Profesores de los estados de Guerrero, Chiapas, Tabasco y Chihuahua marcharon ayer para exigir la liberación de los líderes de la sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) de Oaxaca, Rubén Núñez Ginez y Francisco Villalobos Ricárdez, quienes fueron detenidos el pasado fin de semana.

Los de las secciones 7 y 40 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) de Chiapas bloquearon durante cinco horas tres puntos carreteros en Tuxtla Gutiérrez, para exigir la instalación de una mesa nacional de diálogo y alto a la represión y al terrorismo de Estado.

Por la tarde realizaron dos marchas de apoyo al movimiento magisterial: una de padres de familia y otra de estudiantes; ambas confluyeron en el centro de la capital chiapaneca, donde los mentores mantienen un plantón desde el pasado 15 de mayo.

En tanto, los maestros del Sindicato Único de Servidores Públicos de Guerrero marcharon desde el Centro Internacional Acapulco a la oficina de la Secretaría de Finanzas y Administración estatal, para exigir que el gobierno federal deje de aplicar descuentos a maestros disidentes a la reforma educativa.

Dirigentes del Sindicato Único de Trabajadores del Colegio de Bachilleres, de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero y padres de familia adelantaron que este miércoles realizarán dos manifestaciones: una en Chilpancingo y otra en el valle del Ocotito, situado 50 kilómetros al sur de la capital guerrerense.

En Villahermosa, Tabasco, el gobierno estatal, maestros y padres de familia empezaron una mesa de diálogo en la que funge como mediador el obispo de la entidad, Gerardo de Jesús Rojas López, a fin de destrabar el conflicto derivado de la reforma educativa, por el que pobladores mantienen bloqueada la carretera federal Villahermosa-Frontera desde hace cinco días.

En la capital de Chihuahua y Ciudad Juárez, maestros del movimiento Resssiste, afines a la CNTE, fueron apoyados por primera vez por profesores de las secciones 8 y 42 del SNTE y marcharon con pancartas con consignas como:presos políticos, libertad y si tocan a uno nos tocan a todos.

La Jornada