La marcha encabezada por maestros disidentes detuvo su paso en las inmediaciones del Palacio de Bellas Artes, debido a que decenas de granaderos formaron una valla para impedir el avance de los manifestantes hacia el Zócalo capitalino.

Ante la imposibilidad de avanzar, la dirigencia de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) inició un mitin frente al Hemiciclo a Juárez.

Miguel Concha Malo, del Centro de Derechos Humanos Fray Francisco de Vitoria, leyó un pronunciamiento en apoyo al magisterio, en el que expresó un “ya basta” a la represión contra los docentes, “los maestros nos están solos, no los podemos dejar solos”.

En su mensaje suscrito por decenas de organizaciones de defensa de los derechos humanos, se demanda el cese de la violencia y el establecimiento de un diálogo verdadero con los profesores del país.

Demandó también la derogación de la reforma educativa y enfatizó que “Nochixtlán y la resistencia magisterial, a pesar de la muerte, a pesar de las balas, a pesar del sufrimiento se han convertido en el emblema de la lucha contra un régimen que a tumbos ha tenido que empezar a dar marcha atrás”.

En estos momentos continúa el mitin.

Al contingente se sumaron colectivos universitarios de la UNAM, UACM, UAM y del IPN, así como del Sindicato Mexicano de Electricidad (SME), del Frente Popular Francisco Villa y Movimiento Urbano Popular de la Ciudad de México.

También se incorporaron a la marcha un pequeño grupo de maestros y sindicalistas de Argentina y Brasil, quienes corearon consignas en apoyo a la CNTE.

Algunos jóvenes con el rostro cubierto que avanzaban con el contingente, realizaron algunas pintas con aerosol y provocaron a policías que resguardan edificios.

Dirigentes magisteriales afirmaron que hoy “también es un día de lucha y de protesta para exigir la abrogación de la reforma educativa y que el diálogo con el gobierno federal sea verdadero”.

La Jornada


Impiden paso a marcha de CNTE hacia Zócalo

La marcha organizada por la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) partió desde el Ángel de la Independencia sobre el Paseo de la Reforma.

Al arribar a Bellas Artes, a los manifestantes se les impidió el paso con una valla humana de policías capitalinos.

Los integrantes de la disidencia magisterial entonaron el Himno Nacional para que los uniformados les dejaran continuar la manifestación, sin embargo, por más de media hora los policías mantuvieron el resguardo de la entrada del Centro Histórico

El magisterio está acompañado por diversas organizaciones civiles, sindicatos, alumnos de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), y padres de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa, por lo que se espera una asistencia de unas tres mil personas.

La marcha de hoy podría terminar en el Hemiciclo a Juárez, toda vez que la Secretaría de Seguridad Pública evita que el contigente llegue al Zócalo.

Las demandas de los manifestantes son el alto a la represión hacia los maestros, la abrogación de la reforma educativa en defensa de la educación pública, la libertad inmediata de los dirigentes de la Sección 22, y el castigo a los responsables de los asesinatos ocurridos en Nochixtlán, la semana pasada.

Habrá distintos puntos de concentración donde arribarán los participantes como lo es la Glorieta de los Insurgentes, Metro Sevilla y en la esquina de Reforma e Insurgentes.

La Secretaría de Seguridad Pública desplegará un operativo de seguridad y vialidad para evitar que se registre cualquier acto vandálico y agilizar la zona por donde pase el contingente.

Además de la marcha de este viernes, el fin de semana tendrá tres movilizaciones más: la del orgullo LGBTTTI (lésbico, gay, bisexual, transexual, travesti, transgénero e intersexual); la marcha que convocó Andrés Manuel López Obrador, líder de Morena; y la de los padres de los normalistas desaparecidos de Ayotzinapa que se dirigirá hacia las instalaciones de la Procuraduría General de la República (PGR).

La Capital