaboración de un Protocolo de Empleo Coordinado de las Fuerzas Militares ante Catástrofes Naturales fue propuesto por Chile, y aprobado por el CDS. Constituye la continuación del Ejercicio UNASUR V, realizado también en Santiago en noviembre del año 2015. En esa ocasión se aplicó un protocolo ficticio basado en aportes de todos los países de nuestra región, con el fin de planificar e implementar el empleo coordinado de  capacidades de la Defensa para apoyar a los organismos de protección civil en las múltiples catástrofes que afectan de manera habitual a la población de América del Sur.

Chillán Online