La defensa de los 11 acusados en el marco del juicio oral y público por la masacre de Curuguaty destacó las diversas contradicciones que se fueron dando en el marco del proceso penal que inició el año pasado. La presentación fue durante los alegatos finales hechos por los abogados Pablo Aguayo, Amelio Sisco y Víctor Azuaga.

Además de refutar que en ningún momento existió pruebas científicas, tal como dijeron los agentes fiscales, recordaron que no se presentaron las grabaciones de conversaciones, ni las placas radiográficas de las víctimas para demostrar las lesiones que han sufrido.

En otro momento, lamentaron que se endilgue a la mujer paraguaya por el simple hecho de acompañar a su marido en la lucha por la tierra. “¿Dónde sino al lado de su marido van a estar las mujeres?”, dijo Aguayo al tiempo de lamentar que se haya dado un rol indigno y despreciable a las acusadas.

Por su parte, Sisco habló de las innumerables contradicciones en que han caído muchos de los testigos, de las armas usadas por los campesinos que eran viejas y no modernas, así como también de que la Policía era la que pretendía arremeter contra los campesinos y no que éstos hayan emboscado a los uniformados.

VIDEO PERDIDO

Uno de los puntos más llamativos de la investigación fiscal se relaciona a que nunca apareció una filmación que se hizo de un helicóptero de la Policía Nacional. Tras los hechos hace 4 años, en el mismo organismo policial se había indicado que existía un video que fue grabado desde la aeronave en el momento del enfrentamiento. Sin embargo, nunca apareció el material en cuestión, según organizaciones sociales que exigen la libertad de los acusados en el caso.

La Nación