Maestros en paro dicen no preocuparse por despidos

En su búsqueda por continuar movilizados en contra de la reforma educativa, pero también para conservar sus empleos, profesores que están en el plantón de la Ciudad de México dicen no preocuparse por las notificaciones de cese emitidas por las secretarías de Educación de Michoacán, Chiapas, Oaxaca y Guerrero.

La estrategia es que no se darán por aludidos de sus despidos mientras no reciban sus notificaciones en la mano y no sea personal de la Secretaría de Educación Pública (SEP) de sus entidades quien se las dé.

El organismo reporta que más de 4 mil 300 profesores que participan en el paro nacional indefinido de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) serán cesados por ausentarse cuatro días de clases en un periodo de 30 días; sin embargo, en el plantón de la Plaza de la Ciudadela, en la Ciudad de México, persiste la idea de que si los docentes evitan ser notificados, entonces mantendrán a salvo su empleo.

Los profesores se mantienen en el plantón, como Juan, de la región de Apatzingán, Michoacán, quien ayer cumplió 15 días de permanecer en el campamento. Dijo que forma parte del equipo que se encarga de la cocina y el comedor comunitario. Ahí reúne víveres y con sus compañeras prepara desayunos, comidas y cenas. Además, administra una regadera localizada en la misma carpa que la cocina de los que vienen de Apatzingán.

Juan está tranquilo. Asegura que a pesar de sus 26 días de no presentarse a dar clases no ha sido notificado del cese, por lo que piensa que cuando termine el paro y pueda regresar a Apatzingán, su trabajo como profesor de multigrado de preescolar lo estará esperando. “No me he dado cuenta de si estoy cesado o no, pero no les crean. Los maestros de Michoacán estamos en el plantón desde el día 15 [de mayo] y no les tenemos miedo: que vengan los ceses y los descuentos. Es un paro total, las escuelas están cerradas, esas notificaciones que ellos llevan no sé cómo las entreguen, van y las dejan por ahí y uno se entera por los vecinos”, dijo.

Mientras que el profesor Bernardo (maestro rural de educación indígena) está convencido de que sus 16 años de carrera en la sierra oaxaqueña lo protegerán del despido. Se siente orgulloso de sus estudiantes, la mayoría monolingües (que sólo hablan zapoteco, su lengua materna), él les ha enseñado a leer y escribir en castellano comunicándose con ellos en su lengua y diseñando estrategias. Llegó el martes al plantón en la Ciudad de México; se regresará el viernes.

“Se ha visto que las notificaciones han llegado por otros medios, por personas que nada tienen que ver, por ejemplo, taxistas, no puede ser así. Tiene que ser una persona oficial quien llegue y platique con las autoridades para notificar al docente. Si viene una persona ajena, no puedo recibirla [la notificación], simplemente no lo hago y punto, se acabó, porque al recibirla tengo que firmar, no firmo ni recibo nada”, señaló.

Los profesores han tenido que instalar sus baños públicos sobre alcantarillas, a las cuales les echan cal; se bañan en una cabinita elaborada con palos de madera y plásticos en uno de los jardines de la Plaza de la Ciudadela. Obtienen agua para cocinar y lavar de las tomas localizadas en la plazuela, así esperan resistir en este paro, a pesar de que la Ley General del Servicio Profesional Docente establece que si existen causas justificadas para sancionar a los maestros, la autoridad educativa deberá notificarles y darles un plazo de 10 días hábiles para que reúnan pruebas, le presenten su caso y se defiendan; la autoridad tendrá otros 10 días hábiles para analizar la situación y resolver.

El Universal


Maestros no idóneos conservarán empleos

Los profesores que hayan obtenido un resultado no idóneo en sus evaluaciones de desempeño magisterial conservarán sus empleos y recibirán capacitación para que les vaya mejor en la segunda oportunidad; mientras que aquellos que hayan obtenido resultados de suficientes a destacados no tendrán que preocuparse por el examen en los próximos cuatro años, así lo señaló el titular de la Secretaría de Educación Pública del país, Aurelio Nuño Mayer.

En una reunión con profesores en el marco de su gira por el estado de Coahuila, Aurelio Nuño Mayer reconoció que la evaluación generó dudas, angustias e inconformidades en los docentes.

Sin embargo, mencionó que los maestros que presentaron la Evaluación de Desempeño mantendrán su empleo y prestaciones, independientemente del resultado que hayan obtenido. También precisó que la estabilidad laboral de los profesores no está en riesgo y solamente quienes no se presentaron a la evaluación fueron separados del servicio.

Reiteró que los docentes que tuvieron resultado No Suficiente en la evaluación mantienen sus condiciones laborales, y son capacitados para una segunda evaluación.

CNTE se debilita

“Ya son casi 4 mil 500 los profesores y profesoras que han sido dados de baja por acumular cuatro faltas consecutivas, en los estados de Guerrero, Michoacán, Chiapas y Oaxaca”, afirmó el secretario de Educación Pública (SEP), Aurelio Nuño Mayer, al asegurar que el control de la Coordinadora de Trabajadores de la Educación (CNTE) se debilita porque miles de docentes (más del 90%) han abandonado el movimiento y han regresado a las aulas a dar clases.

Confió en que los mentores inconformes con la reforma educativa, quienes continúan en las protestas callejeras, vuelvan a su trabajo y no sigan manteniendo a los niños y niñas como rehenes, porque si no les pasará lo mismo que a sus compañeros y se quedarán sin empleo.

Respecto al evidente debilitamiento de la coordinadora apuntó: “Antes los líderes de la CNTE tenían una capacidad de poder movilizar 50 mil o hasta 100 mil personas, hoy no pasan de cinco mil o seis mil”.

Pulso


Escritores y académicos muestran apoyo a maestros disidentes

Escritores y académicos acudieron al plantón de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) que mantienen en la Plaza de la Ciudadela, donde se pronunciaron en apoyo del movimiento magisterial que desde hace tres años se ha movilizado en contra de la reforma educativa.

Acompañados por el escritor Paco Ignacio Taibo II, profesores disidentes señalaron que “está es una muestra más de que se han sumado a esta demanda de diálogo, no sólo educadores de diversos estados, padres de familia y alumnos, también organizaciones sociales, sindicales, así como intelectuales, académicos y escritores”, afirmó Francisco Bravo, ex secretario general de la sección 9 de la Ciudad de México.

Por su parte, el autor de Pancho Villa: una biografía narrativa, señaló que el gobierno tiene una “cerrazón brutal. Han tropezado contra una pared y no se dan cuenta que lanzan una reforma educativa que por más que la revises no tiene nada de educativa, es una reforma burocontroladora y represiva, que además va a crear instrumentos y aparatos que van a crear gasto burocrático”.

Agregó que los maestros disidentes “no están solos” y rechazó que, como afirma la administración federal, “no es una minoría. Eso es una broma, cuando el movimiento crece por todos lados, a pesar de la represión”.

Por ello, anunció que ante la creciente “represión” contra el magisterio, la “intensión es crear una asamblea de intelectuales de apoyo al magisterio”, pues enfatizó que el Estado mexicano “hoy es incapaz de dialogar. Sólo sabe dos cosas: leyes antipopulares y medidas represivas”. Y recordó que un país que “no protege a sus maestros, no merece la pena que se llame así”.

Previo al encuentro entre escritores y docentes, Bravo destacó que el magisterio disidente también ha reunido el apoyo de destacados intelectuales, entre ellos del ex rector de la Universidad Nacional Autónoma de México, Pablo González Casanova, quienes suscribieron una carta para solicitar al gobierno federal que se abra el diálogo con los educadores disidentes.

 La Jornada