Este miércoles, 22 de junio, tuvo inicio el 1º Festival Internacional de la Utopía, en Maricá, estado de Rio de Janeiro. Se trata de un festival con diversas actividades culturales, intervenciones artísticas, ferias y debates. Durante el evento, que acontece entre los días 22 y 26 de junio, se estima recibir delegaciones de todo Brasil y la participación de jóvenes de 36 países, como Cuba, Vietnam, India, China y Venezuela.

El evento se inició con una mesa de apertura en la que estuvieron presentes el dirigente del Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) João Pedro Stedile; el intendente de Maricá, Washington Quaquá (PT); y la activista cubana Aleida Guevara, pediatra e hija del Che.

Siendo uno de los motivos del festival la necesidad de unir las fuerzas y mostrar nuevas alternativas para los pueblos, el discurso de Aleida Guevara, en clave latinoamericanista, se dirigió a cuestionar la fragilidad y fragmentación de la izquierda en la región, y manifestó que ese campo debe basar sus acciones en las demandas concretas del cotidiano de las personas, aprendiendo con las poblaciones mas carentes y con los pueblos tradicionales.

“Tenemos que ganar el respeto de quién nos escucha. ¿De que vale un izquierda que no es reconocida por el pueblo?”, cuestionó. Según afirmó, el error mas grande de las izquierdas de la región es dividirse en “pedacitos”. “Hay unos 20 partidos que se dicen de izquierda, pero que no se unen por los objetivos comunes. Si no juntamos nuestras fuerzas, no venceremos nunca”, dijo.

Siguiendo esta linea, Aleida criticó la postura de las fuerzas progresistas que ocuparon el Estado. “Tomamos el poder y no cambiamos las leyes creadas por la burguesía. Así, no conseguiremos hacer ninguna transformación profunda”, criticó.

Relaciones entre Cuba y EEUU

La activista cubana también mencionó el asunto de la reciente aproximación de los EEUU con Cuba, y la clasificó como una “utopía del enemigo”.

“Hace siglos, que ellos tienen la utopía de unirse a la isla. Es un sueño irrealizable. Y ahora están cambiando los métodos. Ellos percibieron que cometieron errores con el pueblo cubano, trataron la revolución cubana con un bloqueo criminal. Y ahora hablan de abrir nuevas negociaciones”, afirmó.

Según Aleida, una posible normalización de las relaciones entre ambos países sólo será posible con la extinción de la ley que facilita la permanencia de los ciudadanos cubanos ilegales, con el fin del bloqueo económico y con el cierre de la base naval estadounidense en Guantánamo. “Ellos tendrán que seguir soñando con esa utopía, porque de ninguna manera el posible acabar con la revolución cubana”, sentenció.

Ella definió a la palabra utopía como “el deseo de dar sentido a la vida y a la búsqueda por un mundo mejor, más solidario y más justo”.

Utopía

João Pedro Stedile, del MST, afirmó que el mayor desafío para los sectores progresistas es el cuestionamiento del modelo de Estado que se desea a partir de un debate que piense diferentes temas de forma relacionada.

Para el dirigente sin-tierra, el capitalismo enlató algunos temas, y la izquierda abandonó cuestiones como la cultura y el medio ambiente. “Una sociedad utópica es diferente de un sueño. es una sociedad basada en la justicia, en la solidaridad y en la igualdad”, dijo el dirigente.

Según el intendente de Maricá, Washington Quaquá (PT), la idea del festival surgió de la percepción de que es necesario unir las fuerzas y mostrar nuevas alternativas para la izquierda brasileña. “Mientras una persona morir por injusticias, el socialismo sigue vivo”, expresó.

Brasil de Fato