Centroamérica está ‘al filo de la navaja’ por cambio climático

Centroamérica, por su ubicación geográfica, es una de las regiones más vulnerables a nivel mundial al cambio climático, un problema que no entiende de fronteras y que requiere de una lucha conjunta para mitigar sus efectos, máxime en una región, la centroamericana, que está “al filo de la navaja”.

Así lo advirtió en Guatemala el presidente del Parlamento Centroamericano (Parlacen), el nicaragüense José Antonio Alvarado, durante la inauguración del foro “Medio Ambiente, Cambio Climático, Seguridad Alimentaria y Nutricional”, que reúne a expertos nacionales e internacionales expertos en la materia.

Alvarado recordó que los pronósticos meteorológicos “más optimistas” auguran, para los próximos años, una subida de las temperaturas y un aumento en la frecuencia y en la intensidad de los fenómenos climatológicos, por lo que urge implementar una hoja de ruta que vele por un desarrollo “humano y sostenible”, y por fortalecer la integración.

La idea, arguyó el diputado nicaragüense, es “formar un concepto de ciudadanía regional”, respetuosa del medioambiente y de la biodiversidad: “No podemos seguir haciendo lo mismo de lo mismo. Tenemos que hacer transformaciones serias” y, en este proceso, “todos tenemos responsabilidades”, aunque diferenciadas, puntualizó.

Las consecuencias del cambio climático, explicó Alvarado, se dejan ver en la población centroamericana, donde hay una pobreza que afecta al 70 por ciento de la ciudadanía, y la realidad es que “no podemos seguir en un mundo con tantas diferencias”.

Por ello, aseguró que este foro tiene como principales objetivos fortalecer “una conciencia crítica” en la región, forjar una visión centroamericana, ístmica e insular para la COP-22, la conferencia de la ONU contra el cambio climático que se celebrará a final de año en Marruecos, y formular proyectos y acciones concretas, no solo discusiones y debates.

“El cambio climático, el medioambiente y la seguridad alimentaria y nutricional no son y serán palabras vacías, son palabras que llaman a la acción”, proclamó enfático Alvarado, quien avanzó que, si en 50 años esta problemática no continúa siendo una prioridad en las agendas de los Estados es porque las consecuencias se adelantaron a las respuestas.

Durante su discurso inaugural, el presidente del Parlacen también recordó la figura de la ambientalista Berta Cáceres, una líder indígena hondureña cuya vida “fue arrebatada” el pasado mes de marzo, pero cuyos ideales no desaparecerán jamás.

La ministra marroquí de Energía, Minas, Agua y Medio Ambiente, Hakima El Haité, quien también participa en la cita medioambiental, dijo que el cambio climático es el verdadero desafío mundial y que es necesario fortalecer las capacidades del Estado para luchar contra esta lacra, que no entiende de fronteras y cuyos efectos son “impredecibles”.

La Tribuna