Boricuas salen a las calles en repudio a la junta de control fiscal impuesta por EEUU

Varios de los grupos que se oponen a la imposición de una junta federal de control fiscal en el País se congregarán hoy, frente a las instalaciones del edificio federal Federico Degetau, en la avenida Carlos Chardón, en Hato Rey, donde ciudadanos han montado un campamento de desobediencia civil, para realizar actividades de protesta en el marco del Día de la Independencia de Estado Unidos.

Una de ellas será un “Plenazo Combativo”, que ha sido convocado por músicos y que se realizará al medio día.

Asimismo, los artistas que organizaron la “Cena en Negro” o “Dîner en Noir” también se reunirán a las 2:00 p.m. frente a la instalación que alberga el Tribunal Federal. Esta actividad de protesta, que mezcla el arte y la resistencia, ya se realizó frente al Capitolio, en San Juan, el pasado jueves.

La actividad es una parodia a la “Cena en Blanco” o “Dîner en Blanc”, que se realizó el pasado 7 de mayo en San Juan, y pretende celebrar el funeral del Estado Libre Asociado (ELA).

Por otro lado, los ciudadanos que desde el jueves en la noche pernoctan a las afuera del edifico federal han emplazado a una “concertación bien masiva en el Campamento contra la Junta y contra la Colonia” desde horas de la madrugada de mañana.

Según la convocatoria que circula por las redes sociales, el grupo organizador del campamento solicita reforzar la presencia de personas. Asimismo, indican que realizarán actos “todo el día hasta por la noche”.

Estas no han sido las únicas actividades que se han realizado allí durante los últimos días, ya que también se han efectuado talleres educativos.

Además de las convocatorias a las actividades, los grupos piden la colaboración de las personas para que donen artículos como alimentos, agua y vitaminas, entre otras cosas.

El campamento contra la junta se instaló el pasado jueves cuando el presidente de Estados Unidos Barack Obama convirtió en ley el proyecto que establece una junta federal para controlar las finanzas e impulsar la reestructuración de la deuda pública de Puerto Rico.

El Nuevo Dia


Exigen seguridad a manifestantes que rechazan Junta Control Fiscal

La organización Amnistía Internacional Puerto Rico (AIPR) exigió ayer que se garantice la seguridad de los manifestantes, mayormente jóvenes, que han establecido un campamento frente al Tribunal Federal de San Juan en repudio a la aprobación de la Junta de Control Fiscal por el Gobierno de EE.UU.

Celebra García Padilla la aprobación de la Junta de Control Fiscal

“Exigimos que cualquier intento de desalojar el campamento se haga con pleno respeto por los derechos humanos de estos jóvenes que están expresando su sentir sobre una situación que preocupa a gran parte de la sociedad”, expresó Liza Gallardo Martín, directora ejecutiva de AIPR, en un comunicado de prensa.

Según detalló el organismo local, los manifestantes llevan desde el pasado miércoles en el campamento, el mismo día en que el Senado federal aprobó el proyecto de ley conocido como “Promesa” para poner solución a la crisis de deuda de Puerto Rico.

Sin embargo, el pasado viernes, un grupo de alguaciles federales acudieron al campamento y les advirtieron a los participantes que no podían quedarse en su ubicación actual y que se debían retirar.

“Entendemos que este grupo de personas quiere expresar su preocupación por la decisión de imponer una junta de control fiscal y que se está llevando a cabo de manera pacífica”, reclamó Gallardo sobre los manifestantes, que sobrepasan el medio centenar.
Las manifestaciones se han llevado a cabo las 24 horas y han incluido presentaciones musicales improvisadas, mayormente de raperos y poetas locales, quienes han expresado a través de canciones y recitales su rechazo a la junta de control fiscal.

“Expresarse públicamente y participar en manifestaciones es un derecho fundamental para poder reclamar sus otros derechos”, afirmó también en el comunicado Rubén Kondrup, coordinador de activismo de AIPR.

“Sin embargo, hemos visto como en Puerto Rico y muchos otros países, la protesta se trata como un acto criminal. Este es un asunto de mucha preocupación para Amnistía Internacional”, añadió Kondrup.

AIPR enfatizó en el comunicado que la desobediencia civil es una táctica que se utiliza en todas partes del mundo y mientras sigue siendo un acto no-violento la Policía y otros actores del Estado no deben utilizar fuerza contra los manifestantes.

“Los ojos del país están actualmente sobre este campamento y en Amnistía Internacional también estamos pendientes de los acontecimientos allí. Cualquier incidente de uso de fuerza excesiva e irracional sería totalmente inaceptable”, subrayó Gallardo.

La ley o “Promesa” crearía una junta de control fiscal sobre el Gobierno puertorriqueño que tendría más poderes que el propio Ejecutivo local, y podría incluso modificar las normas sobre salario mínimo y compensación de horas extra, lo que preocupa a algunos demócratas.

Primera Hora