La CNTE y Segob acuerdan otro diálogo que no incluirá anulación de la reforma educativa

Tras unas cinco horas de reunión, el gobierno federal y los integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) acordaron una segunda mesa de diálogo, el lunes 27 de junio a las 18:00 horas, en la que establecerán una agenda que no implicará la anulación ni modificaciones a la reforma educativa.

“Encontramos planteamientos que no lastiman a la reforma educativa (…) De aquí al lunes se trabajará para definir a agenda, buscaremos construirla juntos”, dijo el titular de la Secretaría de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, en conferencia de prensa al finalizar la reunión.

El funcionario federal detalló que uno de los temas que se incluirían en la agenda es el de las órdenes de aprehensión en contra de los líderes del magisterio.

Cuestionado acerca de los bloqueos que realizan los integrantes de la CNTE, el secretario de Gobernación dijo que “del lado del gobierno nos quedamos con un buen sabor de boca (…) entonces la cordura, la responsabilidad es de ellos (…) creo que habrá una buena respuesta pero serán ellos los que lo definan“.

Osorio Chong dijo que durante la reunión “hubo todo tipo de planteamientos. Desde la reforma educativa hasta otros temas, pasando por Nochixtlán”. Respecto a ese último caso, el funcionario dijo que “se procederá en el marco de la ley” para deslindar responsabilidades.

Las peticiones de la CNTE

“Esta asamblea acuerda que la Comisión Política acuda a la mesa nacional (…) poniendo en el centro nuestra demanda de abrogación de la falsa reforma educativa (…) así como la exigencia de justicia por la masacre perpetrada en Asunción Nochixtlán y Hacienda Blanca”, acordaron este miércoles 22 de junio los integrantes de la Sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación previo a la reunión, de acuerdo con un reporte del diario Reforma.

El documento indica también que, tras la muerte de al menos 9 personas por el choque violento en Nochixtlán, se pedirían las renuncias del gobernador Gabino Cué, del secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño, y del director del Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca (IEEPO), Moisés Robles.

Acerca de lo ocurrido en Nochixtlán, la CNTE sostiene que murieron 11 personas. Las autoridades informaron que son 9 y que ninguno de los fallecidos eran integrantes del magisterio.

El secretario de Educación, Aurelio Nuño, dijo que no asistiría a la reunión de este miércoles pues en ella se tocarán solo temas políticos y no educativos, pues a reforma en la materia no esta a discusión.

Reiteró que la reforma educativa “es un proceso que continua y no se va a detener”.

Animal Político


Trabajadores de Salud se suman a maestros

Los maestros, tan solos, tan convertidos en demonios en la narrativa oficial, parecen contar con apoyos insospechados: ‘‘¡Maestro, aguanta, salud se levanta!’’, gritan miles de enfermeras, médicos y personal hospitalario. Salen a las calles como parte de una jornada nacional y con sus propias demandas, pero en sus gritos y sus carteles dominan las expresiones de apoyo a los docentes y la exigencia de justicia para Nochixtlán y Hacienda Blanca.

Al grito de ‘‘¡Salud gratuita, lo que el pueblo necesita!’’, los trabajadores sanitarios llegan al Zócalo oaxaqueño al mismo tiempo que una marcha de universitarios y otra de maestros. Hacen mítines separados, pero en todos hay palabras de solidaridad con los otros sectores.

Los integrantes de la sección 22 reinstalan el bloqueo en el punto conocido como Hacienda Blanca, donde el domingo pasado se registró un duro choque con la Policía Federal, con resultado de un joven muerto.

Los vehículos pequeños pasan a cuentagotas, pero el transporte de carga es echado a la orilla. La fila crece conforme avanzan las horas. La mayoría de los profesores permanecen a los costados de la carretera, enfrascados en especulaciones sobre las posibilidades del diálogo en Gobernación, programado para la tarde.

Hay pocas consignas, pero sobran los carteles y las mantas: ‘‘Gabino, perro asesino’’, es una de las dedicadas al gobernador que llegó al poder con el respaldo no tan velado de la sección 22. ‘‘Si no luchamos juntos, nos matarán por separado’’, se lee en un cartel colgado de un poste.

La indignación por los sucesos del domingo ha hecho que muchos docentes dejen atrás sus temores. ‘‘Aquí en los Valles Centrales muchos compañeros abandonaron su indecisión, que viene de las amenazas y las presiones de la autoridad, después del horror que vimos en Nochixtlán’’, dice el profesor Marcos José García, director de una escuela secundaria que goza de muy buena fama entre los padres de familia del centro.

Con una complicada vida interna desde siempre, la sección 22 no ha abandonado su lucha interior a pesar de los duros golpes recibidos. En líneas gruesas, se puede decir que existen dos grandes corrientes, cada una integrada por varios agrupamientos. La primera corriente, acuerpada alrededor de la figura del secretario general, Rubén Núñez Ginés, tiene, según sus adversarios internos, una visión localista e insiste en separar a Oaxaca de la lucha general de la coordinadora.

La otra expresión insiste en que la 22 no puede caminar sola, sino en el marco de las acciones de la CNTE.

‘‘Núñez decía que estaba en la coordinadora, pero en realidad no estaba’’, afirma un dirigente del bloque contrario. De cualquier modo, el liderazgo de Núñez estaba ya seriamente disminuido desde que en septiembre del año pasado la asamblea estatal determinó cambiar la comisión política, instancia no estatutaria que se ocupa en los hechos de la dirección del movimiento.

La más reciente serie de movilizaciones de la CNTE arrancó hace 38 días, el Día del Maestro, pero arreció en Oaxaca tras la aprehensión de Núñez Ginés, el pasado 12 de junio. La última racha cobró forma en 37 bloqueos dispersos en toda la geografía estatal; fue impulsada sobre todo por el bloque aglutinado alrededor de Núñez Ginés, a quien ni siquiera la detención del segundo de a bordo, Francisco Villalobos, había preocupado seriamente.

‘‘Él estaba muy confiado. Todavía el día que lo detuvieron les dijo a unos compañeros: ‘No se preocupen, si me detienen a mí, ¿con quién van a negociar?’’’, cuenta un dirigente magisterial.

La lógica del bloque de Núñez era que la nueva escalada abriría la puerta a una negociación local. ‘‘Pero esa apuesta se desvaneció cuando los pueblos irrumpieron en apoyo a los bloqueos y a la lucha magisterial’’. En las semanas recientes, ciertamente, los maestros han recuperado apoyos perdidos y ha ido sumando comunidades enteras, presidentes municipales y un sinfín de organizaciones.

Algunos apoyos resultan un tanto inexplicables (o no se explican por la mera solidaridad con el magisterio). Por ejemplo, los presidentes municipales del distrito de Tlaxiaco, la mayoría identificados con el PRI, firmaron un documento en el que demandan una mesa de negociación, condenan el uso de la fuerza pública y advierten que no atender el conflicto de los maestros ‘‘pudiera generar mayor descontento social’’.

En un pronunciamiento más, con los sellos de otras alcaldías de la Mixteca, se dice: ‘‘Si la reforma educativa es represión, no la queremos. Si la reforma educativa es sometimiento, no la queremos. Si la reforma educativa es a base de muertos y sangre, está muerta’’.

Los dirigentes magisteriales alzaron las cejas cuando vieron que la marcha de apoyo en Pochutla fue encabezada por el presidente municipal, Raymundo Carmona, a quien identifican como ‘‘gente de los Murat’’, a pesar de que formalmente es del PRD.

Los Murat también están presentes en los corrillos al lado de la carretera. Una maestra señala a otra una foto en la portada de un diario: ‘‘Alejando Murat pide diálogo incluyente’’. El gobernador electo, sin embargo, tomará posesión hasta diciembre. Y en un escenario como el oaxaqueño, cinco meses son siglos.

La Jornada


Congreso aprueba comisión especial para investigar violencia en Nochixtlán

La Comisión Permanente del Congreso de la Unión aprobó un acuerdo para conformar una comisión plural que dé seguimiento a los hechos ocurridos el 19 de junio de 2016 en Nochixtlán, Oaxaca

En el marco de un largo debate en la sesión de este miércoles, senadores y diputados condenaron enérgicamente los hechos ocurridos en Nochixtlán, donde fallecieron al menos nueve personas y hay más de un centenar de heridos.

“La Comisión Permanente condena enérgicamente los hechos violentos ocurridos en Nochixtlán, Oaxaca, y exhorta a las autoridades competentes a investigar los hechos referidos y se finquen las responsabilidades correspondientes”, destaca el acuerdo.

Asimismo, la Comisión Permanente expresó su solidaridad a las personas que resultaron heridas, y sus condolencias a los deudos de las personas fallecidas.

“La Comisión Permanente solicita a los titulares de Gobernación, de Educación Pública, y al gobernador de Oaxaca, remitan un informe en el que expongan las causas que generaron los hechos violentos; asimismo, informen sobre las acciones que se llevarán a cabo para reestablecer la gobernabilidad en Nochixtlán, Oaxaca”, se añade.

En tribuna, el diputado federal del PRI Jorge Carlos Ramírez Marín expuso que se debe investigar a fondo este caso y averiguar a quién le interesa agredir a los docentes y a los policías.

Juan Carlos Romero Hicks, senador del PAN, indicó que la investigación debe estar acompañada de la actualización de los protocolos de actuación de las fuerzas de seguridad, al tiempo que reiteró la necesidad de fortalecer el diálogo entre las partes.

Rocío Nahle García, diputada de Morena, dijo que el Congreso de la Unión debe ser la sede del diálogo entre el magisterio y las autoridades.

Aristegui Noticias


Noveno día de cierres carreteros

Profesores afiliados a la sección 22, integrantes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), padres de familia y organizaciones sociales continuaron este miércoles por noveno día consecutivo los cierres de carreteras federales en el Istmo de Tehuantepec, en repudio a la reforma educativa y para demandar resultados favorables en el diálogo que autoridades federales y dirigentes magisteriales sostuvieron ayer en la Ciudad de México.

Los bloqueos han generado pérdidas a comerciantes de la región, especialmente a vendedores de verduras del Mercado de Abastos 20 de Noviembre, de Juchitán, quienes aseguraron que viven una odisea para traer su mercancía desde el estado de Puebla.

Las carreteras bloqueadas son la Vía 180, en Juchitán, a la altura del Canal 33; en Tehuantepec, el puente El Caracol, que comunica al Istmo con la costa y la capital de Oaxaca, mientras que los cierres en Zanatepec y Matías Romero impiden la comunicación con Chiapas y Veracruz.

También siguen los bloqueos en Jalapa del Marqués y Tequisistlán, por donde pasa una vía alterna que sólo tiene espacio para vehículos pequeños, no para autobuses ni camiones de carga.

En Santa María Huamelula, profesores y padres de familia marcharon de la comunidad Tapanalá hacia la cabecera municipal, mientras que en Salina Cruz profesores se instalaron en el tramo llamado La Brecha.

Los manifestantes dijeron que empresarios del transporte público aprovecharon las manifestaciones para subir sus tarifas, con la intención real de hacer quedar mal a la lucha del magisterio.

Los profesores señalaron que particulares crearon un ‘‘clima de terror’’ en Salina Cruz en contra de la movilización de maestros, al saquear varias tiendas departamentales, y exigieron no manchar la lucha popular.

La Jornada


ONG y gremios se solidarizan con el magisterio y rechazan la represión

La condena a los hechos violentos ocurridos el pasado domingo en Nochixtlán, Oaxaca, y la solidaridad con el magisterio disidente del país fue la constante ayer por parte de diversos organismos internacionales y nacionales, los cuales hicieron un llamado al gobierno federal a negociar “de buena fe” lo relativo a la reforma educativa con la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), la cual es cuestionada también por diversos sectores de la sociedad.

Los sindicatos que integran la central obrera mundial IndustriAll Global Union y organizaciones de trabajadores del país se solidarizaron con el movimiento magisterial de México y emitieron una enérgica condena por la represión a que ha sido sometido este gremio, la muerte de al menos nueve personas y el que hayan resultado más de 100 heridos durante la manifestación que tuvo lugar en Nochixtlán, Oaxaca.

Exigieron al gobierno del presidente Enrique Peña que inicie de inmediato un diálogo y negociación “de buena fe” con la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) sobre la reforma educativa.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) saludó la creación de una mesa de diálogo entre el gobierno federal y el magisterio disidente, luego de condenar enérgicamente los hechos violentos.

En tanto, el Comité Ejecutivo Nacional del Partido de la Revolución Democrática (PRD) instruyó a su bancada en la Cámara de Diputados a que promueva la comparecencia de funcionarios locales, entre ellos el gobernador de Oaxaca, Gabino Cué, y federales para que informen sobre lo ocurrido.

Previamente, en una entrevista, el presidente del partido del sol azteca, Agustín Basave, dijo tener la impresión de que al mandatario estatal “lo apretaron, lo forzaron, lo orillaron, porque quien maneja (el conflicto o magisterial) al fin de cuentas es la Federación”.

En una misiva enviada desde Ginebra, Suiza, el presidente de la central obrera mundial, Jyrki Raina, sostuvo que los más de 700 sindicatos que la integran demandan que haya un juicio y castigo para los culpables de los asesinatos y agresiones.

En el foro Solidaridad latinoamericana contra el neoliberalismo, que tuvo lugar en el Sindicato Mexicano de Electricistas, dirigentes de gremios como la Central Única de Trabajadores de Brasil, la Unión Obrero Metalúrgica de ese mismo país y la Central de Trabajadores de Argentina se pronunciaron en apoyo al magisterio y exigieron la inmediata liberación de presos políticos.

El Frente Auténtico del Trabajo expuso que la detención arbitraria de los líderes del magisterio y la represión brutal emprendida contra este gremio, muestran que Peña Nieto quiere imponer la reforma educativa a “sangre y fuego”.

La Jornada