El sector privado aceleró la pérdida de empleo

 

Durante el mes de mayo hubo 13 mil nuevos despidos y suspensiones. La mayor parte se produjeron en el sector privado y, dentro de él, en la actividad industrial. Así lo revela el último informe del Centro de Economía Política Argentina (Cepa), que viene siguiendo la evolución del empleo desde la asunción del gobierno de Cambiemos: de diciembre a hoy se acumulan ya 167 mil despidos y suspensiones.

El trabajo es una amarga confirmación de que la pérdida de fuentes de trabajo no se frenó, y que el compromiso firmado entre el presidente Mauricio Macri con un grupo de empresarios para suspender los despidos por 90 días fue incumplido. Como se recordará, el titular del Poder Ejecutivo utilizó este acuerdo como argumento para vetar la ley antidespidos.

De las 13 mil personas que quedaron sin trabajo o suspendidas en mayo, 8.448 se desempeñaban en la industria, siguiendo una tendencia que ya se había evidenciado en el mes anterior.

Los trabajadores más afectados por los despidos fueron los textiles, con 1.530 cesantías, según denuncias de la Asociación Obrera Textil (AOT), el Sindicato de Empleados Textiles (Setia) y la Unión de Cortadores de la Indumentaria y el vestido (Soiva). Un caso ilustrativo es el de la empresa Tessicot, que confecciona prendas para las marcas Nike y Adidas y echó personal el mismo día que Macri vetaba la ley antidespidos. Vale recordar que en este rubro hay altos niveles de trabajo en negro, por lo que la cantidad de gente que se quedó sin ingresos puede ser incluso superior.

El sector energético también perdió una importante cantidad de puestos de trabajo, 1280, seguido del petrolero con 989 echados y suspendidos en empresas como Fox Petrol, Halliburton, Mencap e YPF.

La metalurgia tuvo 813 nuevos despidos y suspensiones. Esta es una de las actividades industriales más afectadas de los últimos seis meses, donde de diciembre a hoy ya hay más de 12 mil desocupados. Están segundos en el ranking de los despedidos, después de los obreros de la construcción, que a raíz de la paralización de la obra pública siguen siendo la rama con más pérdida de empleos: el acumulado es de nada menos que 58 mil.

El Cepa consigna que, de la mano de esta caída, hubo telegramas en el rubro de venta de materiales para la construcción. A su vez, en relación con la caída del consumo, los frigoríficos achicaron sus plantas, con despidos en establecimientos como Swift de Villa Gobernador Gálvez y los frigoríficos Ciaber y Pampa Natural.

El relevamiento del espacio que tiene como titular a Hernán Letcher fue realizado en base a datos de los sindicatos, cámaras empresarias, de otros organismos de investigación y fuentes periodísticas.

El Centro de Economía Política indica que, tal como se viene viendo desde abril, el sector privado ha pasado a ser el principal generador de desempleo. “Luego del impacto inicial que tuvieron las cesantías en los ministerios nacionales, carteras provinciales y municipales, la pérdida de empleos en el sector privado superó ampliamente a la del público. Mientras los primeros pasaron del 56,84 por ciento al 61,22 por ciento den abril y ahora al 61,83 por ciento en mayo, los del sector público (en el nivel nacional, provincial y municipal) redujeron su participación del 43,16 por ciento en marzo al 38,78 en abril y al 38,17 en mayo”, indican los investigadores. Con todo, el número de prescindidos en el Estado relevados por el Cepaen mayo es de 3.900 trabajadores. Esta vez, denota el desinterés del propio Gobierno en cumplir con su palabra de que no habría más cesanteados.

Página12