A dos meses del terremoto continúan la entrega de bonos y las demoliciones

Hoy, 16 de junio del 2016, se cumplen dos meses del terremoto de 7.8 grados Ritcher que destruyó las viviendas en seis provincias del país, y que provocó la muerte de 663 personas. Manabí y Esmeraldas, las más afectadas por el sismo, aún tienen gente en albergues y campamentos, así como casas y edificios por demoler.

Tras el terremoto ocurrieron otras dos réplicas de 6.8 grados cada una, que afectaron sobre todo estructuras al borde del colapso, especialmente en Esmeraldas, porque estuvo más cerca del epicentro de estos sismos. Por los tres eventos, se contabilizaron un total 85 532 personas afectadas en el país. Hasta el momento se han registrado 13 962 viviendas afectadas en las zonas urbanas y 15 710 en las rurales.

También se presentaron daños en 875 escuelas, 51 establecimientos de salud, el puerto y el aeropuerto de Manta y 83 kilómetros de vías, que hasta el momento ya están habilitadas a la circulación vehicular. En algunos tramos, como en la vía El Carmen – Flavio Alfaro, se refuerza la capa asfáltica y se realizan labores de mantenimiento.

Todos estos datos fueron proporcionados en el informe final elaborado por la Secretaría Nacional de Planificación (Senplades), para el proceso de reconstrucción. Para la recuperación del terremoto se necesitan USD 3 344 millones, que serán financiados en un 67% por el sector público y un 33%, por el privado.

En estas tareas, y de forma independiente, también intervienen universidades, organismos y fundaciones internacionales. La entrega de incentivos económicos desde los ministerios de Inclusión Económica y Social (MIES) y de Desarrollo Urbano y Vivienda (Miduvi) también continúa para las personas afectadas, así como para los cerca de 28 000 albergados en Manabí y Esmeraldas. En el Plan Reconstruyo Ecuador, del Miduvi, constan cinco tipos de incentivos. Según el Miduvi, tres se entregan desde el 3 de junio para la reparación y reconstrucción de viviendas en terreno propio.

El Comercio


Con una caminata se recordarán los dos meses del terremoto del 16 de abril en Ecuador

Con una caminata, los pobladores de la ciudad costera de Portoviejo rendirán este jueves un tributo a las víctimas del devastador terremoto de 7,8 grados de magnitud del pasado 16 de abril. Al cumplirse dos meses de la tragedia, se celebrará la vida para los sobrevivientes y se agradecerá al mundo por las muestras de solidaridad.

Este evento, denominado ‘Con Alma de Acero’, es organizado por el Municipio de Portoviejo y organizaciones civiles. A las 16:00 se iniciará la concentración en la explanada del estadio Reales Tamarindos y posteriormente se desarrollará la caminata de 2 kilómetros por el centro de Portoviejo. El acto culminará con un show artístico en la explanada del puente Puerto Real.

A las 18:58, hora en que ocurrió el sismo, se ofrecerá un acto religioso en homenaje a las 668 víctimas que dejó el desastre natural, que también ocasionó pérdidas materiales estimadas en más de 3.300 millones de dólares.

“La caminata es un tributo a los que se nos adelantaron, una celebración de la vida para los que sobrevivimos y un agradecimiento a todos los ecuatorianos y ciudadanos de diferentes partes del mundo por la solidaridad mostrada”, expresó Carlos Vázquez, vicealcalde de Portoviejo.

Lorenzo Voltolini, arzobispo de Portoviejo, durante una entrevista con una radio local hizo un llamado a la comunidad para que asista a este evento cívico para que demuestre que la ciudad está de pie después del sismo.

La gobernación de Manabí dispuso el apoyo de la fuerza pública, a fin de que garanticen la seguridad de los participantes de la caminata, que se prevé sea multitudinaria.

El terremoto, cuyo epicentro fue el cantón Pedernales, en el norte de Manabí, provocó destrucción principalmente en esta provincia, y en la vecina jurisdicción de Esmeraldas.

El gobierno ecuatoriano trabaja en planes de reconstrucción y reactivación económicas de las zonas devastadas, para lo cual introdujo una ley que busca por un año obtener los recursos para ese fin.

Andes