Los 24 territorios indígenas del país estarían cerca de contar con conexión a Internet.

Esa es la meta del Fondo Nacional de Telecomunicaciones (Fonatel).

El Fondo tiene la responsabilidad de asumir los costos del desarrollo de la infraestructura en las zonas no rentables para darle a las poblaciones el acceso a los servicios de telecomunicaciones.

Los habitantes de estas zonas representan cerca del 3% del total de la población costarricense, pero son personas que han quedado rezagadas en el acceso a las Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC).

Dentro de la ambiciosa pero empinada meta de lograr la inclusión digital en Costa Rica para el 2018, el Gobierno se propuso dotar a los centros educativos de esas zonas con conexiones de 6 Mbs (se podría ver una película en Netflix de alta definición).

Además, que los habitantes puedan contratar los servicios de Internet por 2 Mbs (conexión que permite hacer una llamada grupal de tres usuarios por Skype).

Los acercamientos con estas comunidades se han dado a través de las Asociaciones de Desarolla Integral (ADI) de siete territorios: Matambú, Ujarrás, Rey Curré, Chirripó, Guaymí de Osa, Térraba y Conte Burica.

infografia

Contacto con la digitalización

La iniciativa corresponde a lo establecido en la Ley General de Telecomunicaciones (Ley 8.642) y al Plan Nacional de Desarrollo de las Telecomunicaciones (PNDT).

Al tratarse de zonas alejadas y de difícil acceso, para los operadores estos proyectos no son financieramente rentables por los elevados costos de infraestructura, mantenimiento y la baja demanda. Por estas razones Fonatel subsidia parte de la inversión.

Según lo presupuestado por Fonatel, se espera que para el 2021 se hayan invertido $12 millones para atender a las poblaciones indígenas dentro del programa Comunidades Conectadas.

El programa representa el primer paso para la inclusión digital y tiene como objetivo darle conexión a los centros educativos y Ebais de las comunidades.

Para mitigar los cuestionamientos que realizó el informe del 2014 del Programa Sociedad de la Información y el Conocimiento de la Universidad de Costa Rica (Prosic, UCR), en su capítulo sobre el Fonatel, el fondo pretende ejecutar la estrategia con la entrega de equipo.

El documento indicaba que el fondo despliega la infraestructura pero los habitantes no se conectan por la falta de equipo.

“Los carteles se diseñan enfocados en el desarrollo de la infraestructura, quedando descubierto lo correspondiente a servicios”, dijo en su momento el gerente de Telecomunicaciones del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), Jaime Palermo.

Fonatel decidió cubrir ese agujero y tomó en cuenta la entrega de dispositivos en el programa Hogares Conectados, el cual consiste en dotar de conexión fija y de una terminal a las casas calificadas en condición de pobreza.

El proyecto de zonas indígenas contempla la entrega de computadoras con pantallas de 13,3 pulgadas, memoria RAM de 4 GB, un puerto de salida de auriculares, webcam de 2 MP, salida de video HDMI y un sistema operativo Windows 8.1.

Además, los equipos deberán contar con una identificación física con la leyenda “Programa Hogares Conectados Costa Rica” que no podrá ser removido y tendrán que ser dispositivos nuevos.

Humberto Pineda, director de Fonatel, comentó que las comunidades indígenas han recibido de forma positiva los programas.

“Ellos ven la posibilidad de utilizar el Internet como herramienta para demandar otros servicios y promover la participación”, aseguró Pineda.

Ya se concretaron los acuerdos en siete de las 24 zonas mientras que el proceso de diálogo continúa con los poblados restantes, según el titular de Fonatel.

Las reservas de Ujarrás, Rey Curré y Conte Burica, ubicadas en la zona sur son los que están más adelantados, pues se encuentran en fase de ejecución y el proyecto es llevado a cabo por el ICE.

Otra zona que ya arrancó con el proyecto de conexión es Matambú en la región Chorotega, la cual está en fase de concurso.

Como parte del acercamiento y negociaciones con los indígenas, los funcionarios públicos han realizado giras para explicarles el proceso y alfabetizarlos en las temáticas digitales.

El Financiero