Los diputados del grupo parlamentario del FMLN en la Asamblea Legislativa acusan al Gobierno de Estados Unidos de estar detrás de los recientes fallos de la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia, con el fin de deslegitimar la administración del presidente de la República, Salvador Sánchez Cerén.

El “diputado suplente” Damián Alegría, quien suplía a Medardo González, comentó esta mañana que es “bien probable” que Estados Unidos esté tras las sentencias. “Aquí no solo hay poderes nacionales, sino internacionales también, que están tratando de echar a perder el proceso de tener más control en toda América LAtina como ha sido lo tradicional en muchas décadas anteriores”, comentó Alegría.

Los legisladores Nelson Quintanilla y Santiago Flores señalaron que se busca llevar a cabo una especie de golpe de Estado “suave”, es decir sin violencia, y que existen sectores que lo están promoviendo, y para ello utilizan a la Sala de lo Constitucional. “Hay un proceso de judicialización que el imperio (Estados Unidos) quiere impulsar con este golpe. ¿Qué pretende la sala con este activismo judicial? Estas son prácticas de golpe suave. Es una práctica imperial”, comentó el diputado Quintanilla anoche, en el programa de entrevistas Debate con Nacho.

Mientras tanto, Santiago Flores, quien se desempeña también como quinto vicepresidente de la Asamblea Legislativa, aseguró que el significado oculto que se debe interpretar con las últimas resoluciones de la Sala de lo Constitucional es un mensaje de “No queremos gobierno electo democráticamente”. “Es parte del golpe”, sentenció.

La Prensa Grafica


Magistrados de la Sala quieren juzgar, legislar y gobernar: Movimientos sociales

“Fuera los magistrados, el pueblo está harto de sus jugadas”, con estas, palabras, representantes de organizaciones, sindicatos y movimientos sociales y populares exigieron, esta mañana, la destitución de los cuatro magistrados de la Sala de Lo Constitucional de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), quienes responden a intereses de poderes oligárquicos y no a las grandes mayorías del país.

Marielos de León, vocera de los movimientos y representante de COMPHAS, recordó que en El Salvador existen tres poderes del Estado que tienen sus facultades y sus funciones; “No es posible que cuatro fulanos que no los elegimos nosotros como pueblo, que no representan nuestros intereses, hoy quieran en este país ser Dios todo poderoso y omnipotente”, reclamó.

Y es que los diferentes movimientos sociales denuncian que las sentencias de la Sala de lo Constitucional, lejos de generar estabilidad y tranquilidad a la población salvadoreña, están generando desestabilización, hecho que rechazan puesto que los magistrados han convertido a la institucionalidad de la Sala en un instrumento desestabilizador de las políticas de gobierno en funciones.

“Los cuatro magistrados de la Sala, hoy quieren juzgar, legislar y gobernar en este país, no es posible que un fulano diga que ellos son gobierno en este país; gobierno en este país solo son tres alcaldes, diputados y presidente, porque los elegimos de manera popular”, enfatizó Marielos de León.

Para las organizaciones, los cuatro magistrados están convirtiendo al país en un caos, llevándolo a la ingobernabilidad, no solo ahogando económicamente al gobierno legítimo, sino también deslegitimando un poder que el pueblo salvadoreño ha elegido por voluntad popular.

“Nos guste o no, los 84 diputados suplentes son constitucionales, todo el mundo en este país sabe que cuando elegimos a los 84 diputados propietarios elegimos a los diputados suplentes, por lo tanto, no pueden ellos estar dictando la plana, cuatro tipos que no han sido electos democráticamente quieren venir a ordenar como dirigir el país, hay intereses oscuros y nefastos”, explicó

Ante esta situación, los movimientos sociales exigen que se destituya a los magistrados de la Sala de lo Constitucional, principalmente por hacer cumplir su misma sentencia, dado que ellos fueron electos con los votos de 13 diputados suplentes.

También hacen un llamado a todos los sectores populares a unificarse para exigir la destitución de los magistrados de la Sala, esto como resultado de sus sentencias, que afectan directamente a la población más vulnerable del país.
Y es que con el último combo de sentencias de la Sala de lo Constitucional se afectaron directamente los rubros de seguridad, economía, educación y salud, lo que obliga a que el gobierno busque la manera de sostener programas sociales a beneficio de la población.

“Como es posible que declaran los bonos por $900 millones de dólares inconstitucional, acaso es inconstitucional que vivan nuestros niños, que los niños y niñas tengan derecho a la salud, educación, vestimenta, si lo vemos en la práctica eso es lo que los magistrados de la Sala nos están diciendo”, recalcó de León.

Diario CoLatino