Sin el comandante Chávez no estaríamos hoy aquí: ‘Timochenko’

“Quisiera pedirles disculpas, pero es preciso rememorar al comandante Hugo Chávez, un guerrero por la paz de América Latina y Caribe. Sin su gestión no estaríamos presenciando este histórico acto”, con esas palabras inició su intervención el máximo jefe de las Farc, Timoleón Jiménez, quien ratificó que la firma del fin del conflicto no representa la derrota de nadie.

“Éste es el resultado de un diálogo serio entre dos fuerzas, sin que ninguna pudiera derrotar a la otra. Ni las Farc, ni el Estado son fuerzas vencidas, este acuerdo no es producto de imposiciones de una parte a la otra”, sentenció ‘Timochenko’.

En un inédito discurso ante mandatarios en La Habana tras la firma del punto de “fin del conflicto”, que en la práctica es el cese el fuego bilateral y definitivo entre el Gobierno colombiano y las Farc, el jefe guerrillero invitó a las Fuerzas Militares a que sean aliados por la paz y la reconciliación. “Fuimos adversarios, pero ahora tenemos que ser fuerzas aliadas, por el bien de Colombia (…) su infraestructura y recursos los pueden poner a disposición de las comunidades”.

‘Timochenko’ dijo que en Colombia necesita “que se produzca efectivamente una definitiva reconciliación” y reclamó: “Basta ya de la violencia y de los delirios por ella”.

El número uno de las Farc, recordó que la guerrilla completó el pasado 27 de mayo 52 años de resistencia subversiva y “hoy vemos el sueño de la paz mucho más cerca que nunca” y aseguró que las Farc siempre fueron “optimistas (…) aún en los momentos más difíciles siempre creímos que la paz era posible”.

También se refirió a la conversión de ese grupo armado en movimiento político. “Trabajaremos por la unidad del movimiento democrático y popular en nuestro país, sin sectarismos ni posiciones hegemónicas, en procura de la confluencia de toda la inconformidad con el modelo actual de la cosas a objeto de generar profundos cambios en la vida colombiana pensando siempre en el interés de las mayorías”, dijo.

Por último, dijo que más de medio siglo de conflicto armado ha costado cientos de miles de millones de dólares al país, y aprovechó la ocasión para criticar lo que llamó “la exagerada partida de presupuesto militar” con el argumento de que era necesario para combatir a los guerrilleros.

“Un país en paz ya no requerirá de tales argumentos, podrá destinar una buena parte de estos recursos a menesteres más anticorruptivos, no es cierto que no existan dineros para la paz, ni que todo tenga que ser ayuda internacional, basta con cambiar prioridades”, puntualizó.

El Espectador