En el marco de la plenaria del senado de la República la senadora Sofía Gaviria dejó una grave constancia sobre la situación de desnutrición en el municipio de Bojayá, en el departamento de Chocó, que deja 51 niños y 11 adultos indígenas muertos, en lo que va corrido del año, por enfermedades prevenibles, como malaria, diarrea, vómito y tos ferina, entre otras dolencias, en su mayoría sobrevenidas por desnutrición grave.

La parlamentaria hizo eco de los llamados hechos por los gobernadores indígenas de la región, según los cuales la situación es particularmente grave en los resguardos de Opogadó, Uva Ipogue, Pichicora y Alto Río Quía.

“No hay puestos de salud en los resguardos, y, en la cabecera municipal, donde sí los hay, no se atiende con diligencia a los indígenas ni hay personal que hable su lengua. Para recibir atención médica, los habitantes de los resguardos tienen que hacer recorridos en canoa o en lancha, que pueden tardar entre ocho y diez horas, lo cual se dificulta notablemente cuando hay que trasladar enfermos y cuando no se cuenta con los recursos para esos complicados desplazamientos”, aseguró la senadora Gaviria.

La senadora liberal señaló que se activarán puentes entre la Comisión de Derechos Humanos del Senado de la República y los ministerios de Salud e Interior, con el fin de plantear soluciones prontas. Gaviria también pidió que se conforme una comisión accidental del Congreso que revise la situación en el municipio.

WRadio