Nuevo modelo educativo no es una imposición, asegura Peña

El nuevo modelo educativo no es una decisión impuesta y por eso se someterá a consulta abierta, aseguró el presidente Enrique Peña Nieto.

Explicó que el objetivo de los foros y consulta que se harán sobre el Modelo Educativo y Propuesta Curricular para la Educación Obligatoria, presentados la semana pasada por el titular de la SEP, Aurelio Nuño, son para saber cuáles son los contenidos que se deben aplicar en la educación de la niñez mexicana.

Hay resistencias porque hay desinformación, dijo Peña Nieto, “pero es importante mantenernos firmes en la reforma educativa”.

Durante la ceremonia de entrega de reconocimientos a los docentes y alumnos más destacados del ciclo escolar 2015-2016, el mandatario explicó que aunque los maestros reprueben los exámenes no serán despedidos.

“El hecho de que presente su examen no supone que se le retiraría del servicio. El modelo está diseñado para dar un gran número de oportunidades, tiene tres, para poder mejorar su evaluación (…) así de generosa es la reforma, así de noble es este propósito de asegurar que los maestros estén debidamente capacitados”, destacó Peña durante el evento celebrado en Los Pinos.

El mandatario detalló que el modelo de evaluación también premia a los buenos maestros, ya que a partir del mérito personal pueden tener incrementos en su salario.

Además de la evaluación docente para mejorar las habilidades de los maestros, el Presidente explicó que el mejoramiento del modelo educativo y atender la infraestructura escolar son los tres pilares fundamentales de la reforma educativa.

En compañía del secretario de Educación, Aurelio Nuño; del líder del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, Juan Díaz de la Torre; y del presidente de la Asociación de Bancos de México, Luis Robles Miaja, Peña Nieto premió a los 32 alumnos mejor evaluados de cada estado y entregó mil becas a los niños con mejores promedios de sexto de primaria.

Milenio


Reforma educativa es “noble” y “generosa”, asegura Peña

Al recibir en Los Pinos a los alumnos más destacados de primaria, el presidente, Enrique Peña Nieto reivindicó una vez más la reforma educativa la que calificó de “noble” y “generosa” con el magisterio.

Adjudicó la reticencias a la desinformación de los alcances que tiene el nuevo modelo pues no se ha entendido plenamente el proceso de evaluación que, según dijo, otorga varias oportunidades para acreditar la capacidad del maestro para estar frente a un grupo de estudiantes.

Asimismo, subrayó que la reforma ha entrado en una segunda fase para transformar el modelo educativo, que permitirá la revisión de los contenidos de la educación. Para el presidente, la presentación que hizo la Secretaría de Educación Pública del modelo de educativo “no es una decisión impuesta, ni es un modelo impuesto de decirles esto es lo que se va a enseñar”. Se trata, dijo de “un trabajo preliminar, para ser discutido, para ser debatido pero se abre una gran oportunidad para que maestros, especialistas en pedagogías, pue aportar a la construcción del modelo educativo”.

Poco antes, Peña Nieto había escuchado el espaldarazo del presidente del consejo de Administración de BBVA Bancomer, Luis Robles a la reforma educativa.

El directivo bancario arremetió contra la disidencia magisterial que se opone a la reforma educativa.

Consideró que se trata de “un pequeño grupo de líderes y algunos grupos de interés, con motivaciones ajenas a la educación, que alteran la paz, la convivencia y la actividad económica de algunas regiones del país con el fin de evitar la implementación de la reforma educativa. Ya basta ”.

Robles censuró incluso la continuación del diálogo fuera del convocado por la SEP.

“Diálogo siempre, pero el diálogo legítimo sobre el modelo educativo debe tenerse en los foros convocados por el secretario (Aurelio) Nuño, mismos en los que todos podemos aportar. Quienes se autoexcluyan de participar en ellos y busquen derogar la reforma sin mas, claramente tienen un interés, aún así, las autoridades correspondientes han abierto un diálogo, y es lo correcto”, señaló.

Sin embargo, cuestionó que el magisterio disidente por un lado “quiera tener conversaciones y simultáneamente afectar la educación de los niños y jóvenes, asÍ como la paz, la actividad social, el desarrollo económico y el estado derecho y la prosperidad de los estados mas pobres del país. Eso se denomina simplemente extorsión, misma que es inaceptable”.

En su discurso, Peña Nieto describió el modelo de evaluación y reconoció que en pláticas que ha tenido con algunos maestros que se evaluaban por primera vez, éstos le confesaron que tuvieron temor, pero conforme han acreditado los exámenes, se ha valorado los alcances de la reforma.

En su oportunidad, el dirigente del Sindicato Nacional d e Trabajadores de la Educación, Juan Díaz de la Torre se pronunció a favor de la reforma, si bien dijo que se está en proceso de corregir algunas inconsistencias en su instrumentación.

La Jornada