Antonio Medina Trejo, académico de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y activista por los derechos de la libertad sexual; anunció que luchadores sociales de diversas entidades del país -sin detallar cuántos- se están dando cita en Aguascalientes para empujar el tema de apertura de derechos humanos a la comunidad lésbico-gay, tales como el matrimonio igualitario.

Medina Trejo señaló que el paquete de iniciativas presentado por Enrique Peña Nieto el 17 de mayo, Día Internacional de la Lucha contra la Homofobia, responde a muchos años de lucha de las organizaciones civiles, aunado con exigencias en el ámbito internacional de evolucionar en el reconocimiento de los derechos humanos.

“Lo retoma el presidente de la República de una lucha social de más de cuarenta años, es una posibilidad que estamos tendiendo como país en un momento coyuntural muy importante, en el que la sociedad civil organizada hemos impulsado para que esto se diera. No es fortuito, la iniciativa del presidente, realizada también a propuesta de naciones unidas que ha venido verificando que en México se vayan haciendo los avances sociales democráticos, además de la presión internacional, que tuvo mucho que ver en esta decisión del presidente de invitar a las organizaciones civiles y asumir que es una lucha de sociedad civil, no es una iniciativa presidencial.”

Agregó: “otros compañeros y yo venimos de diferentes estados del país, creemos que Aguascalientes es muy importante, que está en el centro y que tiene que dar el gran paso a una sociedad democrática abierta que respete todas las formas de convivencia humana. No podemos estar exentos de derechos, porque para cobrarnos impuestos sí somos iguales”.

Respecto a las diversas protestas que han tenido lugar en el estado por parte de grupos conservadores y religiosos en contra de los matrimonios igualitarios; Medina Trejo indicó que todos tienen derecho a expresar sus ideas, siempre y cuando no se incite a la violencia.

“En varios estados, no sólo aquí en Aguascalientes grupos de extrema derecha y conservadores han tomado las calles, han tomado espacios públicos. En un país democrático todo se vale, siempre y cuando no haya violencia, ni un lenguaje de incitación al odio, que ese es el problema, hemos visto expresiones homofóbicas, líderes religiosos consideran que la homosexualidad es una enfermedad, tema ya muy superado por la ciencia y por la visión de los derechos humanos. Que un jerarca diga que los matrimonios igualitarios son perversos y que no debemos tener derechos, viola un principio básico de respeto a los derechos humanos. Estamos en un momento de la histórica de nuestro país en donde no podemos darnos el lujo de violentarnos entre sectores sociales, porque la violencia criminal nos ha acechado tanto que como sociedad que quiere avanzar en derechos, no podemos violentarnos. Los niños y las niñas no copian la homosexualidad, la sexualidad de las personas es intrínseca. Lo importante es que todos tengamos derechos”.

Medina Trejo fue entrevistado en compañía de miembros de colectivos sociales como SerGay, Redefine, y otras organizaciones que pugnan por la libertad sexual.

La Jornada