Organizaciones de la sociedad civil de República Dominicana y Haití mostraron su satisfacción por la reactivación del diálogo entre ambos Estados, a los que exhortaron a definir en la agenda binacional con atención especial a la organización de los mercados fronterizos y la implementación del carné de Habitante Transfronterizo.

Ayer los primeros mandatarios de República Dominicana y Haití, Danilio Medina y Jocelerme Privert, acordaron retomar los trabajos para avanzar en la agenda común entre ambos países, durante una reunión que mantuvieron en el marco de la VII Cumbre de Jefes de Estado y de Gobierno de la Asociación de Estados del Caribe (AEC).

Las organizaciones valoran, de manera particular, que las conversaciones se reinicien en la coyuntura de procesos electorales en ambas naciones cuyo desarrollo condiciona el futuro de las relaciones entre los dos Estados y sus pueblos, informó la Comisión de Concertación Haitiano-Dominicana (CCHD) en un comunicado.

Haití “enfrenta el desafío de salir de la crisis electoral, marcada por la inestabilidad política y condicionada por la influencia de actores de la comunidad internacional”, señalaron en el marco de su quinto encuentro binacional desarrollado en el Municipio Comendador, provincia Elías Piña.

Asimismo, las entidades solicitaron a sus respectivos Estados hacer una evaluación del Plan Nacional de Regularización de Extranjeros (PNRE) y del Programa de Identificación y Documentación para los Inmigrantes Haitianos en República Dominicana (PIDIH), que permita establecer los resultados alcanzados en ambos casos, así como determinar factores y trabas que dificultaron extender su alcance y lograr metas pautadas.

También pidieron a los gobiernos de la isla establecer políticas que viabilicen a las personas migrantes ser documentadas y regularizadas en el futuro próximo.

Consideraron que tanto PNRE como el PIDIH “no llenaron las expectativas de una adecuada documentación y regularización segura, estable y permanente, lo que ha dado lugar a incertidumbres sobre la garantía de la documentación otorgada e intensificando la repatriación en la frontera haitiano-dominicana”.

Demandaron al Estado haitiano entrega la documentación a los inmigrantes inscritos en el PIDIH de modo que puedan encauzar sus procesos de regulación migratoria en República Dominicana.

Igualmente exigieron al Estado dominicano definir los criterios que garanticen categorías migratorias temporales y permanentes basadas en el arraigo histórico de los migrantes en la sociedad dominicana.

La CCHD está integrada por un conjunto de organizaciones de Republica Dominicana y Haiti Centro Bonó, Centro Cultural Dominico Haitiano (CCDH); Centro de Desarrollo Sostenible (CEDESO); Observatoire de Recherche sur les Rapports Elites-Populations et les Migrations (ORREM); Centro para la Observación Migratoria y el Desarrollo Social en el Caribe (OBMICA).

Asimismo, la Fundación Zile; Groupe d Appuiaux Rapatriés et Refugiés (GARR); Movimiento de Mujeres Dominico Haitianas (MUDHA); Movimiento Socio Cultural para los Trabajadores Haitianos (MOSCTHA); Red de Encuentro Dominico-Haitiano Jacques Viau; Reseau Frontalier Jeannot Succes; Sant Pont Haïti (SPA); Servicio Jesuita a Migrantes (SJM).

El Nuevo Diario