Pese al escándalo de los bolsos, no expulsan ni suspenden a López del Parlasur

El Parlasur rechazó el pedido del Frente para la Victoria de expulsar al exsecretario de Obras Públicas del kirchnerismo José López de ese órgano regional, durante una sesión plenaria realizada en la sede del cuerpo en Montevideo, Uruguay.

La bancada kirchnerista no pudo reunir los dos tercios de los votos necesarios para separar del cargo al exfuncionario nacional, quien fue electo en el Parlasur en representación de la provincia de Tucumán en octubre del año pasado.

El resultado arrojó 82 votos positivos, 11 abstenciones y dos negativos, sin alcanzar los 92 que se requieren para los dos tercios. “No ha sido aprobada la solicitud de expulsión”, ratificó el presidente del Parlasur, Jorge Taiana. Apenas se consiguieron 78 votos a favor para la expulsión y 83 para la suspensión, luego de tratarse los pedidos que habían sido iniciados por los parlamentarios Mariana Zuvic (Cambiemos), Alberto Asseff (UNA) y la bancada kirchnerista; aunque la primera finalmente se abstuvo de la primer medida y votó afirmativamente por la segunda, algo que fue criticado por varios de sus colegas de distintas bancadas.

Tampoco prosperó una segunda moción para suspender en el cargo a López, quien fue detenido el martes pasado en un monasterio de la localidad bonaerense de General Rodríguez con casi 9 millones de dólares. En este caso, votaron a favor de la suspensión 83 de los 85 diputados presentes, sin llegar tampoco a los dos tercios.

De esta manera, el tratamiento de la situación de López quedó postergado para el próximo plenario del órgano regional, que se realizará el 11 de julio en Montevideo. Representantes de Brasil y Uruguay alegaron, al argumentar su voto negativo, que no estaban dadas las mínimas garantías legales de defensa y derecho.

Al inicio de la sesión, el presidente del Parlasur, Jorge Taiana había adelantado que había una “situación excepcional” respecto del diputado José López y que se había acordado “tratar la expulsión” del ex secretario argentino de ese cuerpo. “Yo pedí la incorporación del tema y todos los vicepresidentes estuvieron de acuerdo”, aclaró el excanciller. La palabra de Taiana fue cruzada por la diputada Marian Zuvic, quién le adjudicó una actitud cínica al tratar de “purgar del seno de su bloque la manzana podrida” cuando conocían de su accionar y le señaló que durante su gestión al frente del Palacio San Martín se montó “una embajada paralela” con Venezuela.

Zuvic acusó además al Frente para la Victoria por defender al diputado Julio De Vido y mantener sus fueros para impedir que se investigue el posible vínculo espurio que pudiera unirlo a su segundo en el Ministerio de Planificación. Además apuntó contra Taiana por encabezar la lista del kirchnerismo y que, según dijo entender, tenía como objetivo darle “fueros y caja” a políticos corruptos.

El excanciller, bajó del estrado de la presidencia para responder especialmente a la diputada de Cambiemos, transformándose la sesión -durante algunos instantes- en una discusión de política interna argentina. “Tengo varias décadas de militancia política, nunca fui acusado de delito alguno”, señaló Taiana y explicó que “no son solo denunciados en el FPV, sino aquellos que poseen cuentas en el exterior no declaradas”.

En el mismo sentido le contestó Agustín Rossi cuando le preguntó a Zuvic si era verdad que los dirigentes kirchneristas eran investigados por los servicios de inteligencia y recordó la aparición del presidente Mauricio Macri en la investigación Panamá Papers.

Antes de la votación fue Julio Sotelo el parlamentario del FPV que inició el debate pidiendo “ser inflexibles con hechos que enlodan a un país, a un partido y a una legislatura”. En su discurso, como representante del bloque mayoritario dentro de la delegación argentina, Sotelo también llamó la atención sobre la necesidad de establecer un código de Ética. “Solicitamos la expulsión del parlamentario en cuestión”, dijo el político kirchnerista quién durante una parte de su discurso confundió el apellido de López llamándolo “Báez”.

En cambio, María Luisa Storani adelantó que, además de la expulsión de López, en una futura sesión pedirá la suspensión de Milagro Sala como diputada, hoy presa en la provincia de Jujuy, para que asuma un suplente. Por su parte, el parlamentario uruguayo Pablo Iturralde, apuntó con dureza al kirchnerismo, recordando los años que el exsecretario de Obras Públicas llevaba en la gestión pública, tanto en la provincia de Santa Cruz y en el gobierno nacional.

Sin embargo, el también uruguayo Gonzalo Civila criticó a los que utilizan la ocasión -en clara alusión a su conciudadano- para fustigar a “los proyectos populares” y elogió la actitud del FPV por buscar la expulsión de López. Desde la delegación paraguaya, Miguel Sosa Cabañas, se preguntó “cuál era el apuro” por expulsar a López, llamó a esperar “el informe de la comisión respectiva” y “respetar el derecho a la defensa”. “Queremos escucharle. ¿Cuál es el apuro de expulsarlo sin el debido proceso?”, señaló el diputado Guaraní y pidió la suspensión de López.

Ámbito


Los peritos dieron el ok, pero no declaró

Aunque se lo veía “como ido”, según dijeron los testigos, los psiquiatras que revisaron al ex secretario de Obras Públicas decidieron que podía declarar. La fiscal le leyó las pruebas y los testimonios, pero López dijo cuatro veces que no respondería.

El ex secretario de Obras Públicas, José López, miraba al aire, “como un poco ido, ausente”, describieron los testigos. Le leyeron las pruebas, esencialmente un detalle de los nueve millones de dólares que llevó al convento de General Rodríguez, una serie de testimonios y alguna documentación. Al final, le preguntaron tres veces si quería declarar. López no sólo dijo que no sino que se negó a firmar el acta. La fiscal Alejandra Rodríguez convocó entonces a un testigo civil y le volvió a preguntar si quería declarar. Por cuarta vez, López contestó que no. Ese fue el final de una larga jornada que empezó a todo ritmo con la exhibición de un video –filtrado por el Ministerio de Seguridad bonaerense– con el que se quiso asegurar que en el convento había tres bóvedas destinadas a esconder millones de dólares. Las monjas insistieron en que no eran bóvedas sino criptas. El obispo de Mercedes, Agustín Radrizzani, fue lapidario: “lo de las bóvedas llenas de dinero es una fantasía”. De todas maneras, la fiscal Rodríguez decidió convocar a los albañiles para preguntarles por ese trabajo al pie del altar.

Ausente

Los psiquiatras del Programa Interministerial de Salud Mental Argentino (Prisma), que funciona en un pabellón del penal de Ezeiza, dictaminaron que José López no estaba en condiciones de ser trasladado a General Rodríguez. Sin embargo estuvieron de acuerdo con el perito médico enviado por la fiscal del caso, Alejandra Rodríguez, en el sentido de que el ex funcionario podía declarar. A raíz de este último diagnóstico, la fiscal y su secretaria viajaron desde General Rodríguez hasta Ezeiza a tomarle indagatoria. Las idas y vueltas en torno a la salud de López demoraron la medida hasta la caída de la tarde. El trámite fue lento. El ex funcionario se encontró por primera vez con la fiscal y se mostró tranquilo. No hubo escenas como las anteriores en las que gritó e intentó golpear la cabeza contra la pared.

“De a ratos no parecía entender lo que estaba pasando –le contó a este diario un testigo presencial–. Se lo ve muy desmejorado, con bastante deterioro físico. Y, la verdad, que uno no puede saber si está simulando o mentalmente alterado. Los que estábamos ahí, de todas maneras, teníamos que guiarnos por lo que certificaron los psiquiatras, que dijeron que podía declarar”.

La fiscal le leyó la acusación por enriquecimiento ilícito y portación de arma atenuada. La lectura incluyó una detallada enumeración de las pruebas, en especial los testimonios de las monjas, del vecino y, principalmente, la cantidad de dinero hallada en su poder. López escuchó sin prestar mucha atención y cuando se le preguntó si quería declarar contestó que no. La fiscal le repitió la pregunta dos veces y la respuesta siempre fue la misma. El detalle llamativo fue que cuando la fiscal, la abogada Fernanda Herrera y los dos testigos firmaron el acta, López se negó a rubricarla. La fiscal decidió entonces sumar un testigo más y le volvió a preguntar si quería declarar. La respuesta fue nuevamente negativa. Desde el punto de vista judicial, para la fiscalía quedó convalidado el acto ya que, aunque no haya firmado, los testigos dan fe que se negó a declarar.

La abogada Herrera insistió en que “López no está bien, tiene un estrés reactivo”. No quedó claro si el ex funcionario declarará cuando se unifiquen las causas de General Rodríguez y de Comodoro Py, lo que posiblemente ocurra el viernes o el lunes próximos. Todo indica que el juez federal Daniel Rafecas y el fiscal Federico Delgado quedarán a cargo del expediente.

Bóvedas

Durante todo el día, la televisión repitió las mismas imágenes: policías y perros rodeando tres supuestas bóvedas construidas frente al altar de Nuestra Señora de Fátima, en General Rodríguez. Las imágenes sustentaban la hipótesis que allí se escondería el dinero de López y mucho más, porque –argumentaban– hay espacio para 400 millones de dólares.

Las monjas afirmaron que se trataba de preparaciones de tumbas como hay en todos los conventos y muchas iglesias. Una tumba estaba destinada al arzobispo emérito de la zona, Rubén Di Monte, fallecido en abril. Sin embargo –sostuvieron las monjas y luego el obispo Radrizzani–, la familia de Di Monte quiso que fuera sepultado en Luján. La segunda sepultura, dijeron las monjas, está destinada a la madre superiora, Alba, de 94 años, y no hubo una clara explicación de la tercera bóveda, que estaba llena de escombros. Las monjas dijeron que fue un error su construcción. Radrizzani, en cambio, sostuvo que allí sería enterrada la otra monja que vive en Fátima.

Para despejar las dudas, la fiscal Rodríguez convocará a declarar a los albañiles para preguntarles qué instrucciones les dieron. No parece posible que las monjas hayan encargado la construcción de una bóveda, justo frente al altar, para esconder el dinero. Con todo, la fiscal concluyó que lo de las bóvedas para ocultar plata es la hipótesis menos probable.

Procesamiento

José López ya se negó a declarar en las dos causas que tiene abiertas, la de General Rodríguez y la de Comodoro Py, a cargo de Daniel Rafecas. Como la negativa en la justicia federal fue el jueves pasado, empezó a correr el plazo de diez días hábiles que tiene Rafecas para resolver su situación.

En el delito de enriquecimiento ilícito se invierte la carga de la prueba: es el funcionario el que tiene que demostrar de dónde sacó la plata. Dado que López no declaró, obviamente no explicó el origen de los dólares por lo que va derecho al procesamiento. Por supuesto que después la causa continuará, habrá que seguir buscando de dónde salieron los nueve millones de dólares y está claro, además, que López puede declarar cuando quiera.

Página 12


El PJ analiza una sanción a López en “una muestra de repudio a la corrupción”

Ante este caso que expone la presunta corrupción durante los gobiernos kirchneristas y que ha generado un fuerte impacto en el seno del peronismo, los dirigentes de la actual conducción del PJ nacional buscan dar una “señal contundente” para tomar distancia de las acciones realizadas por López y dar “una clara muestra de repudio a la corrupción”.

Entre las sanciones partidarias que se analizan, se encuentra con mayor posibilidad la desafiliación del PJ del ex funcionario nacional quien no posee ningún cargo partidario a nivel nacional, según aclararon a Télam fuentes partidarias.

Tras ser detenido, López fue suspendido de la vicepresidencia del PJ tucumano y también fue expulsado del bloque Frente para la Victoria (FpV) de diputados del Parlasur.

Télam