Otto Pérez Molina rechaza nuevos cargos de corrupción ante juez

El exmandatario se presentó a efectuar una primera declaración ante un juez capitalino y rechazó haber recibido dinero durante la campaña electoral de 2011 que lo llevó al poder, así como haber recibido regalos lujosos durante sus cumpleaños cuando estaba en el poder, tales como un helicóptero, una mansión y un yate.

El exgobernante, que se presentó al juzgado vistiendo un traje azul sin corbata, aceptó declarar pero rechazó responder a preguntas de la Fiscalía o del juez Miguel Angel Gálvez, que encabezó la audiencia.

La Fiscalía y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), adscrita a la ONU, acusan al exmandatario y a la exvicepresidenta Roxana Baldetti, también en prisión, de estar involucrados en el blanqueo de sumas millonarias, correspondientes a aportes ilegales y a desvíos de fondos públicos para la campaña.

Según la denuncia, Pérez se benefició del blanqueo de al menos US$36 millones mediante la creación de empresas ficticias que movilizaron tales recursos.

Pérez dijo que si fueran ciertas tales acusaciones “sería muy pendejo (tonto) de renunciar (a la presidencia), presentarme con usted, juez, y someterme a la justicia. Pude irme a cualquier otro lado menos al (centro penal) Mariscal Zavala”.

El exmandatario arremetió contra el titular de la Cicig, Ivan Velásquez, de quien dijo que es “arrogante”, “exhibicionista” y poseedor de una “personalidad egocentrista”.

También cuestionó la idoneidad del principal testigo de la Fiscalía, el exsecretario privado de la exvicepresidenta Baldetti, Juan Carlos Monzón, a quien calificó de “mitómano”.

Monzón dice “mentira tras mentira y no ha valorado el daño que causa, no a las 57 personas (acusadas), sino a las familias, al país, a la economía”, apuntó.

Estrategia y Negocios


Voz quebrada, “extructurado” y otros detalles de la declaración de OPM

Llegó el turno de Otto Pérez Molina en la audiencia de primera declaración del caso Cooptación del Estado. Este lunes el exmandatario se sentó en el banquillo de los acusados frente al juez Miguel Ángel Gálvez para poder defenderse de los delitos que le sindicaron.

Durante su intervención, Pérez Molina no solo aprovechó para negar las acusaciones, también criticó las actuaciones de dos personas clave en el proceso: el comisionado Iván Velásquez y el colaborador eficaz, Juan Carlos Monzón.

Según el exmandatario, el exsecretario privado de la vicepresidenta miente por enfermedad, lo que clínicamente se conoce como una conducta mitómana. Además, acusó al jefe de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), Iván Velásquez, de ser un egocéntico y de entrometerse en asuntos de Estado que no le competen.

Estos ataques se robaron el protagonismo de la intervención del expresidente, pero otros detalles interesantes también marcaron la hora y cuarto de declaración.

1. La voz quebrada
El tono del exmandatario se notó cada vez más agresivo según iba adelantando en sus palabras. La indignación fue aumentando a medida que Otto Pérez iba declarando, lo que hacía que se la quebrara la voz y soltara algunos “gallos”.

“No van a encontrar nada absolutamente”, señaló Pérez.

Además pidió un examen psicológico para Monzón y Velásquez.

2. “Plan Extructurado”
Dentro del listado de temas que tenía Pérez Molina para hablar aparecía el tema de Juan Carlos Monzón. En el texto se observa mal escrita la palabra “estructurado”.

“Él sí llega con un plan extructurado como él manifiesta en sus declaraciones”, se lee en el guión.

3. El libro de OPM
En prisión, la lectura ha sido una de las ocupaciones de Pérez Molina. En sus declaraciones confirmó que había leído una obra titulada: “Qué hacer en el peor día de su vida”, que parece acorde a las circunstancias del exmandatario.

El pastor y autor Brian Zahnd tiene como objetivo fortalecer la moral de los lectores a través de la historia de vida del rey David.

4. “Sería muy pendejo”
Para justificar los supuestos regalos recibidos el presidente indicó que si eran obsequios, no había razón para esconderlos. “Más bien los hubiera lucido”, señaló.

“Sería muy pendejo, señor juez, haber tenido esas comisiones y regalos, renunciar al cargo, presentarme ante usted y enfrentar la justicia”, explicó.

Soy502