Autoridades antidrogas de Bolivia y Brasil reunidas ayer en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra concretaron un acuerdo para crear un Centro de Inteligencia Policial destinado a combatir el tráfico de drogas entre ambos países. A este convenio se sumará Perú, con lo que esta oficina será trilateral.

El convenio fue suscrito por el embajador de Brasil en Bolivia, Raymundo Santos Rocha Magno, y el viceministro de Defensa Social y Sustancias Controladas, Felipe Cáceres, en el marco de la IX Reunión de la Comisión Mixta Sobre Drogas y Delitos Conexos, que se desarrolló en la capital oriental. Además, este convenio contempla acciones de lucha contra el tráfico de armas, robo de vehículos, contrabando y trata de personas, entre otros, según publica hoy el diario La Razón en su edición impresa.

Cáceres explicó que el Centro de Inteligencia Policial estará integrado por policías de Bolivia, Brasil y Perú, y tendrá oficinas centrales en territorio brasileño, desde donde se dirigirá las operaciones en las zonas fronterizas de los tres países. “Las acciones de inteligencia y operaciones se realizarán de manera paralela en las fronteras de los tres países, con el objetivo de atacar el crimen organizado”, señaló.

La creación de un centro de inteligencia fue acordado en mayo pasado entre Bolivia y Perú en la localidad de Copacabana, como parte de las acciones para fortalecer la labor conjunta de interdicción y erradicación de coca ilegal en frontera común.

El embajador brasileño afirmó que todos los trabajados relacionados en la lucha contra el narcotráfico se efectuarán de manera conjunta. “Brasil tiene una frontera inmensa con Bolivia, entonces es importante la coordinación para el combate del tráfico de las drogas y delitos conexos (…) Decidimos intensificar nuestra cooperación en acciones de inteligencia a manera de potenciar los recursos humanos y materiales con miras a alcanzar a las organizaciones criminale transnacionales que actúan en nuestros países”, declaró.

La Razón