Por Camila Parodi

En el día acción global en pedido de justicia por Berta Cáceres, se realizará en Buenos Aires una convocatoria para exigir la conformación del grupo de investigación independiente como así también tender lazos de solidaridad con el pueblo hondureño en lucha. Marcha dialogó con Salvador Zuñiga, hijo de Berta y organizador del evento.

A tres meses del asesinato de Berta Cáceres Flores, referente de la lucha por la defensa de los derechos de los pueblos y la vida digna en Honduras y lidereza del COPINH, aun no se ha avanzado sobre los principales responsables de su asesinato. En ese contexto, se realizará hoy 15 de junio una acción global llevada a cabo por distintas organizaciones de Derechos Humanos, movimientos sociales y “personas de a pie”, tal como lo anuncia la convocatoria emitida por familiares y compañeros/as cercanas.

Desde distintos puntos del mundo se realizarán manifestaciones y convocatorias desde las que se exigirá la inmediata conformación del Grupo de Investigación Independiente que “de forma transparente, profunda e integral” investigue el asesinato de la hermana y compañera Berta Cáceres.

Salvador Zúniga es el hijo menor de Berta, desde hace unos años se encuentra en Argentina. Él, junto a su hermana, vino para refugiarse de la situación de represión y persecución que existe en Honduras especialmente con las y los jóvenes como así también con las y los militantes. Salvador, junto a diversos movimientos sociales, se encuentra impulsando la Comisión de Justicia por Berta desde la cual se proponen la permanente movilización para que el caso no quede impune.

Por eso, hoy en Buenos Aires se estará realizando una concentración en el Obelisco desde las 17 hs recordando a Berta en una actividad cultural con las voces y expresiones artísticas de luchadores y luchadoras que en defensa de la vida digna recordarán a Berta para convertirla en poesía, cantos y rabias.

En diálogo con Marcha, Salvador Zúniga actualiza la causa y las acciones que se realizaron desde el 3 de marzo, día en que le arrancaron la vida a Berta Cáceres, pero que también sin quererlo sembraron y multiplicaron su lucha.

-¿Cuáles eran las luchas, rebeldías y sueños de Berta Cáceres Flores?

Mi mamá entiende que el camino hacia un mundo mejor nos debe incluir a todos y todas, por eso, lleva múltiples ejes de lucha adelante. La lucha contra el patriarcado que asesina, que golpea; la lucha por entender a las mujeres como algo fundamental dentro de nuestra resistencia, como algo que nos nutre; la lucha contra el capitalismo que nos ha sacado nuestros territorios, que los ha vendido, que los explota y que a la vida no le da ningún valor; la lucha contra el racismo también, que hace que los pueblos tengan miedo por reconocerse como pueblos originarios. Por eso se entiende que todas estas luchas tienen que ir juntas, tienen que incluirse y ahora asumimos, justamente, todas esas luchas, con más fuerza, asumimos con esas luchas también su espíritu, rebeldía y resistencia y también dentro de esto entendemos, y ella también lo entiende así, que la espiritualidad es también fuente de fortalezas.

-¿En qué contexto se encontraba luchando en este último tiempo?

En este último tiempo se encontraba al lado del pueblo lenca, en resistencia frente a los megaproyectos hidroeléctricos que se han impuesto y en particular en la lucha del proyecto Agua Zarca, que es un proyecto que impone el exterminio, el saqueo, el desalojo hacia los pueblos, y se organiza dentro del COPINH (Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras) esta resistencia, y la lleva adelante mi mamá. Y se ha ido creando también bajo los lazos de la solidaridad. Esta lucha es re extensa, por eso se hizo tan grande y hasta ahora se sigue fortaleciendo. Y al hacerse tan grande y tan invencible esta resistencia, la manera de contrarrestar la propuesta de vida de los pueblos es con los asesinatos por parte de sicarios que están involucrados con la empresa que lleva adelante este proyecto hidroeléctrico; así también con el Estado de Honduras y así también con los bancos y las grandes corporaciones internacionales, que tienen presencia no sólo en Honduras sino en otros lugares de Latinoamérica.

Entonces, por eso se hace nuevamente tan importante y fundamental el entender esta lucha como una liberación de todos y todas, que implica la liberación de los pueblos lencas, la liberación de los pueblos de Honduras, pero así también la liberación de estas imposiciones por los pueblos de América Latina, y por parte de los pueblo del mundo que también llevan adelante procesos de resistencia similares a la lucha que lleva adelante la comunidad de Río Blanco, el pueblo lenca y el COPINH

-A partir de su asesinato decimos que Berta se multiplicó para nosotras… ¿Qué lectura haces de esa consigna desde la cercanía de ser su hijo?

El decir que mi mamá se multiplica, tiene mucha implicancia también para nosotros en lo espiritual ya que entendemos la vida como algo que más allá del cuerpo biológico sino que tiene que ver con el trasmitir la fuerza y ser parte de una luz al igual que nuestras ancestras y ancestros. Entendemos que mi mamá pasa a ser parte de esa guía. También eso se hace evidente cuando los pueblos seguimos en esa resistencia a pesar de las continuas amenazas y asesinatos, que tengamos esa fortaleza tiene que ver un poco con lo que ella nos trasmite.

El ver que diferentes pueblos del mundo sienten suya esa lucha nos hace entender que esa seña ha llegado a otros pueblos y justamente porque esta lucha es de todos y todas entonces entendemos eso como la seña de Berta, la seña de mi mamá, pero también creemos que asumirla implica un deber, implica también tener la capacidad de seguir adelante con su legado acestral de resistencia que ya tiene más de 500 años y seguir ser capaces de transformar esta sociedad a un mundo más justo.

-¿Actualmente cómo se encuentra la causa?

La situación frente al asesinato ha sido hoy silencio de impunidad, el proceso de investigación ha sido hasta ahora llevado adelante por el Estado de Honduras, que es un estado que ha participado en una serie de entregas de nuestros territorios que es continuación de un golpe de estado, que ha reprimido a los luchadores y luchadoras por un mundo diferente.

A mi mamá la encarceló dos veces durante la lucha contra el golpe de estado y ha estado también vinculado con el asesinato de las personas que se han opuesto a la imposición de estos mega-proyectos hidroeléctricos, y se encuentra profundamente vinculado también con estas grandes empresas transnacionales. Ese nexo que se tiene con esas grandes compañías ha sido evidente en todo el proceso de investigación, donde nosotros como familiares hemos sido dejados de lados absolutamente de la investigación, nosotros como familiares no sabemos ni siquiera en que día exactamente es asesinada nuestra madre.

Eso demuestra cuál es la situación de violación a los Derechos Humanos en la que se encuentra Honduras, así como también el hecho de que en menos de 24 horas después del asesinato se haya dicho que fue por un robo, que era por una lucha interna, por un crimen pasional y una cantidad de cosas que se dijeron que claramente eran falsas, pero lo decían como verdad para llevar las razones de ese asesinato hacia otra razón que no sea por su lucha contra estos proyectos de muerte.

-¿Y qué acciones se están llevando a cabo?

La lucha verdadera no ha sido fácil pero frente a esto, los pueblos nos hemos movilizado, hemos hecho acciones en todos los niveles posibles, desde las caminatas por las calles, desde las caminatas hacia las comunidades, desde el seguir compartiendo, seguir caminando; también acciones legales de las cuales el estado de Honduras no ha cooperado en ninguna. Por ejemplo, hemos hecho ya cuatro exigencias para tener acceso a la información como familiares, como víctimas y como miembros del COPINH y esto nos ha sido rechazado en todas las ocasiones.

Se han detenido a cuatro personas que ha sido producto de la presión internacional, de la solidaridad que ha sido fundamental en esta lucha, que se encuentran vinculadas con la empresa que está llevando adelante el proyecto hidro-eléctrico por el cual fue asesinada mi mamá, sin embargo la justicia no ha alcanzado, pero ni por cerca a todos los niveles posibles. Y también el estado de Honduras es responsable, por lo cual llevando adelante la investigación ellos no van a culparse a sí mismos. Es una serie de cosas que nos hace difícil poder esperar, y en realidad imposible, que la justicia real va a venir por parte del estado de Honduras, que es un estado represor.

-En específico, ¿a qué se convoca en la jornada de hoy y porqué es importante que vayamos?

Este miércoles 15 de junio estaremos llevando adelante el llamado a convocarnos en el Obelisco a las 17, y seguimos llamando y exigiendo una justicia verdadera que tiene como elementos el castigo a los responsables materiales pero también a los responsables intelectuales y eso tiene que ver también con que se instale una comisión independiente de investigación que hasta ahora el estado de Honduras la ha rechazado pero también implica que se saque de nuestros territorio el proyecto hidro-eléctrico Agua Zarca pero así como también el resto de los proyectos que se basan de la sangre y el miedo para imponerse.

Pero también nos movilizamos para encontrarnos, porque también es un momento donde nuestras luchas se unen hacia un camino que nos llama a todos y todas, es un camino para recordar que nuestra lucha es de alegría y esperanza, y también eso es que a pesar de que nos amenacen con las balas, nosotros tenemos la claridad de que vamos a seguir resistiendo porque contamos con el apoyo de los pueblos, con el apoyo de nuestros ancestros y que seguiremos resistiendo.

Por eso se hace tan importante para nosotros y nosotras que puedan asistir la mayor cantidad de personas posibles, porqué algo de lo que aprendemos es de la pluralidad de los pueblos.

Marcha