Contexto Nodal
Hoy se cumplieron 22 años del peor atentado terrorista que sufrió la comunidad judía en Argentina, en el que murieron 85 personas y hubo más de 300 heridos. No hay detenidos por la causa.

Con distintos actividades y con la presencia del presidente Mauricio Macri en el acto central se recordo en Buenos Aires el aniversario numero 22 del atentado del 18 de julio de 1994 a la AMIA, que dejó 85 víctimas y numerosos heridos. Hubo renovados reclamos de justicia y esclarecimiento.

Se recordó hoy lunes en esta ciudad el aniversario número 22 del atentado terrorista sufrido por la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) que dejó 85 víctimas fatales y numerosos heridos, ocurrido el 18 de julio de 1994 y cuyos autores aún no fueron detenidos.

Al acto central realizado en el mismo lugar donde hace 18 años un coche bomba voló el edificio de la mutual judía aisitíó el presidente Mauricio Macri y en el mismo el presidente de AMIA, Tomás Saiegh, destacó el “gesto positivo” que tuvo Macri al dejar sin efecto el memorándum firmado con Irán, por el gobierno anterior y pidió “avances concretos en la investigación”.

En su discurso en el marco del 22 aniversario del atentado contra la mutual israelita, y tras destacar ese “primer gesto positivo”, Saiegh pidió al titular de la unidad especial de investigación AMIA, Mario Cimadevilla, y al ministro de Justicia, Germán Garavano, “avances concretos en la investigación” del atentado.

“Les pedimos al titular de la unidad especial de investigación AMIA, Mario Cimadevilla, y al ministro de Justicia, Germán Garavano, que la causa sea una prioridad de Estado. Sabemos que llevan poco tiempo en sus cargos, pero nosotros llevamos aquí 22 años y una triste realidad es no tener un sólo detenido”, dijo Saiegh.

El directivo fue categórico al reclamar que “se agoten los juicios para llevar a prisión a la conexión local”, y también “la resolución del caso sin mayores dilaciones, sin mayores excusas”.

Agregó que era “falso y mentira” que no había “nada” nuevo en la causa y que estaban “como el primer día”, porque “se sabe que ciudadanos iraníes y Hezbollah planearon el atentado”, lo que “está respaldado por la comunidad internacional, a través de Interpol”, dijo.

Saiegh recordó que también se cumple un año y medio de la muerte del fiscal especial para AMIA, Alberto Nisman, y dijo que es “realmente una vergüenza que un fiscal de la Nación a pocas horas de tener que declarar en el Congreso aparezca sin vida en circunstancias extrañas, y que la Justicia no haya podido dar una sola respuesta respecto de lo que sucedió”.

Ansur


La desazón y la esperanza – Por Mempo Giardinelli

Hoy lunes 18 de julio se cumplen 22 años del feroz atentado contra la AMIA y nuevas paradojas están a la vista: las dirigencias comunitarias judías no se pronuncian contra la invitación a neonazis a la Casa Rosada, de igual modo que en tiempos de Menem hacían la vista gorda frente a la tramada confusión que buscaba, y encontró, garantizar impunidad a los asesinos. Como ayer el Sr. Beraja, hoy el secretario de Derechos Humanos Claudio Avruj y muchos legisladores y funcionarios macristas judíos practican el mismo silencio inexplicable, inmoral.

La perplejidad y la rabia que eso produce en millones de buenas personas que son simples ciudadanos y ciudadanas que trabajan honradamente, coincide, de modo contundente, doloroso y atemorizado, con los múltiples datos y amenazas de lo que solemos llamar la realidad. Es un sentimiento que de diversos modos viene ganando al pueblo argentino, y sobre todo a quienes viven en las provincias, lejos del siempre exasperado microclima porteño. Amigos, colegas, lectores, gente de las más diversas extracciones, orígenes y residencias, informan a esta columna acerca de sus sentimientos: desánimo, desesperanza, desasosiego, bronca, frustración e incluso deseos de emigrar, como pareciera que está condenada a sucederle a una de cada dos generaciones argentinas.

La dirección ideológica que imponen los llamados “grandes medios”, que son los verdaderos enemigos de la democracia y la civilidad, viene triunfando en su perverso propósito: desalentar, desmotivar, sumir en la impotencia y la inacción. Esos sentimientos, perfectamente funcionales al gobierno macrista y a los intereses transnacionales, están destruyendo en pocos meses las pymes, el empleo y la producción nacional, sustituida día a día con basura importada.

La desazón que se expande, pegajosa, e impregna la piel de tantos argentinos y argentinas de bien, está siendo fabricada en usinas y redes sociales, en la telebasura cada vez más asquerosa y en la mentira sistemática del poder. Y lo hacen tan hábilmente que producen en la sociedad pasividad y pasmo en lugar de hastío y rebeldía. ¡Y vaya que lo saben hacer! Estos también leyeron a Chomsky, y aprendieron a joderlo.

Son maestros en la instalación de condenas mediáticas. Así confunden a la gente decente, la de trabajo y esfuerzo, el pueblo jodido y estafado mil veces que no logra saber en qué se diferencian, realmente, los millones de dólares del Sr. López, del Sr. Báez o de la familia Kirchner, de los millones de dólares del presidente Macri, el Sr. Caputo o el Sr. Calcaterra. ¿En que unos son mostrados en fotos en la primera plana de Clarín y La Nación, y los otros, seguramente muchísimos más, incalculables, están escondidos en Panamá, Bahamas y Suiza y aquí el aparato mediático los protege con silencio o minimizándolos?

La ciudadanía honesta sabe que la Justicia en la Argentina no condena, y si acaso alguna vez lo hace siempre hay cámaras amigas, o la mismísima Corte Suprema, para des-condenar. En cambio, acá los que sí condenan son los mentimedios. Los Sres. Lanata y Morales Solá sí condenan, como condenan los Sres. Wiñaszky y Majul y tantos más. Pero eso no es justicia. Aunque se crean o comporten como si fuesen jueces republicanos, en realidad son sólo, y apenas, operadores a sueldo de intereses antinacionales y antipopulares.

Claro que, aunque la desinformación y la reinstalada censura es la causa principal (en el Chaco, por ejemplo, Radio del Plata fue eliminada del dial hace dos semanas, y en todo el país se desinforma sobre la brutalidad en Jujuy), la verdad es que la desazón que se está generalizando es producto también de lo que esta columna sostiene desde hace varios meses: el incomprensible, absurdo y ahora se ve que suicida silencio de quien condujo el entusiasmante proceso nacional y popular de los últimos años. Silencio que ha provocado que las mejores figuras democráticas de recambio cedieran espacios a dirigentes desgastados y de nulo prestigio como los que hoy conducen el PJ y el Senado. E incluso dio pie a que sectores importantes de la militancia de base ahora estén desperdigados y algunos ilusionándose… ¡con el Sr. Massa!

El silencio, la desinformación y la mediocridad publicitada en la tele a toda hora hacen que la ciudadanía no se sienta representada por quienes votó. Ni los derrotados que hoy parecen un hormiguero pateado, ni los vencedores que se abroquelan detrás de vallas, policías y represiones porque en esencia, es obvio, no sólo desprecian a las clases medias y bajas sino que además les temen.

Lo que nos queda, ahora y apenas, es la nostalgia de un país que durante algunos años se pareció, o buscó parecerse, al que soñaron nuestros padres fundadores de 1810 y 1816. No era poco ni fue chico ese sueño, como tampoco fue perfecto, pero ahí en su durísima derrota está, piensa esta columna, la razón misma de la desazón actual del pueblo argentino.

Por eso es en la conciencia de ello y en la gravedad misma de la constatación –que es sano reconocer– donde está la posibilidad de recuperarnos como pueblo. No hay mucho que inventar en la política argentina. El camino no será otro que recuperar lo mejor del peronismo en sus ideales de Patria Justa, Libre y Soberana; lo mejor del radicalismo combativo capaz de romperse pero no doblarse como ahora; lo mejor del socialismo que enseñó Alfredo Palacios e incluso lo mejor del conservadorismo popular. Es decir, la inmensa mayoría del pueblo argentino que es trabajador, honrado, pacífico y está harto de chorros y mentirosos.

La frustración existe y es nuestra. De ahí la desazón. Entonces hay que asumirla, llegar hasta el fondo y tocarlo para dar la patada que nos reponga en la superficie. Sólo así se puede volver a nadar y a remar.

Página 12