Las expectativas en materia económica de la firma del acuerdo de paz entre el Gobierno Nacional y la guerrilla de las Farc son bastante ambiciosas.

La Nación espera que esto le represente un aumento adicional en el crecimiento económico entre 1,1 % y 1,9 % anual, es decir, que en los próximos años el país podría crecer en promedio al 5,9 %. En 2015 el PIB de Colombia aumentó 2,7 %, pero venía de un alza de 4,7 % en el 2014.

Estas expectativas surgen de un estudio realizado por el Departamento Nacional de Planeación, DNP, el cual indicó además que el ingreso per cápita de los colombianos podría duplicarse en una década, es decir, pasar de US$6800 actuales a US$12.000.

Según Simón Gaviria Muñoz, director del DNP, la terminación del conflicto se reflejará en aumento de la inversión extranjera directa, repunte de la construcción, así como el mejoramiento de las actividades agrícolas, turísticas e industriales.

Los cálculos indican que la inversión extranjera podría triplicarse al año y llegar a US$36.000 millones, frente a US$12.000 millones anuales que llegan hoy.

“Habrá un incremento de la apertura y dinamización de las exportaciones con una mayor oferta de bienes y servicios para el comercio internacional. lo que le permitiría a Colombia alcanzar los US$65.000 millones sostenidos en el largo plazo”, explicó Gaviria.

Otro estudio realizado por Planeación Nacional indica que por cada año de paz, Colombia ahorraría $7,1 billones en degradación ambiental.

Esto significa que se evitan costos en recuperación de hectáreas deforestadas, en limpieza, pérdida de petróleo y servicios relacionados si cesan los derrames de barriles y menos gastos en salud debido al uso de mercurio, entre otras cosas.

Otras investigaciones del programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo en Colombia (Pnud) y del Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos (Celac) muestran que el fin del conflicto y la disminución de la violencia llevan a que los países dupliquen su PIB en menos de una década.

Por su parte, el ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, explicó que otro punto positivo para el país tiene que ver con la productividad, indicador que no ha crecido en los últimos años.

“El conflicto perjudicó el aprovechamiento de los factores de producción, como el capital, la mano de obra, el uso de la tierra, entre otros. Es por esto que no tengo duda que con la paz, el crecimiento económico de Colombia va a aumentar”, dijo.

Según el funcionario, hay varios estudios que sustentan que el conflicto ha generado un rezago de la economía nacional de aproximadamente un 1 % del Producto Interno Bruto (PIB) por año.

“Esos costos se miden en puntos del PIB, pueden ser 1 ó 2 puntos por año que ha perdido el país por el conflicto”, aseguró el titular de la cartera de Hacienda.

El gobierno de Juan Manuel Santos y la guerrilla Farc suscribieron este jueves en La Habana un histórico acuerdo para el cese al fuego bilateral y el desarme en Colombia, tras más de medio siglo de conflicto armado.
AFP.

¿Qué dicen los empresarios?

Según Cristine Riani, directora del Comité Empresarial del Valle, en materia económica no hay nada mejor que la paz.

Agregó que en la región se pueden potenciar muchas poblaciones que han sido golpeadas por el conflicto como Pradera y Florida o en el Cauca, donde hay un grupo empresarial importante.

“Con el conflicto había empresarios invirtiendo, si logramos la paz lo que se puede esperar es que las ventajas del departamento se potencien”, destacó la ejecutiva.

Por ejemplo, comentó que hay compañías con inversión extranjera situadas en el Valle que han expresado su interés de crecer para atender mercados externos. “Para eso hay que tener condiciones. Logrando avanzar en la paz podemos esperar ampliaciones de plantas y otras inversiones de multinacionales”, dijo Riani.

El Consejo Gremial ratificó su apoyo al proceso e invitó a “los actores políticos, económicos y sociales a adoptar una actitud constructiva y asumir posturas, aunque disímiles, respetuosas con la diferencia”.

El País