El organismo de conducción de la izquierda decidió por mayoría impulsar la reforma constitucional. Asamblea Uruguay no acompañó la resolución por considerar que no es el momento adecuado para embarcarse en un tema que llevará años de discusión.

Asimismo, se determinó que el mecanismo de la reforma se definirá en el Plenario Nacional a realizarse el próximo 10 de setiembre.

En tal sentido, la izquierda deberá optar por reformar la Constitución a través de la conformación de una Asamblea Nacional Constituyente integrada por todos los partidos políticos o juntar firmas para plebiscitar la propuesta junto a las próximas elecciones nacionales.
Propuestas

Entre los sectores del Frente Amplio existe acuerdo en que el proyecto de reforma debe contener diez bloques temáticos, ellos son: “Dignidad y derechos humanos; nacionalidad y ciudadanía; democracia y Poder Legislativo; Justicia y Poder Judicial; equilibrio y relación entre los poderes; ética y transparencia pública; descentralización y tercer nivel de Gobierno; el ambiente y su protección; integración regional e inserción internacional y modernización del derecho de propiedad incorporando las nuevas realidades.

Por otro lado, aún hay diversos aspectos de la propuesta de reforma que aún están para ser analizados.

En tal sentido, alguno de los temas pendientes de discusión son: Dignidad y derechos humanos; consagración constitucional del Sistema Nacional de Cuidados o de su contenido conceptual y relación entre empresarios y trabajadores en lo relacionado a la gestión de los medios de producción. Consagración constitucional del concepto de Renta Básica.

Otros de los aspectos se refiere a la “nacionalidad y ciudadanía”. Modificación  en la reglamentación del actual sistema de balotaje en las elecciones nacionales y separación de las elecciones nacionales y departamentales.

También deberá continuar discutiéndose sobre incorporación del concepto de Defensa Nacional al texto constitucional, de acuerdo a la normativa actual. En cuanto a democracia y Poder Legislativo, se propone ir hacia un sistema unicameral.

Con respecto a la Justicia y Poder Judicial, se propone la incorporación de la Justicia administrativa (actual cometido del órgano de creación constitucional Tribunal de lo Contencioso Administrativo) a la organización de Justicia.

Creación de salas especializadas por materia, incluida la materia constitucional o de constitucionalidad de las leyes.

Asimismo, se quiere impulsar la descentralización y tercer nivel de Gobierno. Además, existirá la potestad tributaria y autonomía fiscal de los gobiernos departamentales y locales. Se busca analizar la viabilidad del número de integrantes de las actuales Juntas Departamentales.

Críticas

Desde la oposición, el senador del Partido Nacional, Javier García, expresó en su cuenta de Twitter sobre la reforma constitucional: “Una de dos, o se tiene una ambición de poder muy peligrosa, o se está muy desnorteado para plantear como prioridad una reforma constitucional”,

García agregó que “en medio de un ajuste fiscal y gente preocupada por el empleo y la inseguridad, el Frente Amplio habla de reforma constitucional. No es fuego de artificio, es delirio”.

El legislador blanco también dijo que “salvo el Plenario del Frente Amplio, no hay uruguayo que hoy piense en reformar la Constitución. El poder se les pegó en las manos. El miedo a perderlo es evidente”.

La Red 21