La reciente publicación de imágenes satelitales dan cuenta del avance de la deforestación en la región Amazonas. Según el Proyecto Monitoreo de la Amazonía Andina (MAAP, por sus siglas en inglés), dicha actividad estaría asociada a la minería aurífera ilegal que se extiende a lo largo del río Santiago, ubicado en la provincia de Condorcanqui, en el extremo norte de la región.

De acuerdo a este organismo, la superficie de bosque perdida entre agosto del 2014 y agosto del 2015 ascendería a unas 8 hectáreas (área equivalente a 60 piscinas olímpicas). Aún no se han emitido imágenes de este año.

La minería ilegal avanza en la zona pese a las intervenciones estatales. César Sierra, encargado de la Oficina del Alto Comisionado para la Lucha Contra la Minería Ilegal, señala que se efectuaron tres interdicciones en el río Santiago durante los últimos dos años, y que la actividad minera es practicada por los propios pobladores. “En la última operación, en julio del 2015, detectamos que unas 200 personas de la zona practicaban la minería aurífera ilegal, básicamente del tipo aluvial. Lo hacen durante el período de vaciante [cuando baja el nivel del río]”, explica Sierra. En esta zona se emplea mercurio para el procesamiento del oro.

La producción diaria promedio fluctúa entre 40 y 100 gramos de oro, según estadísticas del MAAP.

Una vez extraído el mineral de la zona, es transportado por vía fluvial hacia la ciudad de Bagua y posteriormente por tierra hacia la costa norte, principalmente Chiclayo, donde es comercializado.

El Comercio