La ex presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, utilizó nuevamente las redes sociales para denunciar “persecución política”, y apuntar contra “los fueros mediáticos y judiciales, sumados a servicios o fuerzas paraestatales de inteligencia”. La semana pasada, en una carta publicada en su cuenta de Facebook, atribuyó a la Metropolitana el ataque a la casa de sus suegros.

“Los fueros mediáticos y judiciales, sumados a servicios o fuerzas paraestatales de inteligencia, terminan produciendo, objetivamente, una Democracia de nula intensidad. El método: perseguir, o denunciar y hostigar, o procesar, o encarcelar. El objetivo: asustar y amedrentar a quienes no se van a callar frente a un plan económico que está haciendo estragos en el tejido social argentino”, publicó la expresidente en las últimas horas en su muro de Facebook.

Sus declaraciones se enmarcan en el ataque a la casa de los padres del ex presidente Néstor Kirchner, en la localidad de Río Gallegos, que ocurrió la semana pasada y sobre el cual la ex mandataria se expidió duramente en las redes sociales, apuntando contra la Metropolitana.

“Esa metodología -la de abrir las puertas a patadas- nos remite a épocas pasadas. Las dos marcas sobre la pintura blanca traen, además, el sello inconfundible de los borceguíes. La confirmación de que no se habían llevado nada despeja cualquier duda”, remarcó la ex presidenta luego del ataque.

En ese sentido, recuerdó además que “unos días antes de este episodio” la Policía de la Provincia de Santa Cruz “identificó en el puesto de control de ingreso a Río Gallegos, en Guer Aike, a seis oficiales de la Policía Metropolitana de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”.

Cristina consignó en su misiva los nombres de los efectivos que venían desde El Calafate: Leonardo Ariel Salazar, Juan Matías Pez, Ruth Elizabeth Vera, Gabriel Alejandro Isassi, Sergio Sebastián Sequeira, Mariela Fernanda Centurión.

“Los mismos sólo se dieron a conocer como tales, al comenzar el control respectivo con los canes sobre los rodados en busca de estupefacientes y/o armas de fuego. Manifestaron que no se habían presentado como policías desde un primer momento, ya que en Buenos Aires no suelen hacerlo por diferencias con la policía de la Provincia (supongo que se referían a La Bonaerense)”, detalló.

Ambito