El Gobierno haitiano decidió este sábado suspender temporalmente todos los permisos de porte de armas en el país, informó el Ministerio de Justicia.

La decisión se adoptó después que fuentes confiables informaron al Consejo de la Policía Nacional que se planifican ataques de comandos armados contra escuelas, edificios públicos y centros de servicio.

La Policía Nacional recibió instrucciones formales para que sea estrictamente aplicada esta medida que se revisará en función de la evolución de la situación, indicó un comunicado del Ministerio de Justicia.

La medida concierne a todas las instituciones del país, incluidas las empresas de seguridad, con excepción de la Policía Nacional y las fuerzas militares y policiales de la misión de paz de Naciones Unidas, aclaró el texto.

La policía se encuentra en estado de emergencia nacional y los controles se han reforzado en las fronteras después de conocerse que también existe aumento significativo en el tráfico de armas, trascendió.

Contactado por Le Nouvelliste, el Ministro de Justicia, Camille Edouard, no especificó si esas amenazas vienen de bandolerismo criminal o de manos políticas ocultas, pero insiste en que tienen un alto nivel de organización.

El medio digital haitilibre.com comentó que la medida de desarme ha sido muy mal recibida por la gente, sobre todo comerciantes, pues consideran que deja libre el campo a los bandidos que no requieren de permisos para cometer crímenes.

El detonante de la medida fue el ataque realizado ayer contra una casa de transferencias ubicada en Delmas 32, donde fue asesinada una persona, un suceso que la justicia asegura que no quedará impune.

El pasado mes ocurrió un ataque armado de un comando no identificado contra la estación de policía de Cayes, todo lo cual generó que el gobierno priorice la seguridad pública.

La medida se adopta en medio de protestas violentas de partidarios del anterior presidente, Michel Martelly, quienes exigen la renuncia del Jefe de Estado interino, Jocelerme Privert, cuyo mandato vence el 14 de junio.

Sectores opuestos a Martelly insisten en que Privert se mantenga más tiempo para que garantice la celebración de la primera y segunda vuelta de las elecciones presidenciales recién convocadas.

Esos comicios, que parten de la anulación de los celebrados en 2015 por comprobado fraude, son también rechazados por los partidarios de Martelly que insisten en una segunda vuelta de la votación anterior que los favorecía.

Las últimas manifestaciones violentas del ex oficialista Partido Haitiano Tet Kale (PHTK) y sus aliados incluyeron ataques a pedradas contra instalaciones públicas y oficinas de ex candidatos presidenciales opositores.

Prensa Latina