El partido mediático y el  judicial reemplazaron los golpes militares

En su extensa entrevista colectiva concedida a seis medios en Calafate –entre ellos Nodal-  la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner se refirió a diversos temas de la actualidad argentina, que sintetizamos a continuación:

La economía 

Nuestro gobierno había concebido al salario de los trabajadores no como un precio de la economía sino como un efecto dinamizador y organizador de la economía a través del consumo. Y ya se va a decir: esta es la etapa de la inversión y del consumo…sin consumo nadie invierte. (…) Pero cuando uno produce alimento, autos…primero es el consumo que garantiza al empresario que la inversión que va a hacer va a ser redituable, porque la va a poder colocar en el mercado interno o en el mercado externo a través de la exportación. Y hoy, en un mundo absolutamente sobreofertado, con grandes excedentes, todas las economías cualquiera sea su grado de desarrollo -hasta las más altas de tecnología y tecnificación hasta aquellas que producen bienes primarios-, tienen un excedente en su producción porque ha bajado el consumo en todo el mundo, producto de la crisis que no se resuelve, producto de que sigue habiendo una cada vez más desigualdad en la distribución de los ingresos que se extiende como una mancha de aceite en todo el planeta.

Además, con una política comercial de libre importación volvemos a ver los supermercados argentinos con naranjas de cualquier parte del mundo, frutas de cualquier parte del mundo, alimentos, cerdos, en fin…todo esto atenta contra el mercado interno. Esto no quiere decir que uno tenga una economía cerrada sino una economía que cuide a los productores, a los inversores y a las pequeñas y medianas industrias locales.

Retrocesos

Seguramente se deben haber cometido errores, debe haber cosas malas, pero convengamos que es un fenómeno que nunca se había visto. Y ojalá que todos los gobiernos de ahora en más, cuando terminen, puedan despedirse con una plaza llena de gente. (Pero)…sí, veo retroceso evidentemente en las libertades, y no puedo dejar de mencionar el caso de Milagro Sala, presa política y ahora también se han sumado otros militantes, otros dirigentes sociales, entre ellos también su esposo.

Otras características que comenzaron a desplegarse dando carta abierta a los despidos. Hoy el desempleo figura, junto a la inseguridad y la inflación, entre las principales preocupaciones de los argentinos. El desempleo no era un tema durante nuestra gestión de gobierno. Hoy la inflación y la variación de precios es constante. En los alimentos creo que debe estar superando el 50%, más allá de las mediciones. Creo que sí, hay un retroceso.

Buitres

Hubo tal vez una mala evaluación del gobierno entrante, en cuanto al resultado de su “negociación” con los buitres. Lograron ordenar al Congreso, casi haciendo fila y tomando distancia, para que votaran un acuerdo -muy malo- con los buitres. Pensaron que iban a llover los dólares a partir de este acuerdo.Y no, las inversiones se rigen por otras cuestiones: pese a que nosotros sufrimos un ataque feroz a nivel global financiero. Hay  tres patas fundamentales en todo este proceso que vive el mundo y, particularmente la región: una pata mediática, un partido mediático; un partido judicial y, por otro lado, un sector financiero que se expande como una mancha de aceite sobre el mundo y marca línea a estos otros sectores. Tuvimos un ataque en nuestra gestión por no querer llegar a pagar el 1600% en dólares, lo que excedía cualquier concepto usurario para entrar directamente en un despojo. Había división entre los partidos que podían acceder al gobierno, lo que alentó a que los buitres pudieran seguir exigiendo, porque hubo gente que les decía que si llegaban al gobierno, iban a arreglar con ellos y pagarles cualquier cosa. Me pregunto cuál hubiera sido la solución para los argentinos, si todos los partidos políticos que siempre hablaron mucho de unidad nacional, hubieran podido llegar a un gran acuerdo entre todos, para decir: cualquier sea el que gane lo que vamos a pagar, va a ser esto. Yo estoy absolutamente convencida que si hubiera sido la actitud de todas las fuerzas políticas, que no necesariamente necesitan tener un tinte progresista o de izquierda sino que bastaba con amar a su país y conciban a la deuda externa como uno de los principales problemas, sino el principal, que atravesó durante décadas nuestro país y la región, distinto hubiera sido.

Multipolaridad

Convengamos que es un momento complejo para el país en un momento complejo en el mundo. Los argentinos siempre estamos hablando como si fuera el planeta Argentina, como si estuviéramos aislados del mundo. Creo que todo (lo que pasa en el mundo) influye: la crisis de la deuda en Grecia, en España… el Brexit, la salida de Inglaterra de la Unión Europea, la situación global, la desintegración de los órganos regionales, Mercosur está muy debilitado, Unasur también, pero vemos que se debilita también la Unión Europea con la salida de Inglaterra.

Los BRICS se presentaban como una alternativa. Todavía tengo fresco el recuerdo de la presidenta Dilma Rousseff convocándonos, en Brasilia, a la Unasur y los BRICS, para conformar  el Fondo especial de los BRICS, que iba a ser una especie de fondo alternativo. Pero después hubo dificultades, obviamente las que conocemos en Brasil, Rusia también tuvo dificultades en su economía…Parecía surgir una multipolaridad más creciente en el mundo…pero ésta ha sufrido un menoscabo y tendemos nuevamente no digo a un mundo unipolar pero a algo que se le parece bastante. Esto no es bueno para nadie, ni siquiera para aquellos que aparecen como aparentes beneficiarios de ese resurgimiento de la unipolaridad, ¿no?

Frente Ciudadano

El 13 de abril nadie hablaba de tarifas, de gas y de luz, y recuerdo haber hablado, cuando se hizo aquél acto en Comodoro Py, de un Frente Ciudadano donde iba a haber una reconstrucción de nuevas mayorías ya no en base a como estaban alineados partidariamente sino a cómo iban a resultar agredidos o no por la política económica. Y hablé de la factura de luz, de gas y del chango del supermercado aquel 13 de abril, cuando no había ningún dirigente político que registrara esto. Estaban todos muy entusiasmados porque habían aprobado el acuerdo con los buitres y todo se iba a solucionar. Y esto no me convierte a mí en alguien visionario, clarividente o inteligente, sino simplemente en una persona que estuvo sentada ocho años en el sillón de la Casa Rosada y que sabía que cuando llegaran esos aumentos a los que nadie había prestado la suficiente atención, anunciados en fines de enero y fines de febrero, iban a ser un impacto fenomenal en la inflación, en la calidad de vida y en toda la actividad económica.

Acá hay una idea de que los subsidios eran para los morochos, para la gente pobre, para los negros, para los villeros, …como quieran llamarlos, para los cabezas como decían despectivamente…y no: los subsidios eran para toda la economía, para la pequeña y mediana industria y también para las grandes. Los subsidios eran salario indirecto para los trabajadores, la clase media, que podía consumir, que podía viajar, comprarse un auto o cambiarlo o comprarse una casa. Y esto no fue correctamente visualizado y recuerdo que el actual ministro de Economía dijo que el aumento era el valor de dos pizzas, cuando un periodista le preguntó acerca del impacto de las tarifas en la economía. Bueno fue algo más que dos pizzas. Ni siquiera de las más caras con morrones colorados, jamón y aceituna de toda clase, alcanza para pagar hoy una factura.

Y creo que hubo una muy mala evaluación de eliminar ingresos del Estado que pesaban sobre los sectores más concentrados de la economía y que tenían una alta rentabilidad, y se dibujó un déficit que no existía. ¿Reducir precisamente a los sectores como la minería, las retenciones, o a sectores altamente concentrados de producción primario, los famosos derechos de exportación?.

¿Provocar el shock?

Hubo un mal cálculo o falta de cálculo. O no: creo que tal vez lo que se quería era provocar un shock para después tener espalda para que entonces los trabajadores aceptaran cualquier tipo de salario por tener a perder el salario.¿Una suerte de precarización o flexibilización obligada por el temor a perder el salario y porque la plata no alcanza? ¿Fue provocar el shock? Más allá de las hipótesis o de las buenas intenciones, el resultado no ha sido el esperado. No ya el esperado por la sociedad, a la que le habían dicho que no iba a haber tarifazo, que no iba a haber devaluación, que no iban a perseguir a nadie, que no iba a haber despidos, que todo iba a ser mejor, hasta el fútbol se iba a conservar, el fútbol para todos … ni siquiera fueron los resultados esperados por el propio equipo, que se autodefinió a sí mismo como el mejor equipo de los últimos cincuenta años ¿no?

Bicentenario

Para mí la historia siempre ha sido muy importante como significante, pero no como relato o cuentito de lo que nos pasó, sino como comprensión, significación de lo que nos está pasando y de lo que nos puede pasar. Porque la historia no es un cuento acerca de quien fue, de cómo se cruzaron los Andes, si Mariquita Sánchez de Thompson cantaba el himno en un piano desafinado, o con rodete o no.. la historia tiene por lo menos para quienes militamos y hacemos de la política instrumento con el cual se puede cambiar el destino de un país y el destino de un pueblo. La historia también es una forma de saber por qué nos están pasando las cosas que nos pasan. Una de las cuestiones que yo siempre tuve como centrales y por eso la conmemoración del 25 de mayo de 1810 era muy importante para mí, para los argentinos, porque era propiedad de la historiografía liberal argentina, y porque el primer centenario había sido celebrado bajo estado de sitio con fuerte represión, con la Infanta de España,  que había venido a visitarnos y se paseó con su carroza por las calles en pleno estado de sitio, con hambre, con desocupación, con obreros presos, etcétera. Y a mi me empezó ya siendo senadora a entrar el bichito del bicentenario…que tenía que ser profundamente nacional, federal, popular, regional: de la integración latinoamericana. Los que escondieron la historia fueron los otros.

Colonia cultural

Los problemas que hemos tenido han sido parte de una subordinación cultural. La colonización militar y política de la que fuimos liberada por nuestros próceres fue sustituida más tarde por una suerte de colonización cultural por la cual el peronismo, yrigoyenismo, rosismo, lucharon mucho pero fueron luchas con avances cíclicos y retrocesos históricos. Porque nunca hubo una consolidación cultural de lo que los mismos movimientos populares promovían. Álvaro García Linera hablaba del “desclase de las clases bajas” cuando suben, cuando producto de las propias políticas que hacen los gobiernos populares terminan ascendiendo social y políticamente y no advierten que ese ascenso, más allá del esfuerzo personal que cada uno tiene para progresar,  es producto de las políticas de los gobiernos.

La historia cinematográfica hollywoodense es una máquina de transferir historia y cultura contada por ellos, obviamente. Vos ves la segunda guerra mundial y parece que la hubieran ganado los yanquis únicamente. Y cuando vas a los números, murieron 400 mil soldados norteamericanos y 26 millones de rusos entre población civil y soldados. Los que mejor han contado la historia han sido los que hoy dominan el mundo, y por eso es importante saber quién cuenta la historia y como se cuenta. No es una cuestión de relato y de épica. Es una cuestión también de cómo es la relación de fuerzas en el mundo.

Para terminar, sobre la angustia – lo que manifestó el presidente frente al Rey Emérito tengo una interpretación muy personal de esa frase. Creo que alguien que se psicoanaliza desde hace mucho en forma permanente y que fue criado por una familia muy pudiente y con un padre muy dominante, reflejó la angustia personal acerca de lo que puede sentir una persona que se sentía protegida, cubierta, en un ambiente, cuando le tocó independizarse de una figura paterna muy fuerte. Quizá tiene razón mi hija, y es el deseo de ser colonia, que es un deseo político.. Creo que esa interpretación y ese fenómeno de la angustia -que no es un sentimiento político patriótico histórico- hace alusión a una situación de carácter personal. La angustia por lo menos para mí tiene referencia a un estado de ánimo personal que a una interpretación política e histórica, sobre todo de una persona que no ha hecho de la política y la historia un leitmotiv.

Partido judicial

Creo que en el mundo está el un partido mediático que juzga públicamente, un partido judicial que es como espejo de ese partido mediático y un sector que interviene con estas dos patas fundamentales en la región:. En el caso de Brasil se vio muy fuerte la intervención de ese partido judicial, aquí también, y es más, durante toda nuestra gestión fuimos fuertemente intervenidos por el partido judicial. La ley de medios que fue un modelo contra la monopolización y la hegemonía mediática fue suspendida por el partido judicial, cuando quisimos pagar con reservas -como finalmente lo logramos- medidas cautelares, siempre hubo una intervención. Es más, el intento que hicimos de democratizar el poder judicial, el último poder corporativizado de la Argentina, y que consistía básicamente en que los jueces, académicos y abogados que integran el Consejo de la Magistratura fueran también elegidos por el voto popular como lo son elegidos los diputados y senadores que conforman ese organismo, no los jueces que juzgan (porque evidentemente eso no es conveniente). Bueno, fue la única vez que la corte hizo uso del per saltum. Además, había leyes que rompían un poco con esa inercia del poder judicial donde entran los amigos y la familia del juez. Era un intento y un proyecto de democratización muy amplio que permitía que la democracia entrara a un poder que naturalmente es corporativo, porque un hecho de que un poder sea vitalicio es bastante antiguo, es el único poder del mundo que es vitalicio, todos los otros están sometidos a elecciones, revalidaciones, etc. Fue golpeada también cuando había sido enviada como proyecto del Ejecutivo, tratada por ambas cámaras con mayoría absoluta. Fue la única vez que la Corte hizo el per saltum, para defenderse a sí misma como sector corporativo. Ahora tenemos el problema de las tarifas. Nadie sabe qué es lo que va a pagar. Nada de eso significó un per saltum.

Que hay una persecución judicial me parece evidente y, además, fue anunciada por periodistas, columnistas, editorialistas que durante los últimos 3, 4 años decían que cuando abandonara el poder iba a tener serios problemas con la justicia. Eran clarividentes o parte de una articulación mediática-judicial que es la que se está desplegando ahora. Denuncias que ya tuve siendo presidenta. La causa de dólar futuro es lo más emblemático en materia de persecución judicial. El magistrado que inició la causa cuando me cita a mi y al ministro de economía -que no habíamos sido citados por el fiscal- pensaba que los beneficiarios de los contratos de dólar futuro iban a ser amigos o conocidos nuestros, y resulta que cuando se investigó los beneficiarios habían sido los mismos que habían hecho la devaluación. No sólo eso: en el caso de uno de los funcionarios -el vicejefe de la Jefatura de Gabinete- era el que había pactado con el titular del Rofex, que es uno de los del mercado a futuro, el precio de lo que iba a cobrar él: arregló el precio siendo funcionario y eso si es delito. Eso es delito porque es incompatible por interés del conflicto. Pero no están procesados los que devaluaron ni los que cobraron los contratos, sino que estamos procesados nosotros que fuimos quienes queríamos cuidar el valor de la moneda y lo sostuvimos.

La verdad es que es un causa absolutamente arbitraria sin pies ni cabeza lo cual revela el grado de persecución. Y la última: embargar la pensión del presidente, lo cual es patético y ridículo. No me quejo. Cuando decidís que los responsables del genocidio deben ser enjuiciados y recibir las penas por lo que hicieron, cuando recuperás edificios como la ESMA para devolverlos a la memoria, cuando decidís recuperar la administración de los recursos de los trabajadores, cuando decidís que los trabajadores deben tener un salario que les permita vivir dignamente y motorizar la economía, cuando vos decidís que tenés que recuperar YPF -la empresa más importante de Argentina y una de las 2000 empresas más importantes del mundo-, cuando decidís recuperar Aerolíneas Argentinas y transformarla en una compañía aérea competitiva, cuando decidís recuperar AYSA o la antigua Obras Sanitarias para hacer las obras de infraestructura que se necesiten, cuando hacés estas cosas está claro que uno de los riesgos es la cárcel y que te persigan políticamente.

Acceda a leer la entrevista completa aquí

Video completo del encuentro