Crearían grupo para investigar delitos sexuales en el conflicto

En lo que se considera un hito sin antecedentes en la historia de los procesos de paz en el mundo, las delegaciones negociadoras del Gobierno y las Farc en La Habana presentaron este domingo los resultados del enfoque de género en los acuerdos alcanzados hasta la fecha por la mesa de conversaciones.

Una de las medidas anunciadas por las delegaciones es la propuesta para crear un grupo de investigación en la Jurisdicción Especial para la Paz dedicado a analizar los casos en los que existan delitos contra mujeres, niños y la comunidad LGBTI.

Este grupo, de carácter técnico, tendría, además, la misión de contribuir en la preparación de audiencias de género, especialmente en aquellos casos en los que exista violencia sexual contra estas poblaciones.

Según el documento divulgado este domingo por el Gobierno, “para estos hechos se obliga a atender las disposiciones especiales sobre práctica de pruebas en la materia incluidas en el Estatuto de Roma”.

En este mismo punto se reveló que los delitos en los que las mujeres se han visto afectadas “de manera específica y grave”, como el acceso carnal violento y otras formas de violencia sexual, así como el secuestro de menores de edad, el desplazamiento forzado y el reclutamiento de niños, no podrán ser amnistiables, es decir que quienes los cometieron tendrán que responder ante la justicia por estos.

Otra de las medidas anunciadas este domingo por las delegaciones es la creación de un grupo de trabajo de género dentro de la Comisión para el Esclarecimiento de la Verdad, la cual hace parte de los acuerdos suscritos. Con esto se busca poner en evidencia las formas diferenciales en que el conflicto afectó a las mujeres.

El documento contempla además que para las víctimas de desplazamiento que viven fuera del país se implementarán procesos colectivos de retorno con enfoque de género, que incluyan a todo su grupo familiar.

Para que las mujeres y la comunidad LBGTI puedan exigir el respeto de sus derechos y el cumplimiento de las disposiciones que hacen parte del enfoque de género, se contemplan facilidades para que puedan acceder a asesoría legal y formación especial.

“El acceso a la justicia tendrá medidas específicas para superar las barreras que dificultan el reconocimiento de los derechos (de estas poblaciones)”, indica la información divulgada por el Gobierno.

Los ejes temáticos

Además de las medidas frente a los delitos cometidos contra mujeres y población LGBTI, la incorporación del enfoque de género en los acuerdos alcanzados gira alrededor de otros siete ejes temáticos (ver infografía).

Entre estos puntos se encuentran el acceso y formalización de la propiedad rural en igualdad de condiciones; la garantía de los derechos económicos, sociales y culturales de las mujeres y personas con identidad sexual diversa del sector rural; la promoción de la participación de las mujeres en espacios de representación, toma de decisiones y resolución de conflictos.

También se prevén mecanismos para el reconocimiento público, no estigmatización y difusión de la labor realizada por mujeres como sujetos políticos; la gestión institucional para el fortalecimiento de las organizaciones de mujeres y movimientos LGTBI para su participación política y social, y la creación de sistemas de información desagregados.

Estos ejes de trabajo se formulan “en el entendido de que las infracciones al Derecho Internacional Humanitario y las graves infracciones a los derechos humanos son más graves cuando se cometen contra las mujeres y los niños”, aseguró María Paulina Riveros, líder del Gobierno en la subcomisión de género de la mesa de La Habana.

La subcomisión de género –conformada en septiembre del 2014– pretende crear condiciones para que mujeres y personas con identidad sexual diversa puedan acceder en igualdad de condiciones a los beneficios de la paz. Para esto, el equipo se encargó de revisar los seis puntos de la agenda de negociaciones con el fin de incluir el enfoque de género en cada uno de estos.

Este anuncio se convierte en un avance fundamental para conocer la forma como las mujeres y las personas con identidad sexual diversa serán reconocidas durante la implementación de lo acordado en Cuba con las Farc.

“El enfoque de género en los acuerdos es una conquista cuya validez irradia valores a la mesa de conversaciones”, aseguró, durante el anuncio, el jefe del equipo negociador del Gobierno en La Habana, Humberto de la Calle.

Además de los integrantes de las dos delegaciones, al acto asistió la directora de ONU Mujeres, Phumzile Mlambo-Ngcuka, quien se manifestó complacida y resumió su posición diciendo: “Las voces de las mujeres han sido la voz de la razón. Son la base para mantener la paz”.

El Tiempo


ABC sobre el enfoque de género en los acuerdos con las Farc

La Mesa de Conversaciones instaló en septiembre del 2104 la Subcomisión de Género, conformada por mujeres y hombres de las delegaciones del Gobierno Nacional y de las Farc, quienes, con el apoyo de expertas nacionales e internacionales, se ocuparon de revisar los acuerdos e incorporar en ellos un enfoque de género.

Esta perspectiva es un tema de igualdad. No se trata de sobrevalorar poblaciones específicas, sino que en la implementación del Acuerdo General y en el desarrollo de los programas de construcción de la paz, hombres, mujeres, homosexuales, heterosexuales y personas con identidad diversa, participen y se beneficien en igualdad de condiciones. Se trata de establecer medidas para garantizar que se superen las brechas sociales tradicionales que han marcado a la sociedad colombiana como desigual y estigmatizante.

La visión en materia de género, según quedo establecido, va más allá de un cambio en el lenguaje que debe ser incluyente y no sexista. Se trata de abordar de manera concreta en varios de los temas de los acuerdos, los problemas de fondo de las mujeres en el campo, en la participación política, en el impacto que tiene sobre ellas la violencia causada por el flagelo de las drogas ilícitas, de sus problemas como víctimas y de los riesgos que han enfrentado en el conflicto y los que podrán enfrentar en una etapa de post conflicto.

Punto 1: ”Hacía un nuevo campo colombiano: Reforma Rural Integral”

Según quedó expresado en los acuerdos, las mujeres rurales desempeñan un papel fundamental en la economía campesina. Sin embargo, se evidenció que no están en igualdad de condiciones con los hombres para la explotación y el desarrollo del campo. A raíz de esto, se incluyeron medidas para observar las necesidades específicas de las mujeres, como por ejemplo: acceso especial de las campesinas al fondo tierras, al subsidio integral y al crédito especial para la compra de tierras. Medidas específicas para lograr la formalización de la propiedad en igualdad de condiciones, representación equilibrada de hombres y mujeres en las instancia de alto nivel para la formulación de lineamientos generales de uso de la tierra. Se privilegió también el acceso a proyectos de economía solidaria y se incluye una perspectiva de género en el plan nacional para la comercialización de la economía campesina, familiar y comunitaria, promoviendo la autonomía económica y la capacidad organizativa de las mujeres rurales. Se contempló asesoría legal y formación especial para las mujeres sobre sus derechos y el acceso a la justicia, con medidas específicas para superar las barreras que dificultan el reconocimiento y protección de los derechos de las mujeres sobre la tierra. En temas de educación se prevé el acceso a becas con créditos condonables e incremento progresivo de los cupos técnicos, tecnológicos y universitarios en las zonas rurales.

Punto 2: “Participación Política: hacía una apertura democrática para construir la paz”

Se introdujeron medidas para facilitar el ejercicio del derecho a la participación de las mujeres en las instancias que aborden el tema de garantías para la oposición; para facilitar el acceso y la efectiva interlocución con las autoridades de todo nivel; asistencia legal y técnica para la creación, promoción y el fortalecimiento de las organizaciones y movimientos sociales de mujeres, jóvenes y población LGBTI. Protección especializada, individual, colectiva e integral para las mujeres elegidas popularmente y para las defensoras de derechos humanos y lideresas sociales, a partir de evaluaciones de riesgos específicas que consideren no sólo sus amenazas si no a su entorno, como hijos, padres y esposo. Realización de una Campaña Nacional de Cedulación Masiva, con prioridad en las zonas marginadas de los centros urbanos y en las zonas rurales, particularmente en las más afectadas por el conflicto armado.

Punto 3: “Solución al problema de las Drogas Ilícitas”

En el Programa Nacional Integral de Sustitución, se incorporará a las mujeres como sujetos activos de los procesos de concertación en la sustitución voluntaria, reconociendo su rol en los procesos de desarrollo rural. Además se fortalecerá su participación y las capacidades de las organizaciones campesinas de mujeres rurales para el apoyo técnico, financiero y humano. Para las mujeres que entren en los planes voluntarios de sustitución de cultivos de uso ilícito, se prevén medidas de atención inmediata para garantizar su sustento. En relación con el consumo de drogas ilícitas, el programa nacional de intervención tendrá un enfoque diferencial y de género para que las acciones que se implementen en materia de consumo respondan a realidades de las consumidoras y los consumidores, y tengan en cuenta la relación entre el consumo de drogas ilícitas y la violencia de género, especialmente con la violencia intrafamiliar y la violencia sexual.

Punto 4: “Víctimas”

Para que la “Comisión sobre el Esclarecimiento de la Verdad, la Convivencia y la no Repetición”, evidencie las formas diferenciales en que el conflicto afectó a las mujeres, se acordó la creación de un grupo de trabajo de género que contribuya con tareas específicas de carácter técnico y de investigación, como la preparación de audiencias de género.

Dentro de la Unidad de Investigación y Acusación de la Jurisdicción Especial para la Paz, se contará con un equipo de investigación especial para casos de violencia sexual. Para estos hechos, se obliga a atender las disposiciones especiales sobre práctica de pruebas en la materia incluidas en el Estatuto de Roma.

Con relación a los delitos en los que las mujeres se han visto afectadas de manera específica y grave, como el acceso carnal violento y otras formas de violencia sexual, así como la sustracción de menores de edad, el desplazamiento forzado y el reclutamiento de niños y niñas, se determinó que no serán amnistiables. Para las víctimas de desplazamiento que viven fuera del país, se implementaran procesos colectivos de retornos con enfoque de género, que incluya su grupo familiar.

Caracol


“La Paz de Colombia debe tener rostro de mujer”: ‘Iván Márquez’

Las Farc, según ‘Iván Márquez’, jefe negociador de esa organización guerrillera en los diálogos de paz, asumen como principio el reconocimiento de igualdad de género y reivindicación del derecho de la mujer y se comprometen a luchar por su materialización. Lea también: Equipo de investigación para violencia sexual, entre acuerdos del enfoque de género

Así lo indicó durante la socialización del enfoque de género en los acuerdos de paz este domingo en un acto el salón de protocolo El Laguito, en la Habana, Cuba.

Señaló que los acuerdos construidos en la mesa tienen ese propósito, “en todos y cada uno de los puntos están presentes reivindicaciones de mujeres colombianas, reparación a víctimas y fin del conflicto”, entre otros aspectos.

“El papel de las mujeres combatientes ha sido preponderante. La participación en fila desde nuestra fundación, ahora enriquecido con la experiencia de mujeres del pueblo colombiano”, dijo el jefe guerrillero.

Además, indicó que dentro de la “lucha de clases el género no es lo único y no basta con ser mujer para ser objeto de opresión; mujeres no sólo están oprimidas en su relación de género”.

También reconoció que se deben reivindicar los derechos de la población Lgtbi “buscando el ensamble de igualdad de género. Esto nos reta a estudiar a fondo el tema”.

Márquez, agregó que dentro de la visión de igualdad de genero , habrá que tomar un distanciamiento de “cualquier tipo de hemofilia” y elaborar un discurso claro sobre la interrelación de genero clase y raza.

“Las Farc asumen el reconocimiento, la igualdad de genero y la reivindicación de los derechos de las mujeres en la sociedad desde nuestra misma organización”, concluyó el jefe de la delegación de la guerilla.

El Pais


“Insultos contra expresidente Uribe no construyen democracia”: De la Calle a las Farc

En un mensaje en la cuenta oficial del Equipo Negociador en Twitter se le solicitó al grupo guerrillero evitar hacer ese tipo de comentarios.

Mucha molestia generaron en la delegación del Gobierno Nacional los mensajes publicados en las últimas horas por el comandante guerrillero Seusis Pausivas Hernández, alias ‘Jesús Santrich’ en los cuales se trató de “narcotraficante y paramilitar” al expresidente de Colombia, Álvaro Uribe Vélez.

En la tarde de este sábado el jefe negociador del Gobierno, Humberto de la Calle Lombana le pidió a los miembros de dicho grupo guerrillero que se abstengan de hacer ese tipo de comentarios, exigiendo al mismo tiempo respeto por el tipo de lenguaje utilizado.

“La Paz exige grandeza y respeto. Insultos contra expresidente Uribe no construyen democracia”: Humberto de la Calle (sic)”. Este fue el mensaje publicado en la cuenta oficial @EquipoPazGob tras las declaraciones de uno de los jefes negociadores de las Farc en el proceso que se adelanta en La Habana (Cuba).

El pasado jueves, ‘Santrich’ escribió en su cuenta de Twitter “se te olvidó q ordenarse (ordenaste) la masacre del Aro?” (sic), en referencia a un mensaje divulgado por el expresidente, el cual acompañó con una foto en la que figura sentado en un escalón arreglándose su camisa. En el tuit Uribe manifiesta: “En el Vaticano me pregunto si la falta de cárcel con elegibilidad a los responsables de masacres no es impunidad!” (Sic).

Esto generó una oleada de mensajes a los cuales el jefe subversivo respondió: “Nadie, así sea ciego, puede perder de vista q Álvaro Uribe, VARITO, es un narco y además paraco criminal (sic) (…) No hay peor ciego q el q no quiere ver. Uribe es un paraco (sic)”.

Se ha podido establecer que en la próxima reunión conjunta el Gobierno presentará una queja por estas declaraciones frente a los comandantes de las Farc.

El Espectador