Una vez más Jesús Santrich, uno de los negociadores de las Farc en Cuba, la emprendió en contra del senador Álvaro Uribe Vélez, jefe natural del Centro Democrático. A través de redes sociales el jefe guerrillero una vez más sugirió que el expresidente es un “criminal”.

Al respeto, el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, dijo que hay que tratar de hacer una campaña a favor del plebiscito y una firma de los acuerdos en un clima de “tranquilidad, respeto y tolerancia”.

El Gobierno ha insistido en la necesidad de no adelantar una campaña de improperios en contra de quienes tienen ideas contrarias a los términos de la actual negociación de La Habana.

De hecho, el Gobierno llamó al Centro Democrático de Uribe a sumarse al trámite del Estatuto de la Oposición que está en etapa de elaboración en el Congreso de la República.

“Queremos la participación del principal partido de oposición que es el Centro Democrático. Necesitamos al uribismo para el cumplimiento y la implementación de los acuerdos”, sostuvo.

El ministro tiene la tesis que si la paz pasará a ser una realidad política y jurídica después del plebiscito, toda la clase política debe sentarse para ver cómo se construye la paz de la mejor manera posible para beneficiar a los colombianos.

La semana pasada el jefe del equipo negociador del Gobierno con las Farc, Humberto De la Calle, dijo que los insultos contra expresidente Uribe no construyen democracia porque “la paz exige grandeza y respeto”.

El Espectador


Pastrana tilda de “golpe de Estado” el proceso de paz y rechaza el plebiscito

En medio de la división interna que hay en el Partido Conservador por la postura que se tomará frente al plebiscito por la paz, el expresidente Andrés Pastrana hizo llegar una carta a la sede de la colectividad, en Bogotá, en la que les pidió a los integrantes del Directorio Nacional impulsar el “No” en la atípica jornada electoral que se hará para refrendar los acuerdos de La Habana.

“Ante el golpe de Estado contra el orden constitucional y la legalidad que se pretende rematar con un plebiscito espurio, he sostenido, al margen de la dirección del Partido, una posición de rechazo”, manifestó el mandatario desde Mozambique.

El texto llegó justo cuando los conservadores estaban reunidos con los negociadores de paz del Gobierno para definir su posición frente al plebiscito, ya que cuando la Corte Constitucional dio la bendición para la refrendación, se condicionó su postura a un encuentro con los plenipotenciarios para resolver algunas dudas.

“El chantaje implícito en la disyuntiva de ‘paz o guerra’ anunciada por el presidente Santos, reiterado hace unos días, ha marcado el tono de su convocatoria a las urnas. Sin embargo, las FARC, sus socios electorales, se deslindaron del pronunciamiento manifestando que ganen o pierdan en las urnas no volverán a la guerra. Paradójicamente, la guerrilla abrió así una puerta a la paz en torno a la necesidad de afinar los acuerdos pacíficamente en la eventualidad de una victoria del No”, dice la carta del exmandatario.

Pastrana arremetió contra del presidente Juan Manuel Santos y lo calificó de chantajista por decirles a los colombianos que la disyuntiva a resolver en las urnas era la de “la paz o la guerra”. Para el exmandatario, contrario a lo que dice el Gobierno, las FARC han “manifestando que ganen o pierdan en las urnas, no volverán a la guerra. Paradójicamente, la guerrilla abrió así una puerta a la paz en torno a la necesidad de afinar los acuerdos pacíficamente en la eventualidad de una victoria del No”.

La división en el conservatismo es tal, que incluso David Bargüil y Marta Lucía Ramírez están enfrascados en un cruce de trinos donde se lanzan acusaciones uno al otro por la posición del partido frente a la paz. La molestia de la excandidata presidencial está fundamentada en que el presidente del partido asistió al comité político que empezará el próximo lunes a impulsar el “Sí” en Cali.

En el pasado fueron aliados políticos, pero ahora empezaron las rencillas entre estos dos pesos pesados del conservatismo. El caso es que Ramírez no asistió al encuentro con los negociadores del Gobierno, y Bargüil le reprochó su actitud.

La carta de Pastrana fue leída por el expresidente del partido Omar Yepes, frente a Sergio Jaramillo, Humberto de La Calle, Óscar Naranjo y Jorge Enrique Mora, quienes no se pronunciaron después de oír la misiva.

El expresidente insistió en que el “Sí” no es la única opción en las urnas y que el Ejecutivo debe ajustarse a la realidad. “En esta hora de definiciones el Gobierno debe sumarse a la sensatez de sus socios para garantizar incondicionalmente a sus compatriotas que el certamen no desembocará en una tragedia si no se cumple en las urnas la voluntad del señor presidente Santos. El Gobierno no tiene por qué temerles a estas alturas, tras seis años de contactos y discusiones con las FARC, a los ajustes que en nombre de la paz de Colombia el pueblo en las urnas demande”.

Hay un sector que siempre ha estado con el presidente Juan Manuel Santos, y este jueves se podría conocer la posición del partido frente al plebiscito. Hay quienes indican que los integrantes de la colectividad podrían quedar en libertad para tomar su decisión, pero otros piensan que el partido debe actuar articuladamente por el “Sí” o por el “No”.

Lo cierto es que la carta de Pastrana deja entrever una coincidencia con las posturas que ha tenido el expresidente Álvaro Uribe, quien ha manifestado que si gana el “No”, sería la oportunidad para renegociar algunos puntos con los que, según él, no están de acuerdo algunos colombianos.

Semana