El Gobierno cubano anunció que “enfrentará restricciones en la economía” durante el resto de 2016 a causa de la caída de los precios internacionales del petróleo y del níquel.

La economía cubana también se ha visto afectada por “los incumplimientos” de la producción azucarera, dijo el ministro de Economía, Marino Murillo durante la primera sesión plenaria del Parlamento nacional.

Murillo aseguró a los diputados que a pesar de la falta de liquidez de la economía cubana “se mantendrán asegurados los servicios vitales a la población”.

Refirió Murillo problemas en la producción energética y aseguró que la situación “exige un estricto ahorro y un uso eficiente de la energía y los combustibles”. “Las disposiciones para enfrentar la actual situación evitarán los apagones a la población y las afectaciones a los servicios básicos”, aseguró.

También se mantendrán “el equilibrio monetario interno a partir de respaldar con todo lo posible la circulación mercantil minorista, así como las medidas diseñadas para aumentar la capacidad de compra del peso cubano y el programa inversionista vinculado al desarrollo futuro de Cuba”.

Dijo el funcionario que resulta “imprescindible” disminuir “los gastos líquidos, al máximo de las posibilidades, y explotar las numerosas reservas existentes en los inventarios.

Radio Habana Cuba