Los estudiantes que mantenían una toma pacífica en la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), ante las amenazas de desalojo violento por parte de la policía nacional, decidieron desalojar la ciudad universitaria saliendo voluntariamente.

Alrededor de la una y treinta de la tarde al menos unos 300 estudiantes que se habían tomado las instalaciones de la UNAH, decidieron desalojar las instalaciones acompañados de defensores de derechos humanos.

En una cadena humana, tomados de las manos los y las estudiantes salieron por el portón principal de la máxima casa de estudios y se encaminaron hacia las oficinas del Centro de Investigación y promoción de los Derechos Humanos (CIPRODEH).

Los estudiantes manifestaron que esta lucha no termina y que seguirán exigiendo las reformas educativas y la integración de los alumnos en la toma de decisiones por parte de las autoridades universitarias así como la reforma del plan de arbitrios porque es grosero para el bolsillo de los padres y madres de familia.

Los policías comenzaron a tomarse varios puntos de la universidad, vestidos con chalecos y portando pasamontañas en sus rostros en señal que en cualquier momento iban a proceder al desalojo violento de los estudiantes manifestantes.

Más temprano la Red De Defensores de Derechos Humanos emitió una alerta donde daba a conocer que,  habían órdenes superiores para proceder al desalojo de los y las jóvenes y que los cuerpos antimotines se estaban movilizando para sacar por la fuerza a los universitarios.