En demanda de la liberación de los líderes de la sección 22 del magisterio oaxaqueño Rubén Núñez y Francisco Villalobos, y por la anulación de la reforma educativa, integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) bloquearon carreteras, avenidas y edificios gubernamentales en Oaxaca, Chiapas, Guerrero, Michoacán, Tabasco y Sinaloa.

A las 10 de la mañana de ayer maestros de la sección 22 de Oaxaca instalaron retenes en las principales vías de comunicación, donde detuvieron unidades de empresas trasnacionales –más de cien en uno de los bloqueos–, las cuales fueron liberadas en el transcurso del día al tiempo que se reabría la circulación.

Entre las rutas cerradas estuvieron la carretera federal Oaxaca-México y la Oaxaca-Puerto Ángel, a la altura del aeropuerto internacional de Santa Cruz Xoxocotlán. En el Istmo de Tehuantepec bloquearon el acceso a Salina Cruz, el crucero de Matías Romero que comunica con Veracruz y la vía que lleva a Chiapas.

En la capital del estado, un grupo de docentes cercaron por horas las instalaciones del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (Ieepo) y por la noche anunciaron que instalarían barricadas en el zócalo.

Insisten en una mesa de diálogo

En Chiapas, maestros de las secciones 7 y 40 del SNTE bloquearon el bulevar Belisario Domínguez, uno de los accesos a Tuxtla Gutiérrez, y otros puntos de la entidad, en apoyo al gremio oaxaqueño y con la insistencia de una mesa nacional de diálogo.

Manuel de Jesús Mendoza Vázquez, secretario general suplente de la sección 7, expresó que no bloquearon el punto conocido como La Pochota porque cuando llegaron ya estaban concentrados cientos de policías federales y estatales.

El gobernador Manuel Velasco informó que la policía detuvo a Néstor Caralampio López Aguilar, ‘‘tras ser identificado como el sujeto que vestía camisa amarilla y cortó el cabello a un grupo de maestras y maestros de Comitán el pasado 31 de mayo’’.

En Guerrero, un centenar de profesores de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación (Ceteg) bloquearon los accesos al Tribunal Superior de Justicia. Encabezados por la dirigente Antonia Morales Vélez realizaron un mitin y se retiraron después de las 15 horas.

Otra fracción de la Ceteg en Acapulco hizo bloqueos intermitentes desde las 12 horas sobre la carretera federal Acapulco-Chilpancingo, a la altura del poblado Xaltianguis. Ahí, Ana Elena Abarca Ramírez, secretaria de organización de la Ceteg, informó que en Iguala obtuvieron un amparo que suspende la acción del gobierno federal para despedir maestros notificados que no se presentaron a la evaluación.

Por otra parte, en Tabasco, se cumplieron cuatro días consecutivos de bloqueo a la carretera federal Villahermosa-Frontera por pobladores que apoyan a maestros de la CNTE, quienes insisten en su rechazo a la reforma educativa y demandan un diálogo nacional.

El fiscal del estado, Fernando Valenzuela, informó que abrieron una carpeta de investigaciones por la privación de la libertad de 10 reporteros el pasado viernes, así como la agresión al empresario Enrique Noceda Oramas, ex dirigente de la Cámara Nacional de Comercio en el estado.

En Michoacán, 300 integrantes de la CNTE tomaron la caseta de peaje de San Ángel Zurumucapio, de la autopista Pátzcuaro-Uruapan, con motivo del tercer aniversario de la muerte de ocho maestros que fueron arrollados por una pipa.

Dijeron que sus compañeros ‘‘murieron en la lucha contra la reforma educativa’’ y que ellos continúan en el mismo camino, ‘‘porque no se trata de un capricho sino de la defensa de los derechos laborales y de la educación pública de todo el país’’.

El dirigente estatal de la CNTE, Víctor Zavala Hurtado, se reunió con un grupo de legisladores locales para solicitar al Congreso de Michoacán emitir un pronunciamiento contra la ‘‘represión’’ de que ha sido objeto el magisterio durante las manifestaciones que actualmente se llevan a cabo en la Ciudad de México.

Finalmente, integrantes del Movimiento Magisterial Sinaloense protestaron contra la reforma educativa y por el despido de maestros en Sinaloa, durante el acto de inauguración de los Juegos Deportivos Nacionales Escolares de Educación Básica, que se iniciaron ayer.

La Jornada