Las organizaciones de la comunidad lésbico-gay demandaron, en conferencia de prensa, la resolución investigativa de la muerte del dirigente René Martínez, encontrado sin vida la noche del miércoles pasado en un solar baldío de Chamelecón.

En lo que va del año se reportan ocho muertes violentas de hombres y mujeres pertenecientes a los llamados LGTB (lesbiana, gay, transexual y bisexual), de los cuales cuatro se han suscitado entre mayo y junio.

El Centro de Educación y Prevención Salud Sexual y Sida (Cepres) realizó una conferencia de prensa para pronunciarse sobre la tragedia ocurrida la semana pasada con su compañero René Martínez, quien además era presidente de un patronato en Chamelecón y militante del Partido Nacional.

Josué Hernández, director ejecutivo de Cepres, manifestó que en los próximos días esperan tener una respuesta estatal sobre los responsables de la muerte de René, al igual que con las de sus demás compañeros.

“Queremos que la mirada del mundo se vuelque a Honduras y puedan ayudar a resolver estos crímenes que solo dejan en evidencia lo expuestas que estamos todas las personas que tenemos orientación sexual distinta”, dijo Hernández.

El directivo de Cepres informó que solo un día después de la muerte de Martínez reportaron la pérdida de otro de sus miembros.

Tras la pista

Elvis Guzmán, vocero del Ministerio Público, indicó que la Unidad de Muertes de Impacto trabaja en las investigaciones para dar con los hechores de la muerte de todas las víctimas de la comunidad LGTB.

“Es un proceso que a veces tarda porque son muchos los factores que deben tomarse en cuenta”, declaró Guzmán.

La Prensa