El magistrado fiscal Harry Díaz solicitó la detención preventiva del expresidente de la República y parlamentario centroamericano Ricardo Martinelli, como parte del proceso por la interceptación de las comunicaciones no autorizadas desde el Consejo de Seguridad Nacional.

En una nota dirigida el 24 de junio pasado al magistrado Jerónimo Mejía –en funciones de juez de garantías-, Díaz propone proceder con mecanismos distintos a la extradición de Martinelli –que actualmente tramita la Cancillería panameña- y solicitar una “alerta roja” para ubicar y detener al expresidente, con ayuda de Interpol.

Martinelli salió de Panamá el 28 de enero de 2015 y nunca ha comparecido personalmente a los procesos que adelanta la Corte Suprema de Justicia (CSJ) por varias denuncias presentadas en su contra. Sus abogados han dicho que se encuentra domiciliado en un condominio frente al mar en Brickell Avenue, Miami, Estados Unidos.

El pleno de la CSJ ordenó la detención preventiva de Martinelli el pasado 21 de diciembre, luego de que Mejía lo declarara “en rebeldía”, por no comparecer a una audiencia.

El 9 de octubre de 2015, Díaz presentó un escrito de acusación a Martinelli por la supuesta comisión de los delitos de inviolabilidad del secreto y el derecho a la intimidad, y contra la administración pública (peculado).

Hace dos semanas, en un partido de fútbol de la Copa América Centenerario en Chicago, Martinelli le dijo a los periodistas que consideraba que la solicitud de extradición era “puro bullshit”.

La Prensa