Alcaldes piden protección federal por la inseguridad

La Asociación Nacional de Alcaldes solicitó al gobierno federal, a través de la Secretaría de Gobernación, la implementación “urgente” de un Protocolo de Protección que garantice la seguridad de los ediles en riesgo.

De 2003 a la fecha (julio 2016) han sido victimados 40 alcaldes en funciones, 7 electos y 32 ex alcaldes, dando un total de 79. Estas cifras contemplan los recientes atentados en las últimas horas de Ambrosio Soto Duarte, presidente municipal de Pungarabato, Guerrero, y Domingo López González, alcalde de San Juan Chamula, Chiapas.

“En la ANAC hemos realizado una clasificación de zonas de riesgo para ser alcalde. La Zona A (Riesgo muy alto), Zona B (Riesgo alto), Zona C y Zona D (Riesgo bajo).

“De acuerdo con esta clasificación los estados con más riesgo para los alcaldes son: Durango, Michoacán, Oaxaca y Veracruz. Seguidos por Chihuahua, Estado de México, Guerrero, Nuevo León, Tabasco y Tamaulipas y en menor medida Coahuila, Morelos, San Luis Potosí, Puebla y Zacatecas.”

A través de un comunicado, la Asociación dijo que se incluiría otros indicadores como el de amenazas, homicidios previos cercanos, regiones con delincuencia organizada y delitos de alto impacto, es determinar el grado de protección que requieran los Alcaldes y conforme a ello, establecer los recursos económicos incluyendo partidas en FORTASEG, humanos, materiales e inteligencia policial que deben incluirse por zona y en específico a quienes lo necesitarán, con prioridad a sus ciudadanos.

Milenio


Osorio Chong condena violencia contra alcaldes

El secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, condenó categóricamente los lamentables hechos de violencia ocurridos el fin de semana en Chiapas y en los límites de Guerrero y Michoacán, donde perdieron la vida dos presidentes municipales, Domingo López, de San Juan Chamula, y Ambrosio Soto, de Pungarabato.

Asimismo expresó sus condolencias y solidaridad a los familiares y amigos de los alcaldes e integrantes de los ayuntamientos que perdieron la vida. “Aunque por causas distintas, se trata de actos que simple y sencillamente no pueden ser tolerados en el país”.

Sostuvo que el gobierno de la República coadyuvará con los gobiernos estatales para identificar y detener a los responsables. Abundó: “Seguiremos trabajando coordinadamente con los poderes de la Unión y los otros órdenes de gobierno para avanzar en el fortalecimiento de las instituciones locales de seguridad”.

Osorio subrayó: “Hoy estamos llamados a hacer un frente común, para que ninguna autoridad local sea víctima de violencia, ni vuelva a ser cooptada o lastimada por los grupos delictivos. Tenemos que proteger a quienes trabajan en favor del país y para que lo puedan hacer bien en favor de toda la población y de todos los mexicanos”.

El secretario Osorio Chong manifestó lo anterior durante el mensaje que dirigió en la reunión nacional “La nueva agenda del desarrollo municipal”.

En ese acto privado, celebrado en la Secretaría de Gobernación, Osorio Chong dijo que en el mundo de hoy, los gobiernos municipales están llamados a ser agentes de cambio, más dinámicos y productivos; a convertir los desafíos de la diversidad cultural y geográfica en oportunidades, y actuar en lo inmediato, pero con visión de mediano y de largo plazo.

La labor del municipio moderno, subrayó, no debe centrarse sólo en la provisión de servicios sino sobretodo en la generación de soluciones.

La Jornada


En la última década van 78 asesinatos de alcaldes y exalcaldes

Michoacán es la entidad que registra el mayor número de asesinatos de alcaldes en el periodo 2006-2016, con 14 ataques, según cifras de la Asociación Nacional de Alcaldes (ANAC) y de la Asociación de Autoridades Locales de México A.C. (AALMAC).

Con el asesinato del edil perredista de Pungarabato, Guerrero, Ambrosio Soto Duarte, en una década ya suman 78 presidentes municipales, en funciones, electos o exalcaldes, que perdieron la vida por hechos relacionados con la delincuencia organizada.

Los últimos cuatro actos de violencia contra titulares de ayuntamientos fueron los de la alcaldesa de Temixco, Morelos, Gisela Mota, del PRD, el 3 de enero de este año, a un día de haber asumido el cargo; el alcalde Jilotzingo, Estado de México, Juan Antonio Mayén Saucedo, del PAN, el pasado 22 de abril.

El pasado viernes también fue asesinado el edil de San Juan Chamula, Chiapas, Domingo López González, y el domingo se dio el ataque contraa Ambrosio Soto Duarte, en territorio michoacano, en el que perdió la vida.

De los 78 autoridades locales víctimas de la violencia, detalla el documento de la ANAC y de la AALMAC, 41 alcaldes estaban en funciones, seis eran electos y 31 eran expresidentes municipales.

El estado que ocupa el segundo sitio de asesinatos de titulares de ayuntamientos es Oaxaca, con 12, y le siguen Durango y Guerrero, con ocho casos.

Los informes de esas asociaciones de munícipes –la ANAC, que aglutina a los alcaldes del PAN, y la AALMAC, a los ediles del PRD– destacan que el partido que encabeza la lista de presidentes municipales asesinados, en funciones, retirados y electos, es el PRI, seguido del Partido de la Revolución Democrática (PRD) y del Partido Verde Ecologista de México (PVEM).

También se destaca que entre los casos más sonados de ediles de Michoacán que perdieron la vida en ese periodo en actos ligados a la violencia del crimen organizado están María Santos Gorrostieta, alcaldesa de Tiquicheo, asesinada en noviembre de 2012 con huellas de tortura. La perredista y su esposo ya había sido víctimas de un atentado en octubre de 2009 y en enero de 2010.

Wilfrido Flores Villa, alcalde interino de Nahuatzen, del PRI, quien murió en febrero de 2013 en un supuesto accidente automovilístico sobre la carretera Acámbaro-Iramuco.

Gustavo Garibay García, alcalde panista de Tanhuato, quien falleció en el mes de marzo de 2014, en la puerta de su casa. En 2008 se presentó la muerte del alcalde priista Marcelo Ibarra Villa, de Villa Madero, Michoacán. En 2006 fue ejecutado el alcalde priista Vista Hermosa, Octavio Manuel Castillo.

Al respecto, la AALMAC puntualizó que la integridad de la autoridad municipal es un asunto de seguridad nacional, por lo que llamó a “no permitir que se llegue a puntos irreversibles como sucedió en otros países, que la seguridad se fracture y penetre al Estado mexicano”.
“Si verdaderamente queremos otorgar seguridad al país y a todos los mexicanos, debemos empezar por fortalecer la seguridad de las autoridades más cercanas a la ciudadanía”, pidió la asociación de alcaldes del PRD.

El Financiero