El gobierno ecuatoriano invertirá alrededor de 300 millones de dólares en la construcción de viviendas para residencia familiar en las zonas afectadas por el terremoto del pasado 16 de abril, informó este martes el presidente Rafael Correa.

“Los daños a viviendas son 550 millones de dólares y de esos no es que el Estado va a reconstruir todo (…) lo que vamos a cubrir está entre 250 y 300 millones de dólares que será el costo directo para el Estado en viviendas de primer orden”, indicó el mandatario en un encuentro con la prensa tras un extenso recorrido que realizó este martes en la costera provincia de Manabí, la más afectada por el sismo.

El mandatario aseguró que en cada vivienda se invertirá alrededor de 10.000 dólares y serán casas cómodas en las que las familias puedan vivir tranquilamente y que sean “para uso de la familia”.

Agregó que el Estado no reconstruirá viviendas más costosas, tampoco casas vacacionales, hoteles, centros comerciales, centros comerciales, entre otros negocios.

Para este miércoles está previsto que la Secretaria Nacional de Planificación y Desarrollo (Senplades) dé a conocer las cifras oficiales de los daños ocasionados por el potente sismo, de 7,8 grados de magnitud que causó más de 660 muertes.

Por su parte, el secretario encargado de la reconstrucción, Carlos Bernal, indicó que las primeras viviendas se entregarán en la primera quincena de junio, mediante un programa de reactivación de vivienda que contempla un bono de hasta 4.000 dólares para la reconstrucción de vivienda y un incentivo para la reconstrucción de viviendas en terrenos propios siempre que estos “no se encuentren en zonas de riesgo”.

Correa también manifestó que el Ministerio de Educación está construyendo 25 campamentos escolares provisionales en Esmeraldas y Manabí, las más afectadas por el sismo, en los que se prevé atender a más de 60 mil niños.

Andes