Canciller Muñoz tras presentación de contramemoria ante Corte de La Haya: “Establece la verdad histórica”

El canciller Heraldo Muñoz presentó ayer ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en La Haya la contramemoria del litigio en el que Bolivia reclama una salida al mar, con la que demostrará la “verdad histórica” de que las partes no están obligadas a negociar esa solución.

“Creemos que es una contramemoria muy contundente que establece la verdad histórica, incluso con fuentes bolivianas y de otros países, y demuestra que no hay ninguna obligación de negociar con Bolivia”, indicó Muñoz en una entrevista telefónica concedida a Efe desde La Haya.

Chile presentó a la CIJ mediante este documento su respuesta a la demanda planteada en 2013 por Bolivia contra Chile para que el tribunal declare la obligación de Santiago de negociar un acceso soberano al océano Pacífico, que La Paz perdió en la guerra del Pacífico, a fines del siglo XIX.

El 24 de septiembre de 2015, la CIJ se declaró competente y con jurisdicción para dirimir en este caso.

El canciller destacó en especial que, durante más de cien años, el Gobierno boliviano “nunca planteó a Chile la existencia de una supuesta obligación de negociar, nunca”.

“Y recién se les ocurrió con la demanda marítima. Para nosotros esto es muy curioso y lo planteamos en nuestra contramemoria”, dijo.

Según dijo, “el argumento que tiene que quedar muy claro es que para que exista una obligación de negociar, tiene que haber un propósito explícito de acordar algo, cuestión que nunca sucedió en las esporádicas conversaciones que sucedieron entre Chile y Bolivia durante cien años”.

En ese sentido, aseguró que su país argumenta que esas conversaciones diplomáticas “no pueden haber permanecido abiertas, sin fecha”.

Preguntado por la decisión de Bolivia de llevar este asunto ante este alto tribunal de la ONU, Muñoz consideró que la demanda boliviana “es artificiosa, porque permanentemente lo que ha pretendido el Gobierno de La Paz es renegociar” el tratado de Paz y Amistad de 1904, que estableció los límites “de manera definitiva y perpetua de la fronteras entre los dos países”.

“Para encubrir este propósito de desconocer el tratado de 1904, buscaron esta supuesta obligación de resultado, y era el obtener un acceso soberano a través de territorios chilenos”, apuntó.

Según Muñoz, esa estrategia “no les funcionó, porque la Corte, en respuesta a la objeción preliminar, sostuvo que este caso no es sobre las fronteras establecidas en el tratado de 1904, y no sobre una obligación de resultado, porque la Corte no puede prejuzgar el eventual resultado de una negociación entre Chile y Bolivia”.

Para el ministro chileno, Bolivia tendría ahora que demostrar a la Corte “que sí existe una obligación de negociar”, algo que en su opinión hasta las autoridades bolivianas ven complicado porque “están diciendo que no hay seguridad sobre lo que pueda pasar”.

“Para Chile esto está muy claro, aquí no está en juego la soberanía territorial o marítima de Chile; aquí, lo que está en discusión, es si existe entre las partes una obligación de negociar”, indicó.

Muñoz explicó a Efe que en la contramemoria Chile ha explicado, “a través del análisis de los momentos históricos en que hubo conversaciones con Bolivia, que eso no existió porque nunca hubo un propósito explícito de llegar a un acuerdo”.

Por lo que respecta a la demanda chilena presentada el pasado 6 de junio ante la CIJ contra Bolivia por el uso de las aguas del Silala, en la frontera entre ambos países, a fin de establecer si es un río internacional, Muñoz dejó claro que son “dos procesos distintos”.

“El proceso del río Silala es un proceso mucho más técnico y acotado, donde lo que vamos a demostrar a la Corte es que éste es un curso de agua internacional, y como consecuencia, tienen que aplicarse las reglas del derecho internacional consuetudinario, que es el uso razonable y equitativo de esas aguas”, señaló a Efe.

En cambio, desde su punto de vista la demanda marítima de La Paz es “artificiosa” y “de carácter político”, que “busca cubrir el deseo de Bolivia de renegociar el tratado de 1904”.

Sobre los próximos pasos de ese caso, destacó que “en su momento la Corte verá los tiempos de una eventual réplica (boliviana a la contramemoria chilena) y una dúplica de Chile”.

El Mostrador


Rodríguez Veltzé: “La Haya es la que dirime, no Muñoz”

El agente boliviano ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, Eduardo Rodríguez Veltzé, afirmó ayer que ese alto tribunal de justicia será el que diga la última palabra sobre la demanda marítima y no el canciller chileno Heraldo Muñoz.

“En todo caso si (la contramemoria) se refiere a la postura chilena se debe entender que si no concuerda con lo que Bolivia ha planteado, simplemente hay que deducir que será la Corte (Internacional de Justicia) la que disponga quién tiene razón y no el canciller (Heraldo) Muñoz”, explicó el agente boliviano en una entrevista con radio Patria Nueva.

El equipo jurídico chileno entregó ayer su contramemoria a la Corte Internacional de Justicia sobre la demanda marítima boliviana, aunque el plazo fatal finalizaba el 25 de julio.

El jefe de la diplomacia chilena dijo que “la soberanía de Chile nunca estuvo en juego y que tampoco hubo la obligación de negociar nada con Bolivia” como estableció la Corte de La Haya cuando rechazó la objeción del vecino país en 2015.

El ministro de Relaciones Exteriores del país, David Choquehuanca, tomó las declaraciones de su par de Chile con calma y exhortó a los bolivianos a no caer en nerviosismo. “Se han anticipado y eso no nos tiene que preocupar o ponernos nerviosos”, dijo.

El Canciller del país trasandino dio un par de detalles sobre el documento e indicó que tiene declaraciones de “fuentes bolivianas” que darán a conocer su verdad histórica de los hechos.
El expresidente de Bolivia (2005) y actual agente ante La Haya recordó también que la memoria y la contramemoria son documentos con “contenido reservado”. “Si el Canciller (chileno) hizo una referencia (a la contramemoria) podría estar revelando algo que no está permitido”, aclaró Rodríguez.

El siguiente paso en la CIJ

El Canciller boliviano explicó que luego de que Chile haya presentado este documento, lo que sigue para Bolivia es esperar a que la Corte convoque al agente boliviano y luego traducir el documento al español para recién tener una reunión con la Dirección Estratégica de Reivindicación Marítima (Diremar) y autoridades del Gobierno.

“Una vez que nuestro agente tenga el documento (200 o 300 páginas), tenemos que traducir al castellano porque está en inglés”, indicó el Canciller.

Rodríguez Veltzé puntualizó que el Tribunal convocará a los dos agentes (Chile y Bolivia) a mediados de septiembre en caso de que se solicite “una segunda ronda de réplica y dúplica o se pasa directamente a las audiencias orales”.

Pese a todo, el agente de Bolivia ante La Haya tiene certeza del contenido de la demanda marítima. “Hemos presentado la evidencia suficiente y esperamos llevar con la mayor seriedad, no estamos para especulaciones”.

El proceso
Demanda El 24 de abril de 2013, Bolivia presentó su demanda ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en La Haya.
Audiencias Entre el 4-5 y 7-8 de mayo de 2015 se realizaron las audiencias públicas sobre excepciones preliminares entre Chile y Bolivia.
Competente El 24 de septiembre de 2015 la CIJ se declaró competente para el caso y rechazó la objeción chilena.
Anexos Chile presentó 166 páginas de legajos y anexos que incluyen mapas que supuestamente desvirtúan la demanda de Bolivia.

Página Siete