PRI perdió control de 54% del país; tenemos que saber qué pasó: Beltrones

En un hecho inédito, el PRI perdió la mayoría del control del territorio nacional. De acuerdo con los resultados de las elecciones del domingo, gobernará sólo 46% de las entidades del país, mientras otros partidos tendrán el control del 54% restante.

Así, el PRI se queda únicamente con 15 estados, su nivel más bajo desde que comenzó a perder gubernaturas con la alternancia, hace 26 años.

En cambio, el PAN encabezará diez entidades federativas, el mayor número de gubernaturas en su poder; el PRD cinco estados, que lo mantienen en su máximo histórico que registró en 2010; un estado ya es gobernado por el Partido Verde, y un expriista, ahora independiente, gobierna Nuevo León.

Cuando los nuevos gobernadores asuman el cargo, el PRI pasará de gobernar 66 millones 368 mil 197 personas, a 53 millones 622 mil 427 habitantes de 15 entidades, lo que representará una pérdida de 19.2% de su influencia de gobierno en el país.

Sobre los resultados, el presidente nacional del PRI, Manlio Fabio Beltrones, reconoció la necesidad de cambiar la estrategia del partido.

En entrevista con Adela Micha, para Grupo Imagen Multimedia, Beltrones dijo que las derrotas del domingo “son algo que tenemos que estudiar, qué fue lo que pasó, cómo pasó, por qué pasó, y qué es lo que tenemos que hacer para que no vuelva a pasar”.

En un comunicado, el PRI dio a conocer que analiza impugnar los resultados de siete estados.

El PRI gobernará sólo en 15 estados

Con el saldo del domingo permitirá que el PAN gobierne en 10, el PRD en 5, Verde en una y El Bronco en NL.

Por primera vez, desde su surgimiento en la era revolucionaria, el PRI perdió el control de la mayoría del territorio nacional, pues los resultados adversos del pasado domingo lo llevarán a gobernar sólo 46% de las entidades del país, mientras otros partidos tendrán el control de 54% restante.

El PRI se queda únicamente con 15 entidades, el nivel más bajo desde que comenzó a perder gubernaturas con la alternancia, hace 26 años. El PAN tendrá el gobierno de diez, lo que implica el mayor número de gubernaturas en su poder; el PRD gobernará cinco entidades, que lo mantiene en su máximo histórico que registró en 2010; un estado es gobernado por el Partido Verde (Chiapas) y otro más por un expriista, ahora independiente, Nuevo León.

De esta forma, a partir de que los nuevos gobernadores que le arrebataron los triunfos al PRI tomen posesión, los tricolores pasarán de gobernar a 66 millones 368 mil 197 personas, a gobernar 53 millones 622 mil 427 habitantes de 15 entidades, lo que implica una pérdida de 19.2% de su influencia de gobierno en el país; los priistas gobernarán a 44.9% de la población, su nivel más bajo.

Jamás el PRI había tenido un nivel tan bajo en el número de estados y, en consecuencia, de habitantes que gobierna.

Cuando perdió la Presidencia de la República en el año 2000, el PRI controlaba el poder en 19 estados, es decir, su derrota en la máxima posición nacional no lesionó su penetración electoral en el territorio nacional, pues tenía 19 gubernaturas; es decir, 60% del poder en las entidades.

Luego, tres años después, en el primer año de elección federal, de la era de la alternancia en la Presidencia de la República, el PRI tenía el poder en 17 entidades, lo que implicó 53.1% del poder estatal; sus gobernadores eran mayoría frente a los emanados del PAN y el PRD.

A pesar de caer hasta el tercer lugar de preferencias electorales a nivel federal, donde lo llevó su candidato presidencial Roberto Madrazo, el PRI mantuvo el dominio territorial con 17 gubernaturas; todavía tenía 53.1% de los estados del país y el poder de sus gobernadores era cada vez mayor.

Para 2009, el PRI registró una mejoría en el número de votos que obtuvo. Su poder en los estados aumentó a 18 gubernaturas, con lo cual elevó a 56.2% el poder de entidades.

Al siguiente año, en el 2010, el PRI sufrió un fuerte golpe electoral al perder, ante la alianza PAN-PRD, los estados de Oaxaca, Puebla y Sinaloa, los tres con exmilitantes de sus filas, pero un par de años después, en el año 2012, cuando ganó la Presidencia de la República nuevamente, su poder electoral creció de manera inusitada hasta sumar 21 gubernaturas.

Así, el PRI arrancó su nuevo sexenio presidencial con el dominio de 65.2% de los estados, con la recuperación de entidades como Zacatecas, Michoacán y Jalisco, pero ese poder volvió a descender a 19 gubernaturas, es decir, el mismo nivel que en el año 2000, cuando en 2015 perdió nuevamente Querétaro y Nuevo León.

Pero este domingo llegó a su nivel más bajo en el poder estatal. Por primera vez no tiene la mayoría del territorio nacional. A partir de la toma de protesta de los nuevos gobernadores sólo conducirá 15 estados, que representan 46% del territorio y al 44.9% de la población nacional.

Los estados que se le niegan

Tal como lo informó Excélsior, los resultados del domingo pasado merman los bastiones tradicionales priistas, porque los estados de Durango, Tamaulipas y Veracruz se suman a la era de la transición y provocan que los bastiones priistas, donde jamás se ha registrado la alternancia, se reduzcan a Campeche, Coahuila, Colima, Hidalgo y Estado de México.

Pero también se observa que hay un grupo de cinco entidades que suman ya varios sexenios de negarse a volver a ser gobernados por el PRI, como son Baja California, Baja California Sur, Guanajuato, Morelos y Chiapas, pues si bien lo gobierna un partido aliado, lo cierto es que no son las siglas del PRI las que tienen el poder del estado, sino el Partido Verde.

El PRD tendrá el dominio en Tabasco, Ciudad de México, Morelos, Michoacán y Quintana Roo, con Carlos Joaquín González.

El PAN, que fue en alianza con el PRD en Durango y Veracruz, también dominará en las dos Baja Californias, Chihuahua, Tamaulipas, Querétaro, Puebla, Guanajuato y Aguascalientes.

Abstención, la marca

En promedio, el abstencionismo tocó a la mitad de los electores que el domingo tenían derecho a elegir a sus nuevas autoridades, pero en la Ciudad de México y en Baja California se registró el mayor abstencionismo, con 72%.en la capital del país y 67% en Baja California.

Sólo 28% de los capitalinos tuvo interés en elegir a los integrantes de la Asamblea Constituyente y en Baja California la participación fue de únicamente 33%, porque en ninguno de los dos se eligió a autoridades centrales, sino a legisladores.
Luego de ellas, el mayor abstencionismo se registró en Sinaloa, con 55.71%; Puebla, con 55.34% y Chihuahua, con 50.43 por ciento.

El estado que tuvo el mayor nivel de participación ciudadana fue Hidalgo, con 59.6% de electores.
La entidad que tuvo el segundo mayor nivel de participación en las urnas fue Oaxaca, con 58.8%.
Se confirman derrotas del tricolor en 7 estados

Con casi el total de los votos computados en la mayoría de los Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP), en siete estados se ratificó la derrota del Partido Revolucionario Institucional (PRI) de los 12 que disputaron una elección para gobernador el pasado domingo.

Empezando por el norte, el candidato panista Javier Corral tenía, con 91.02% de las boletas contabilizadas, 39.51% de los sufragios, seguido del priista Enrique Serrano con 31.18%.

En Tamaulipas, el otrora bastión tricolor, el panista Francisco García Cabeza de Vaca derrotó 50.15% contra 36.03% al priista Baltazar Hinojosa, con casi 90% de los votos computados.

Durango fue escenario de otra derrota del tricolor, ya que José Rosas Aispuro, del PAN, derrotó al priista Esteban Villegas con 46.00% de los votos contra 42.41% del aliancista.

Zacatecas fue para el PRI, con 37.3% de la votación, seguido por Morena, con 27.22% de los sufragios. Ahí, Alejandro Tello venció al morenista David Monreal.

Sinaloa también se lo llevó el tricolor con 41.20% de los votos, adelante de Movimiento Ciudadano con 26.38% de los sufragios.

Quirino Ordaz Coppel derrotó al candidato de Movimiento Ciudadano, Héctor Melesio Cuén, pero este último demostró que en el occidente del país se está consolidando un corredor del llamado movimiento naranja, que también tiene posiciones clave en Jalisco.

Veracruz también fue para la alianza PAN-PRD, donde Miguel Ángel Yunes Linares derrotó a su primo Héctor Yunes Landa, con 34.41% de los votos, mientras el del tricolor logró 30.53% de los sufragios.

El morenista Cuitláhuac García tenía 26.25% de los sufragios, aunque en los primeros resultados del domingo aparecía en primer lugar.

El panismo recuperó Aguascalientes con Martín Orozco, quien derrotó con 43.53% de las intenciones a la priista Lorena Martínez, con 41.43% y con 100% de las actas computadas.

El bastión priista de Hidalgo se mantuvo con la victoria de Omar Fayad, al obtener 43.30% de los sufragios, contra 27.82% del panista Francisco Javier Berganza y casi 100% del PREP.

Tlaxcala también fue para el PRI, donde Marco Antonio Mena derrotó con 33.46% de los votos a la perredista Lorena Cuéllar, con 29.91%.

Puebla se convirtió en bastión panista al ganar José Antonio Gali, con 45.35% de los votos, adelante de la priista Blanca Alcalá, con 33.59 por ciento.

Oaxaca fue recuperado por el tricolor con 32.03% de los votos de su abanderado Alejandro Murat, seguido del aliancista José Antonio Estefán Garfias, con 24.96% de las intenciones de voto y con 99.03% de las actas computadas.

En el sureste, Quintana Roo fue escenario de la disputa por la gubernatura entre el aliancista Carlos Joaquín González y el priista Mauricio Góngora. Con 100% de las actas contabilizadas, Joaquín se llevó 45.68% de los sufragios y Góngora 35.69%.

CONGRESOS, DIVIDIDOS

Ni aun en Hidalgo y Sinaloa el priismo tendrá mayoría aplastante.

La mayoría de los nuevos gobiernos elegidos el pasado domingo tendrán Congresos locales divididos, porque si bien el electorado decidió reducir el poder del PRI, no lo nulificó en gran parte de los congresos, por lo que los nuevos gobernadores estarán obligados a la negociación.

En Aguascalientes, por ejemplo, el PAN tendrá la gubernatura y 11 curules de mayoría relativa, por siete del PRI, es decir, los panistas tendrán mayoría simple, pero no les alcanzará como para aprobar nuevos créditos, pues para eso requerirán del voto de las dos terceras partes y tendrán que negociar con los priistas.

El domingo, los priistas perdieron el dominio en la mayoría de los congresos que estuvieron en disputa, pero produjo mapas de mayor pluralidad en la mayoría de ellos, sin que hasta ahora, sin incluir los legisladores plurinominales, se prefigure mayorías aplastantes.

En Tamaulipas, donde el triunfo del senador con licencia, Francisco García Cabeza de Vaca, fue contundente, sí existe un Congreso estatal dominado por el panismo, con 16 curules de mayoría, frente a sólo seis de los priistas. La inclusión de los legisladores plurinominales no romperá esta mayoría abrumadora del blanquiazul, porque incluso le alcanza para tener las dos terceras partes de los votos.

Un escenario similar tendrá el nuevo gobernador de Oaxaca, el priista Alejandro Murat. El PRI ganó la mayoría de los distritos, con lo cual se coloca como primera fuerza en el Congreso del estado, el panismo se queda con seis y Morena, que es la tercera fuerza en esa entidad, con tres curules por mayoría relativa.

Otro estado donde se registró un triunfo contundente en la gubernatura fue Sinaloa, que la ganó el priista Quirino Ordaz; sin embargo, el Congreso estatal está dividido en dos grandes bloques.

El Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) muestra que el PAN ganó 24 distritos y el PRI otros 22 distritos; es decir, el nuevo gobernador no cuenta con mayoría clara.

En Hidalgo, donde también ganó un senador con licencia, el priista Omar Fayad Meneses, su partido obtuvo la mayoría de los distritos electorales, pero la diferencia frente al PAN es de sólo cuatro victorias, porque el panismo ganó en siete y los priistas en 11, por lo que el nuevo gobernador deberá aplicar la dinámica de la negociación con su Congreso.

Un nuevo gobernador que carece de la mayoría en el Congreso estatal es el expriista y neoperredista Carlos Joaquín, porque los resultados preliminares dejan ver que los priistas se quedan con diez curules de mayoría relativa y los panistas con otros cinco, que en este estado son sus aliados electorales; es decir, tendrá un contrapeso evidente en el Poder Legislativo.

En Tlaxcala, el nuevo gobernador, Marco Antonio Mena, también tendrá un Congreso estatal sin mayoría para su fuerza política.

Veracruz, que será gobernado por Miguel Ángel Yunes Linares, tiene un Congreso donde hasta ayer Morena era la primera fuerza, con 12 distritos; seguido por el PAN con 10; el PRI con seis y uno para el Verde y otro para el Panal.

Excelsior


Escuchar y atender el mensaje de los ciudadanos, pide Peña

Los gobernantes deben ‘‘escuchar y atender’’ el mensaje de los ciudadanos, expresó este lunes el presidente Enrique Peña Nieto, un día después de la elección para renovar gubernaturas en 12 estados, de las cuales siete –según datos preliminares– fueron ganadas por partidos diferentes al del titular del Ejecutivo.

Concluido el proceso electoral ‘‘es tiempo de dejar atrás la polarización, el encono y el enfrentamiento’’, expresó el presidente Peña Nieto al hablar en la reunión nacional de consejeros de BBVA Bancomer 2016.

La forma en que se realizaron las elecciones del domingo pasado son el mejor ejemplo de la estabilidad política en el país, apuntó. Las votaciones, en que además de 12 gubernaturas se eligió un congreso para redactar la Constitución de la Ciudad de México, y alcaldes y diputados locales en Baja California, se desarrollaron en un ambiente de orden, tranquilidad y paz, agregó.

‘‘Mientras en algunos hoy hay euforia, en otros hay tristeza y reflexión, pero al final de cuentas lo importante es que ganan los mexicanos, gana México’’, expresó el mandatario.

En la votación del domingo, el Partido Revolucionario Institucional (PRI), al que pertenece el Presidente, perdió siete de las 12 gubernaturas en disputa, de acuerdo con datos preliminares, y se situó en el cuarto lugar de la votación en la Ciudad de México.

‘‘La pluralidad, la competencia y la alternancia son signos inequívocos de la vitalidad de nuestra democracia’’, apuntó Peña Nieto. ‘‘Como gobernantes, debemos escuchar y atender el mensaje de la ciudadanía’’, agregó.

Sin duda, añadió, la democracia mexicana es perfectible, pero nadie puede negar que hoy son exclusivamente los ciudadanos quienes eligen a sus representantes.

El presidente Peña ofreció que el gobierno de la República trabajará con las autoridades que resultaron electas, con plena coordinación institucional y sin distingo alguno.

La Jornada


Así quedó la Asamblea Constituyente que redactará la Constitución capitalina

El Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) de la votación para elegir a los integrantes de la Asamblea Constituyente de la Ciudad de México concluyó con una participación de más de 2 millones 92,000 ciudadanos.

En su actualización de las 17:25 horas del lunes 6 de junio, el Instituto Nacional Electoral (INE) reportó el 100% de las actas capturadas, ofreciendo diversos resultados, como la mayoría de sufragios para Morena con 633,263, lo cual le otorgaría 22 curules en el grupo de personas que redactarán la nueva Constitución capitalina.

En segundo lugar se posicionó el Partido de la Revolución Democrática (PRD) con 553,192; seguido por el Partido Acción Nacional (PAN) con 198,302; y en cuarto puesto el Partido Revolucionario Institucional (PRI) con 150,328.

El candidato independiente mejor posicionado fue Ismael Figueroa Flores con 21,443 votos, quien incluso presentó mayor aceptación que el Partido del Trabajo (PT).

El total de ciudadanos que participaron fue de 2 millones 92,721, lo que representa tan sólo el 28.36 % de las personas inscritas en el padrón electoral de la Ciudad de México.

De este total, los sufragios se repartieron de la siguiente manera:

Votos a partidos: un millón 752,811, lo que representa el 83.75%
Votos a candidatos independientes: 173 ,797, lo que es el 8.3%
Votos nulos: 166 ,113, que representa el 7.93%

La zona cuyos habitantes se vieron más interesados en la elección de la Asamblea Constituyente fue el Distrito 23 de la delegación Coyoacán con 102,667; contrastando con el Distrito 27 de Tláhuac que sólo registró 53,663.

La distribución de diputados constituyentes quedó de la siguiente manera:

Morena 22
PRD 19
PAN 7
PRI 5
Encuentro Social 2
Nueva Alianza 2
Movimiento Social 1
Partido Verde 1
Candidato independiente 1 (Ismael Figueroa)

Dinero en Imagen


Volver