Debido al incremento del 15 % al salario mínimo, en tres años, diversas organizaciones y sindicatos manifestaron su descontento y rechazo al acuerdo realizado por la Asociación Nacional de la Empresa Privada (ANEP) y representantes del sector laboral, especialmente a José Israel Huiza, Ángel Ramírez, José María Esperanza Amaya e Israel Sánchez Cruz, “por burlarse de los trabajadores y las trabajadoras del país”.

Frente a las instalaciones de la ANEP, la Confederación Sindical de Trabajadoras y Trabajadores de El Salvador (CSTS), la Federación Sindical de Trabajadores de los Servicios Públicos de El Salvador (FESTRASPES) y otros sindicatos condenaron, rechazaron y repudiaron las actuaciones de los representantes del Consejo Nacional del Salario Mínimo (CNSM), por no ser en su totalidad representantes de la clase trabajadora salvadoreña.

“El aumento al salario mínimo nos parece que desde todo punto de vista es ilegal, es inmoral, es injusto, pero ademas es inconstitucional. Nosotros estamos acá porque entendemos que la lucha alcanza una segunda fase y es que le estamos pidiendo al Presidente de la República a que observe o que vete ese acuerdo. Creemos que se debe iniciar un nuevo proceso de negociación”, mencionó el secretario general de CSTS, Santos García.

De igual forma, el secretario general de FESTRASPES, Rodrigo Cerritos, retó a los empresarios de la ANEP a vivir 3 meses con el salario mínimo, con ese incremento “miserable e indecente del 5 % anual que han designado”, para que se den cuenta de que no se puede vivir así. A su vez, los retan a un debate público con ellos para que aclaren a quienes representan en realidad.

En otro punto de San Salvador se reunieron diversas organizaciones como la Concertación Popular por un País sin Hambre y Seguro (CONPHAS), Federación Sindical de Trabajadoras y Trabajadores Salvaddoreños (FESITRASAL), Federación de Sindicatos de Trabajadores y Trabajadoras de El Salvador (FEDESEICAP) entregaron una pieza de correspondencia al Ministerio de Trabajo y Previsión Social (MINTRAB).

“Estamos reunidos para que el Presidente vete el acuerdo tomado por el Consejo del Salario Mínimo, un acuerdo que no lleva dignidad a los trabajadores que viven en del salario como ingreso mensual y pedimos al Gobierno que haga uso de sus facultades para que inicien un nuevo debate”, mencionó Roberto Méndez.

Además, exigen la salida de los pseudos representares laborales del Consejo Nacional del Salario Mínimo, por considerar que no representan a la clase trabajadora donde dicen que las instituciones sindicales no han elegido a quienes los representan, los sindicalistas aseguran que la actual representación laboral apoya a la clase burguesa del país.

La secretaria general de CONPHAS, Marielos de León, consideró que el aumento es una burla a la clase trabajadora ¿cómo es posible que esté proponiendo 11 centavos para el sector campesino, 20 centavos el sector maquila. 32 centavos para el comercio y 40 centavos en para otros sectores?,

Francisco García, representante COMPHAS, expresó que la pieza de correspondencia entregaron las organizaciones es una carta en la que en primer lugar repudian y condenan el aumento del salario mínimo, en segundo lugar respaldan la decisión del Gobierno de mantener su propuesta de aumento al salario mínimo, que es de $300 en la ciudad y $250 en el campo y la tercera petición es que se tome en cuenta lo establecido en el articulo 145 del Código de Trabajo, que establece que el principal criterio para un incremento al salario mínimo es el costo de la vida.

Diario Co Latino