Estados Unidos y Cuba celebrarán esta semana en Washington su segunda reunión sobre compensaciones económicas mutuas, por los bienes nacionalizados a estadounidenses tras la Revolución cubana y por los daños derivados del embargo, uno de los temas más complejos en el acercamiento bilateral.

La reunión tendrá lugar este jueves y viernes en Washington, según informó hoy la embajada de Cuba en la capital estadounidense en su cuenta oficial de Twitter.

Se trata de la segunda cita entre ambos países para hablar exclusivamente de ese tema, identificado por Estados Unidos como uno de los más espinosos en la nueva relación, después de la reunión preliminar celebrada en La Habana el pasado 8 de diciembre.

Cuba, en su último informe anual sobre el impacto del bloqueo que presenta ante Naciones Unidas, reclamó que los daños económicos por más de medio siglo de embargo estadounidense ascienden a 833.755 millones de dólares, según el valor del oro.

A precios corrientes, las pérdidas económicas suman 121.192 millones de dólares.

Por su parte, EEUU ha asegurado que unas 6.000 personas y empresas estadounidenses tienen reclamos hacia Cuba por las expropiaciones que se llevaron a cabo tras el triunfo de la Revolución cubana, por valor de 1.900 millones de dólares.

Esos reclamos, registrados por la Comisión de Liquidación de Reclamaciones en el Exterior (FCSC, por su sigla en inglés) del Departamento de Justicia, ascienden a precios actuales a casi 8.000 millones de dólares, incluyendo un interés anual del 6 %.

La mayor parte de las indemnizaciones que exigen compañías estadounidenses están vinculadas a expropiaciones llevadas a cabo después de que Fidel Castro llegase al poder en enero de 1959, como Coca-Cola, Exxon Mobil o Colgate-Palmolive.

En 1964, el Congreso estadounidense solicitó a la FCSC -que actúa como árbitro en litigios con gobiernos extranjeros y en liquidaciones de bienes extranjeros en EE.UU.- que determinase la validez y el valor de las compensaciones solicitadas por empresas estadounidenses a Cuba.

El proceso, que llevó seis años, se cerró con el reconocimiento de casi 6.000 reclamaciones por un valor total de 1.900 millones de dólares, que con los intereses han aumentado hasta los 8.000 millones de dólares.

Sin embargo, la ley 80 de Cuba sobre la Reafirmación de la Dignidad y la Soberanía Cubanas, de 1996, fijó que esas indemnizaciones tendrían que negociarse considerando las reclamaciones de la isla a EEUU por los daños ocasionados por las sanciones económicas impuestas a la isla.

Un alto funcionario del Departamento de Estado, que pidió el anonimato, dijo la semana pasada que ese tema es “una de las mayores prioridades” de EEUU en la nueva relación.

Cuba Información