Acuerda Segob con maestros mesa sobre Nochixtlán

El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, informó que tras siete horas de diálogo con la CNTE no pudieron llegaron a los acuerdos para distensar el conflicto magisterial en Oaxaca y Chiapas, sin embargo, dijo que se avanzó en generar las condiciones para resolverlo.

En un mensaje a medios, en la Secretaría de Gobernación, Osorio Chong llamó a la “corresponsabilidad” para que haya las condiciones de estabilidad y de tranquilidad, en las regiones que hoy sufren serias problemáticas, como los bloqueos al tránsito y al paso de los suministros de insumos para la población de Chiapas y Oaxaca.

“Pero sobre todo, de que miles de niñas y niños estén en riesgo de no completar su ciclo escolar”, afirmó.

Acompañado por el subsecretario, Luis Enrique Miranda; y el coordinador de asesores, Guillermo Lerdo de Tejada, el encargado de la política interna dijo que el gobierno federal generará una ruta con un planteamiento integral para solucionar el conflicto.

Para ello –agregó- se acordó la creación de diversas mesas para atender la problemática, entre ellas, una sobre Nochixtlán, donde se reunirán con víctimas y pobladores para atender sus demandas.

“El compromiso es la investigación, el tema de reparación del daño para los familiares de quienes perdieron la vida y para lo que hoy están todavía heridos, en diversos hospitales, y por supuesto, otros temas que ellos deseen plantear”.

Osorio Chong aseguró que en este segundo encuentro con el magisterio disidente dejó en claro que el tema de la reforma educativa no está dentro de la discusión para resolver el conflicto.

“La abrogación que ellos han planteado no es el tema que podamos atender, es un mandato constitucional, es una reforma hecha por los legisladores, y que está en implementación en todo el país”, señaló.

Maestros esperan seguir acercando posiciones

Después de un diálogo que se prolongó por más de siete horas, el encuentro entre la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) y la Secretaría de Gobernación (Segob) terminó esta madrugada alrededor de las 02:20 horas sin acuerdos en lo relacionado al tema educativo ni en lo político, y sin una fecha establecida para volver a instalarse.

Adelfo Alejandro Gómez, dirigente estatal de la sección 7 de Chiapas dijo en entrevista al término del encuentro que la Comisión Nacional Única Negociadora (CNUN) salió contenta “por Nochixtlán”, ello después de que la Secretaría de Gobernación acordó una mesa especial de diálogo con familiares de las nueve víctimas mortales del enfrentamiento entre simpatizantes de la CNTE y la Policía Federal el pasado 19 de junio. La mesa se dará el miércoles próximo a las 18:00 en las instalaciones de la Segob.

En el tema relacionado con las agendas de la Secretaría de Gobernación (distender el conflicto en Oaxaca) y de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (abrogar la reforma educativa) no hubo avances importantes; sin embargo, se seguirán construyendo las rutas entre ambas partes que permitan “acercar las posiciones” y dar solución al conflicto magisterial.

El tema que se tocó en la mesa de negociación no fue una agenda política sino la reforma educativa, señaló el líder del magisterio chiapaneco, quien señaló que este asunto no se resuelve “de la noche a la mañana” pues construir la transformación educativa del país requiere tiempo y voluntad política que se ha manifestado desde instalada la mesa.

“Mantenemos la disposición de ambas partes al diálogo para que podamos construir un acuerdo que nos permita llegar a solucionar este conflicto. Estamos en un proceso, no es algo todavía acabado, no es algo que se pueda resolver en unas cuantas horas. Seguimos manteniendo todos los mecanismos que nos ayuden a poder solucionarlo y eso pasa porque existan todas las posibilidades para volvernos a encontrar muy pronto, rápidamente”.

El Universal


La reforma educativa no está sujeta a negociación, advierte el presidente Peña

Ni la reforma educativa ni ninguna otra ley ‘‘está sujeta a negociación’’, aseguró Enrique Peña Nieto. Lamentó los hechos ocurridos el pasado domingo 19 en Oaxaca, durante las protestas magisteriales y que costaron vidas. Reafirmó: ‘‘Quiero decir que éste no es el primer evento en el que el Estado ha tenido que recurrir al uso de la fuerza pública para mantener el orden y la tranquilidad social’’.

Insistió asimismo en el pronunciamiento de su administración para realizar una amplia investigación sobre lo ocurrido en Nochixtlán, por parte de las autoridades y con la participación de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), para que se deslinde cualquier responsabilidad y sancionar a quien se deba.

Resaltó sin embargo que el gobierno de la República ha estado siempre en una actitud de diálogo y de buscar distender los ánimos que provocan violencia, desorden y caos en algunas partes del país.

En conferencia de prensa, horas antes de la segunda mesa de negociaciones entre la Secretaría de Gobernación (SG) y la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), Peña Nieto deseó –‘‘y para eso está trabajando el gobierno de la República’’– establecer bases que permitan dar solución a los puntos de diferencia con los profesores.

‘‘Sin embargo, para el gobierno lo que está muy claro y lo que es su deber es justamente aplicar lo que está en la legislación, el mandato que tiene la ley’’, y no está dispuesto a negociar ese ordenamiento ni ningún otro.

Con el primer ministro de Quebec, Philippe Couillard, tras un encuentro con la cámara de comercio e industria local, el presidente Peña fue interrogado por la prensa canadiense sobre los derechos humanos en México.

Señaló que México es un país –‘‘como no lo son todos’’– abierto al escrutinio de los organismos internacionales que velan por los derechos humanos y que se han creado instituciones, así como un andamiaje legal mucho más robusto para fortalecer la defensa de las garantías individuales.

Además, dijo, ha recibido más de 50 visitas en los pasados 15 años de relatores de diferentes organismos internacionales para conocer el estado que guarda esta materia y ha adoptado las recomendaciones y atendido de forma favorable más de 80 por ciento de las mismas.

Se hace la tarea –dijo– para erradicar la raíz de los problemas en materia de derechos humanos, si bien ‘‘al tiempo que reconocemos estos avances también es de admitir que efectivamente nos falta avanzar en esta asignatura y no estamos satisfechos en lo que se ha logrado. Pero estamos en la ruta y en el trabajo precisamente para lograr una mejor condición y por que haya un pleno respeto a los derechos humanos’’.

Respecto del conflicto magisterial, Peña Nieto subrayó: ‘‘Lo que no está el gobierno dispuesto a hacer es a negociar la ley. Ésta ni ninguna otra, no sólo la legislación educativa, ninguna está sujeta a negociación’’.

Lo que debe estar en el centro del debate, indicó, es que la reforma educativa alcanzó un alto nivel de consenso y respaldo porque se diseñó para dar una mejor preparación, formación, un mejor futuro y oportunidad de incorporación al mercado laboral a la niñez y juventud mexicana. Dicha reforma tiene beneficios para el magisterio, pone a la escuela en el centro y presta especial atención al contenido educativo que deben recibir los alumnos.

‘‘Esta es la primicia central y sobre ésta evidentemente el gobierno siempre estará en la apertura para dialogar, para hablar, para escuchar posiciones, para escuchar las eventuales diferencias, para encauzar hacia dónde debe dirigirse lo de aquéllos que puedan estar en diferencia con lo que hoy está en la legislación’’, aseguró.

El presidente Peña confió en que los diálogos propicien un acercamiento y distensión del ánimo y ambiente que se vive particularmente en el sur del país, ‘‘y podamos tener nuevamente escenarios de tranquilidad y armonía’’.

El ministro Couillard respondió a su vez que trató con Peña Nieto el tema de los derechos humanos en México y tuvo intercambios abiertos con el mandatario mexicano sobre esa materia. ‘‘Nos ha indicado las medidas que están tomando en su país; yo creo que van por un camino muy bueno’’.

La Jornada